La tercera vía de Fulgencio Pimentel

Por segundo verano seguido, las buenas gentes de Fulgencio Pimentel han dado salida con interesantes descuentos a material interesante que tras haber dado tumbos por estanterías y expositores varios regresó al almacén principal sin haber conseguido una casa de acogida. Así de bien lo explicaban ellos:

 

filthi.jpg
Tebeos usados, dirán algunos, mancillados por otras manos, desprovistos de la pureza que todo lector egoista busca en lo que pretende. Porque para pagar por un tebeo que ya han leído otros mejor se va uno de bibliotecas, pensarán, que a esas luego si te he visto no me acuerdo y no tienes que montarles una estantería. Pero hay otros a los que les puede atraer ese puntito aleatorio y canalla del tebeo viajado, que ha pasado por otras manos y a saber qué habrá aprendido en ellas que nos pueda transmitir. Total, que por una razón u otra estas limpiezas de verano han vuelto a servir para rellenar huecos imperdonables en la tebeoteca de servidor. Huecos que debo decir no se debían generalmente ni a falta de calidad del material ni al precio propuesto de origen, sino más bien a imperdonables (vuelvo a repetir el adjetivo para recalcarlo) despistes a la hora de hacer los encargos de temporada.
Y uno de los que así han terminado su largo periplo ha sido el imperdonable imprescindible Las Cosas de la Vida, de Lauzier. Y si bien no tengo queja alguna del estado en que han llegado todos los ejemplares que de esta editorial he recibido por estas ventas, sin apenas marcas, dobleces o arrugas, perfectamente legibles, lo de este ejemplar me ha dejado muy sorprendido porque está más que perfecto. Ni una marca, ni un…nada. El Near Mint que le dan los americanos a sus cosas se queda corto aquí. Impecable.

¿Por qué lo devolvieron entonces y ha rodado tanto? ni idea. Y lo que he aprendido al hojearlo, oigan, que tras tiempo teorizando en esto de la lectura tebeil y sus posibilidades expresivas, ha sido gracias a este ejemplar que he comprobado que esto no se limita al sentido de lectura de los euroamericanos y lo de los mangas, occidental u oriental, que hay otros sentidos de lectura.

Como el sentido de lectura Accidental.

Son Las Cosas de La Vida, supongo que me acostumbraré…

E insisto en el agradecimiento a Fulgencio Pimentel. Haceos faceamigos suyos si queréis estar informados de sus nuevas…y sus usadas.

Ah, y si lo de arriba es una burda y torpe exposición a una mano, abajo les dejo la versión modernimolona youtubera, que no se diga que no estamos con las cosas estas nuevas de las tontás que hacen ahora…

3 comentarios sobre “La tercera vía de Fulgencio Pimentel”

  1. “Eh, no nos responsabilizamos si el libro está incluso pintarrajeado pero MIRA lo hacemos con humor así que no importa. Ah, ¿que no sabias que la publicidad se considera contractualmente válida? ja ja ja”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.