3 comentarios sobre “La bella, la traidora, de un soponcio se me había muerto ya”

  1. Yo al señor lo conocí por un cassette que aún no sé cómo llegó a mi casa, era una grabación en vivo de un espectáculo que montó junto a Joaquín Sabina y alguien más… Después de escuchar la del Cromosoma y la Hoguera, no podía menos que declararme su fan perdido… Tiempo después me enteré que cocinaba cristos a la mantequilla, lo cual sólo aumentó mi admiración…
    Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.