Nosotros también queremos uno

– Uno, dos, tres, cuatro, cinco…aquí, estás son

-Sigo sin entender qué hacemos aquí

– Yo tampoco lo veo del todo claro. Pero total, uno más…¡Que más dará!

– A mí en el fondo esto me gusta. En estas cosas mostramos cómo somos y  prueban que compartimos muchas cosas, que en el fondo todos queremos lo mismo ¿no creéis?

– ¿En serio? ¿Y entonces por qué ha venido este?

– Esto está muy oscuro

– …

– ….

– Es que tiene que ser así. Anda sé un buen chico y toma estas chuches

– ¡Me gustan las chuches!

– A tí y a todos. ¿Pero a que no han traído para los demás?

– Callaros que ya empieza

 – ¡Esta la he visto! ¡Me gusta mucho!

– La verdad es que debe ser uno de los mejores arranques de la historia del cine. Tiene fuerza, presencia, retrata tan bien África…

– Claro que la retrata bien. El Rey León es puro Kipling

– Yo no he leído a Kipling, pero creo que todo el mundo debería ver El Libro de la Selva

– ¿Kipling? ¿Qué dices? El Rey León es Shakespeare

– No he leído a Shakespeare, pero voy a hacerlo en breve porque quiero usar varias de sus frases en la cena de nochebuena. Y vosotros deberíais hacer lo mismo.

– No sé qué le has echado a la cerveza que te has tomado antes, pero deja de hacerlo. El Rey León es Kipling, lo sabe todo el mundo

– Venga va. El rey es asesinado por su hermano y su fantasma se aparece a su hijo, que ha estado en el extranjero, para que clame venganza. Si eso no es Hamlet que baje Dios y lo vea. Lo que pasa es que los que queréis ir de guays con las tías de la facu decís que algo os recuerda a Kipling en cuanto sale África,  y como nadie ha leído a Kipling en este país, cuela…

– A mí me gusta África porque allí ganamos el mundial

– Yo vi ese mundial. Pero a mí lo que me gustó de aquel campeonato fue la oportunidad de conocer una nueva cultura. Por ejemplo, no conocía el waka waka y no veas ese verano como me harté de bailarlo.

– ¡A mí me gusta mucho Shakira!

– ¡Y a mí! ¡Y a mí!

– Pero no me gusta nada el novio ese que se ha echado…

– ¡Ni a mí! ¡Ni a mí!

– ¡Callaros los dos!! Ahí viene…

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.54.13

– ¡¡¡¡EL LEÓN!!!!

– ¡¡EL LEÓN!!

– ¡¡¡EL LEÓN!!!

– El león…

– Hay que reconocer que tiene un porte y una elegancia imbatibles. ¡Que escenaza! El pájaro llega allí con ¡¡EL LEÓN!! presidiendo la roca. Dominando con su sola presencia el reino…

– ¡¡Me gusta mucho EL LEÓN!! ¡¡Me gusta!! ¡¡Me gusta!!

– Hombre, es que a estas alturas nadie va a poner en duda la figura del LEÓN. Eso sería descabellado.

– Se os cae la baba con el león ¿eh, tíos? ¿Queréis que os traiga servilletas? Por si os habéis manchado al verle…digo..

– ¡No critiques al LEÓN!

– Todo el mundo le respeta, mira que reverencia le hace el pájaro

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.27.28

– ¡No es un pájaro! ¡Es Zazú!

– Mira, por una vez este dice algo con sentido. Ese es Zazú, es el que trae las noticias al león. Su genuflexión simboliza el sometimiento de la prensa al poder que representa el león. Que en realidad no es el suyo, sino el de la manada oculta tras él en la ceremonia.

– ¡¡ZAZÚ NO ES LA PRENSA!! ¡¡ZAZÚ ES CONSEJERO REAL!!

– Es una metáfora, quiere decir que usas una imagen para hablar de otra co… mira déjalo estamos hablando los mayores.

– ¡No me caes bien!

– Haya paz. Que estamos aquí para divertirnos y mostrarnos relajados. El pájaro…

– ¡ZAZÚ!

– Perdón, Zazú, se inclina porque quiere. Nadie le obliga, y además el pá…Zazú, también gana haciéndolo. Come gracias al LEÓN.

– Todos comemos gracias al LEÓN, en cierta forma.

