Serendipititiritirety

(Vosotros también seríais incapaces de escribirlo o decirlo a la primera…)

Siempre habrá elitistas que escojan con tan sumo cuidado sus lecturas que poco más de dos o tres títulos tendrán en espera por leer. Pero si como hacemos aquí pones el umbral de tolerancia en “¡me encanta ROB!“, la cantidad de cosas que merecen ser leídas se acumulan enormemente. Pilas, montones, montañas de álbumes, novelas gráficas, grapas, unas encima de otras, sometiendo las de arriba peso, calor y presión a las de abajo. Llegas a casa con un tebeo, lo dejas en un rincón, pero antes de leerlo le colocas unos pocos más encima, y otro día llegas con unos cuantos más y van al mismo montón, todos sobre él, presionando. Y cuando tiempo después (años, en algunos casos) accedes al título que quedaba abajo y lo abres ¿cómo sabes que es igual a aquel que dejaste ahí? ¿quién te dice que no ha cambiado?

Ejemplos hay para planteárselo. El vino envejece en barricas, es un producto complejo, que con el tiempo evoluciona, ganando unos matices y perdiendo otros, mutando. Lo mismo sucede con el queso, que va madurando. La diferencia es que estos son productos orgánicos, vivos, pero las mismas reglas de cambio se aplican a otros compuestos de carbono, entre los que se encuentra la celulosa. Ahí tenemos los hidrocarburos, por ejemplo, que son el resultado de la compresión durante millones de años de cantidades ingentes de materia orgánica descompuesta. El movimiento de nuestro progreso se propulsa con el caldo destilado de animales muertos. Una combinación de tiempo y acumulación en estratos cambia un producto en otro ¿por qué no puede suceder lo mismo con los tebeos de debajo del montón?

Es más, yo creo que así sucede. Por supuesto que sí. La historia que encuentro tras haber dejado esa grapa varios meses debajo de montones de tomos no tiene por que ser la misma que había en la publicación cuando lo abandoné ahí sin leerla, puede haber ido cambiando para adaptarse al entorno en el que la he colocado. Lo único que me faltaba por saber era cuánto tiempo necesitaba para experimentar esos cambios. Pero solventé esa duda este pasado fin de semana.

 

(AVISO: lo que sigue no es ningún tipo de bola dramatizada o exageración. Ha sucedido tal y como voy a contarlo. Seguid leyendo bajo vuestra propia cuenta y riesgo)

 

Veréis, esto es lo que estuve leyendo la semana pasada entre Lunes y Viernes.

tebeman6

Sexta entrega de Del Tebeo al Manga: una Historia de los Cómics. Material de Septiembre de 2009 esperando pacientemente bajo la pila el momento para ser leído. Hice unas cuantas prospecciones subterráneas y encontré el resto de tomos siguientes entre lo acumulado para leer de una tacada esa segunda mitad que me quedaba por leer, ya que los cinco primero reposaban tiempo ha en la parte noble de la tebeoteca libres de presiones y apreturas, ya tocaba juntar a toda la familia.

tbmng

En esta sexta entrega se trataba el underground y el alternativo, todo un paseo por el wild side con Crumb, Shelton, Tom de Finlandia, Bagge, Nazario y demás gente de mal vivir. Una lectura densa, precisa y gratificante, aunque tener que ir alternando la atención entre el texto principal, los encartes y los pies de figura hace que haya que descansar cada poco para no pillar estrabismo. Y como lo que me compro lo leo y lo leo hasta el final, tragándome hasta las biografías de los autores y los índices vi que son tan rigurosos que hasta habían intercalado una fe de erratas diciendo que en el número anterior se les olvidó incluir un encarte de casi una página que explicaba que había tebeos de DC que estaban bien. Un error disculpable, cosas de Panini.

Como decía terminé la lectura el Viernes, y el Sábado proseguí con el séptimo con algo más tranquilo, los cuadernos populares.

dtbm7

Y fue ese Sábado cuando encontré algo que no debía estar ahí.

adutonli

¿Ein? estamos hablando de los cuadernos del Capitán Trueno, de Tex, del Guerrero del Antifaz, ni el tomo anterior ni en ninguno de los anteriores salía ese aviso en la portada ¿qué puede haber ahí que… Ah, miré en el índice y vi que en la última parte del tomo trataban también las historietas eróticas de quiosco, incluyendo la Blancanieves de mi tan venerado Leone Frollo (no desespero y sigo visitando eBay y otros pacientemente, algún día tendré una buena sesión de Frollamenta), igual debía ser por eso, de acuerdo, aunque tampoco había para tanto. Pero la duda ya estaba plantada y me fui a mirar la portada del siguiente, Revistas de Humor Infantiles y Juveniles. Infantiles y Juveniles ¡oh, vamos!

tebeom8

Y lo mismo con los siguientes hasta el fin de la colección. Ningún aviso en portada hasta el sexto número inclusive, el que trataba de sexodrogasyrockandroll, el que me terminé el Viernes, y cojo el siguiente el Sábado y resulta que con un tema de lo más inocente se ponen…

Y entonces lo comprendí.

Recordé lo que había sucedido entre el Viernes y el Sábado.

marion-eta

(Gracias, caché de Google)

Estaba convencido de que los tebeos bajo aquellas condiciones del fondo del montón tardarían mucho en mutar para adaptarse al entorno. Pero este fin de semana he aprendido que silas condiciones son adecuadas solamente necesitan una noche. Muchas gracias, no te lo perdonaré jamás.

3 comentarios en “Serendipititiritirety”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.