En la Madriguera del Gusano Verde

Los términos «ámplia» y «panoplia» se quedan cortos, muy cortos para describir el casi inabarcable panorama de miniversos que nos brinda el Mundo de Batalla en el que transcurren las nuevas Guerras Secretas. Mundos arrasados por mutantes, mundos arrasados por guerras civiles, mundos arrasados por vampiros, mundos arrasados por superheroes… Todo ello rodeado por una infernal planicie arrasada por ultrones, zombis y simbiontes.

Pero entre todos ellos destaca un mundo diferente a todos los demás. Groenlandia Tierraverdes, un mundo arrasado por los Hulks. Sólo leyendo Guerras Secretas: Planeta Hulk uno puede captar plenamente los horrores que los perniciosos efectos que los rayos gamma sobre las margaritas han desatado sobre tan castigadas tierras pero quizá, sólo quizá, pueda poneros un ejemplo que os proporcione una ligera idea.

Imaginaos que sois UN Capitán América. Concretamente el Capitán MadMaxmérica.

GUS01

Y os despertais tras un… ehm… intenso sueño acurrucados junto a vuestro Dinosaurio Diabólico.

Mientras os acabais de despejar recordais vuestra misión: internarse en las malditas Tierrasverdes y asesinar a su cruel Rey Rojo a fin de liberar a vuestro… ehm… añorado compañero Bucky.

Y entonces un inquietante sonido llama vuestra atención.

GUS02

Cuando vuestros ojos se dirigen en esa dirección descubre una espantosa visión.

GUS03

El Profesor Doctor Verde, vuestro guía nativo en este mundo infernal, ahí sentado mirando a lontananza. Obviamente entregado a la actividad de hacerle cosas a su gusanito.

(bueno, en su caso un monstruoso gusanaco deformado por la radiación gamma)

Titubeantes, os levantais. Temerosos, os acercais a él. Aprehensivos, lo rodeais.

GUS04

Para descubrir que, efectivamente…

GUS05

…le estaba haciendo cosas a su monstruoso gusanaco deformado por la radiación gamma.

Pero no os equivoqueis, Guerra Secreta: Planeta Hulk no es una de esas series monotonamente apocalipticas. Su guionista Sam Humphries, equilibra sabiamente la desesperación con la esperanza. Si bien es cierto que su Steve Rogers es un atormentado personaje que continuamente recuerda a su compañero Bucky y todas las cosas que les gustaba hacer juntos.

GUS07

Y no es menos cierto que cuando por fin se encuentra cara a cara con el Rey Rojo descubre que este lo asesinó en su primer y último enfrentamiento el monarca carmesí no está exento de humanidad. Prueba de ello es que le regala una parte de Bucky Barnes que había conservado como trofeo.

GUS06

Una parte con la que Steve podrá… ehm… recordarle… Sí, eso, recordarle.

(ay, que se me había olvidado comentar que el Bucky del Verdeverso era zurdo, que era un detalle importante ¿no?)

 

8 comentarios sobre “En la Madriguera del Gusano Verde”

  1. Battleworld: un mundo de infinitas posibilidades sin las ataduras de la continuidad, donde por lo tanto los escritores nos están regalando obras magnas dignas de pasar a la posteridad. Pues es bien conocido que el único obstáculo para la GËNIÂLIDÂD! es la continuidad, e incluso, por qué no decirlo, la coherencia.

  2. «Bueno en realidad ambidiestro: tiene una mano diestra injertada en un brazo zurdo. GENIALIDAD!»

    Has pillado la referencia a _Bill, héroe galáctico_ (y el botón Responder no funciona, y apenas puedo seleccionar el post de El Largo, y esto también se bloquea en FF 40… GENIAL, decididamente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.