– Lo que pasa es que a vosotros os gustan los periodistas así. Sumisos y bien alimentados

– Bueno. Pero es que a los periodistas les gustan esas cosas ¿no? Nadie les obliga. Y mucho menos EL LEÓN. Que quede claro.

– A mí me gusta que los periodistas cuenten cosas buenas. Cuando cuentan cosas malas me pongo triste. ¿Por qué han de hablar de cosas malas? No deberían dejar que los periodistas hablaran de cosas malas sólo porque quieren. Alguien debería decirles que eso no se hace

– Estoy de acuerdo, pero con matices…

-¡Qué raro!

– Bueno, vale ya. Estamos viendo El Rey León. Y El Rey León es el Rey León, no una metáfora sociopolítica

– ¿Ah no? Pues mira. Ahí entra la Iglesia

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.52.54

– ¡¡RAFIKI!!

– Yo sólo veo un mono respetable

– Bueno, yo creo que en general la labor de Rafiki está bien…

– Eso nadie lo discute

– Eso nadie lo discute

– …pero está claro que debemos sentarnos a hablar y ver cómo se pueden cambiar algunas cosas

– Eso nadie lo discute

– Eso es discutible

– ¿Qué cosas?

– Pues ya se verían…¿no?

– ¡Claro!

– ¡Claro!

– No vamos a hablarlo ahora. ¿No? La gente tiene otras prioridades

– ¡Exacto!

– ¡¡Me lo has quitado de la boca!!

– No vais a hacer nada. Porque mover al mono es, al fin y al cabo, mover la base que sostiene al león. Y con el león no os váis a meter nunca.

– No me seas antiguo. ¿Cómo va a ser lo mismo? EL LEÓN es muy moderno, hombre

– Y sencillo

– Y está muy bien preparado

– ¡Hombre claro!

– ¡¡Preparadísimo!!

– ¡¡Aún más que su padre!!

– ….

-….

– Igual me he pasado…

– Su padre fue un gran LEÓN. Pero no vamos a ponernos ahora a comparar colas y melenas. Lo importante es que EL LEÓN y el mono…

– ¡RAFIKI!

– Y Rafiki, son entidades distintas que ya no tienen relación.

– ¿Pero que dices tronco? Mira. El mono es el único que no se inclina ante el león. Es más fíjate como se salta el protocolo y abraza al león. ¿Por qué? Porque sabe que a diferencia de a los demás, a él le necesita.

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.27.06

– ¡¡¡Lo hace porque son muy amigos!!

– Pues lo que yo estaba diciendo

– Vamos a ver. EL LEÓN y el mono se llevan bien porque son dos instituciones inmemoriales que se reconocen como lo que son, poderes. Y por ello se respetan. Pero como son poderes son independientes el uno del otro, porque esa es la tradición de occidente.

– Cada vez que dices “occidente” me recuerdas a la rubia

– ¡¡La rubia no me gusta!! ¡¡La rubia es mala!!

– Traaaanquiiiilooooo… No ha venido la rubia, tenía que ir al ayuntamiento por unos papeles

– ¿Me lo prometes?

– Siiii…..

– Es que la rubia me da miedo…

– Bueno. Y si el mono y el león son independientes… 

– ¡¡TAMPOCO ME GUSTA ESA PALABRA!!

– Vaaaaleeee….si son entidades separadas. ¿Qué me decís de esto?

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.30.33

– ¿Qué? No hay nada raro ahí

– ¿Qué? Es una escena muy bonita

– IS DE SIRCLEEEE OF LAIFFFFFFFFFFF

– Pues que ahí el mono está validando a la estirpe del león.

– Pero eso no es porque EL LEÓN quiera. EL LEÓN es muy moderno….

– ¡Y sencillo!

-¡Y preparado!

-…es porque EL LEÓN respeta las tradiciones de sus súbditos. Él hace eso porque son sus súbditos quienes desean que lo haga.

– ¿Estáis diciendo que si los súbditos se convirtieran al Islam el león dejaría de comer cerdo?

– ¡¡ESO NO PASARÁ JAMÁS!!

– Eso es un escenario que no deberíamos ni plantearnos. Con la que está cayendo no deberíamos preocuparnos por temas que no son prioridades para la ciudadanía

– Yo respeto todas las religiones, pero antes sacamos los tanques a que pase algo así. Deja de fumar esas cosas que fumas.

