Emprendiendo con Archie y Sabrina

Nuestra historia comienza cuando un pilluelo callejero intenta robar los tapacubos de la furgoneta de los Archies

sab3a.jpg

Si hubiera sido Bruce Wayne el que diera con el niño ya le habría puesto unos pantaloncitos cortos y un antifaz, pero lamentablemente Archie y sus amigos son muchos menos interesantes y el pequeño Harold les tiene que explicar que necesita comprar leche para sus hermanitos porque su padre está en el paro

sab3b.jpg

Por suerte está allí Sabrina, la bruja adolescente, que va a usar sus poderes para el bien

sab3c.jpg

Sabrina, como ciudadana ejemplar, sabe que no hay que regalar pescado a los andaluces, que hay que repartirles cañas. Y por eso en vez de dar dinero o alimentos al niño (¡mamandurrias!) lo que le da es un equipo de limpiabotas

sab3d.jpg

Y allí se va el pequeño Harold, que se marcha contentísimo a contar a sus padres que ha dejado de ser un vago y un maleante para convertirse en un orgulloso emprendedor

sab3e.jpg

[Viñetas de Sabrina the teenage witch nº3 (1971)]

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

6 comentarios sobre “Emprendiendo con Archie y Sabrina”

  1. Vamos, que ahora en vez de robar tapacubos, Harold roba las cajas de limpiabotas nuevecitas que se va encontrando por ahí. Una clara mejora, desde luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.