– Yo lo que digo que es que sin mono, el leoncito sólo sería Simba. Por muy preparado que esté. El león no tiene ningún gen mágico que le haga mejor que los demás. Y nada valida que sólo por nacimiento sea mejor que el resto más que la mística que aporta el mono, que aquí simboliza la iglesia. Mirad, mirad lo que viene ahora…

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 11.31.10

– Las cebras se inclinan ante el cachorro que matará y devorará a sus hijos. ¿Y por qué iba a hacer alguien una cosa tan obscena? Sólo porque el mono les ha dicho que eso está bien.  Que así es como se han hecho siempre las cosas y si no pasara eso vendría el caos y sufrirían más.

– Debería haber una ley que prohibiera a la gente como tú hablar mal del LEÓN.

– Creo que ya la hay, de hecho…

– Pues habría que cambiarla.

– ¡¡JA!!

– Hombre…yo creo que no es el momento…

-….La gente tiene otras prioridades…

– No hay que olvidar que EL LEÓN es una de las pocas instituciones que funcionan

– Y promociona la imagen de su reino

– Y da prestigio..

– Vamos…que estais cagaos…

– Eso no me lo dices en la calle

– EL LEÓN es una pieza fundamental del reino, y además es mal enemigo

– ¡Uy sí!

– ¡Uy Sí!

– Pues si yo pudiera, eso lo cambiaba

– Tú no vas a hacer nada. Que mucho de boquilla, pero luego bien que te rajas cuando ves al LEÓN. Seguro que se te presenta aquí y ahora, y no es que te escondes. Es que le das la mano, le sonríes y le haces un regalo y todo.

– Hombre es que estar en contra de una idea, no es lo mismo que estar en contra de una persona. Y yo contra EL LEÓN…perdón… el león, no tengo nada en lo personal. Se le ve un LEÓN joven

– ¡Y guapo!

– ¡Y sencillo!

-¡¡Y preparado!!

– Eso sí ¿ves? EL LEÓN es un tipo preparadísimo. Trabaja tanto que ni tiene tiempo de ver series, me lo dijo el tío.

– ¿Lo ves? Si al final a ti también gusta EL LEÓN, tronco.

– No a ver…no me liéis….EL LEÓN de entrada no….pero tampoco vamos a ponernos a hacer cambios radicales cuando la gente tiene otras prioridades en estos momentos.

– ¡Claro!

-¡Claro!

– ¡Me lo has quitado de la boca!

– Bueno tíos. Esto ha estado muy bien pero yo me tengo que ir, he de coger un avión a Santander…

– ¿A ver a la familia? 

– No, no. Es que vuelvo a la gira esta tarde.

– Pufff, no me hables. Que es un follón. De no parar.

– No te hagas la víctima que todo esto es culpa tuya

– ¿Cómo dices?

– Que si no fueras por ahí diciéndole que sí a todo el que te invita, no estaríamos aquí, en un blog de cómics.

– Sí, macho. Que no paras de salir en todas partes y los demás tenemos que seguirte el ritmo para no quedar mal.

– Yo llevo mi mensaje a todos los sitios que me piden. Más no os puedo decir. La primera víctima de esto soy yo…

– Traducido: que estás de acuerdo con nosotros en que esto es un peñazo…pero con matices…

– Jajajajajajajajaja

– Jajajajajajaja….¡Que cabrón!!

– Bueno pues ya nos vemos ¿vale troncos?

– A ver si quedamos para tomar algo estas navidades. Yo después del 20 estaré menos liado en el trabajo

– Me parece bien, yo también tendré tiempo libre para esas fechas.

– ¡¡Quedamos así pues!! Oye…¿tú te quedas?

– Me gusta mucho El Rey León

– ¿Pero no tienes que volver al trabajo o algo?

– Tengo una amiga que me cubre cuando no quiero hacer algo

– Joder macho que envidia. ¡¡Que envidia!!

– OH-OH-YO VOY A SER REY LEEEEEOOOOOOONNN

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

9 comentarios sobre “Nosotros también queremos uno”

  1. Oh vamos vamos, que no es como si hubierakos tenido un LEON que se hubiera deshecho de su hermano primogenito en un conveniente acciden… Quiero decir, que se aliara con un grupo de hienas para dar un golpe de est… Estooo… Es que yo soy mas de La Sirenita y…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.