¡¡Ostras Pedrín!!: Maestros de la psicología

Hubo un tiempo en que a los cómics se les llamaba tebeos. En aquellos días el tebeo era el modo de ocio por excelencia de la juventud española, y la pobreza, que suele ir de la mano de la natalidad, aportaba jóvenes constamente para asegurar a la industria millares de lectores. Hubo una época en la que los tebeos eran como los videojuegos ahora y nadie podía salir a la calle sin conocer los nombres y rasgos principales de al menos cinco personajes de tebeos diferentes. A aquella época se la llamó "La Edad de Oro del Tebeo Español" y aunque no os lo creáis, es uno de los periodos más denostados de la historia del medio en España.

Esta mala imagen procede en gran parte de la utilización que se hizo de algunos de estos personajes por parte del régimen de Francisco Franco, que era un señor mediocre y lleno de complejos que hundió económicamente a España que se distinguía de otros muchos señores mediocres llenos de complejos que han gobernado España hundiéndola económicamente, por su afición fusilar a quien le llevara la contraria, y decidir cuales eran los argumentos que podían incluirse, y cuales de ninguna manera usarse, en las obras de ficción.

De esta manera El Capitán Trueno, Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del Antifaz, o El Jabato fueron usados de forma propagandística por el régimen militar. Curiosamente, el tiempo ha acabado reinvindicado la calidad de todas estas obras menos de una,la de Roberto Alcázar y Pedrín, los batman y robin españoles, que, a pesar de haber sido auténticas leyendas del ocio patrio, siguen considerándose un producto hijo de una España rancia.

Sin embargo en ADLO la D es de Defensa y si algo hemos aprendido de la Conferencia Episcopal, la Academia de Historia y nuestro amado gobierno, es que todo tiempo pasado es justificable, defendible e indistinguible del momento político actual. Por ello hoy empezamos a glosar las maravillas de la histórica primera aparición de Roberto Alcázar y Pedrín.

INTRO.jpg
Las primeras viñetas ya rompen con el tópico de que la serie elude la crítica social de la España de la época. Como vemos, Roberto Alcázar es un periodista que viaja a Buenos Aires en un barco lujoso para llevarse a casa el dinero de un pariente muerto, lo que sitúa el género  en el drama social del emigrante de la posguerra que se mata a trabajar en las Américas para que el primero que pase se lleve lo suyo después de muerto. El autor, de paso, nos da la profesión de Roberto Alcázar, la situación geográfica de la acción, y que en su currículum pone "inglés nivel medio". Dos primeras viñetas que sólo pueden ser consideradas ejemplares.

 

POLIZON.jpg
YOPAGO.jpg

Pedrín, el joven sidekick de Alcázar, no tarda en aparecer, es un joven polizón que se ha colado en el barco, y al que Roberto Alcázar no duda en pagar su pasaje. Roberto no se anima a pagar hasta que oye que el joven está huyendo de Lisboa, una ciudad terrible en la que ningún español de bien debería quedarse no sea que aprenda a pedir las cosas por favor y no gritar en los bares.

Aquí se descubren de nuevo las mentiras que se han vertido sobre la serie. Roberto Alcázar no sólo se opone claramente a las estructuras de poder establecidas al salvar a Pedrín del destino que le han preparado los uniformados, sino que en la última viñeta se ve claramente como es un tipo que no se casa con nadie cuando es el único que mira en dirección contraria  a donde buscan el peligro todos los personajes.
 

ACCION.jpg

ROBERTO-AL-LIO.jpg
 
 

En esta larga secuencia es donde Roberto Alcázar y Pedrín se revela como un cómic profundo, con una narración multinivel muy superior a todo lo visto anteriormente en España.

El ojo infantil ha visto una pelea de acción, el ojo más adulto se ha dado cuenta de que Roberto Alcázar ha provocado una pelea desalmada contra gente que le rodeaba con pistolas, pero quien tenga la visión análitica, casi clínica, que requiere la lectura de esta obra se habrá dado cuenta de que Roberto Alcázar no ha provocado un incidente gratuito que ha acabado con la muerte de dos marineros, sino que  ha hecho una apuesta: El villano, en realidad, no quiere matarles.

CASTIGOS-EJEMPLARES.jpg

 

Alcázar entiende mejor que nadie que ser un villano despótico significa estar condenado a la soledad más absoluta.

VIAJE-EN-PRIMERA.jpg

El villano está solo, porque no puede aliarse a gente de su valor intelectual, pues al ser malvados intentarían quitarle su puesto de líder. Por eso en esta composición vemos al villano completamente solo mientras se genera el primer gesto de camadería entre Alcázar y Pedrín.

 

QUE-BONITO.jpg

Además el villano tiene que buscar bases secretas lejos de la civilización. Y eso lo entiende Alcázar mejor que nadie, porque sabe que el villano no quiere matarles, ni siquiera robar los diamantes, lo que quiere el líder de los piratas del aire es, simple y llanamente tener compañía. Por eso su terrible castigo a quienes le desafían incluye excursiones por el campo.

EXCURSIONES.jpg

Alojamiento en un paraje de ensueño

CONDICIONES.jpg

 

Alojamiento a pensión completa

 

 
 
 
TODO-INCLUIDO.jpg
 
Que incluye servicio de habitaciones

BOCATA.jpg

Incluso cuando Roberto Alcázar trata de provocar la paciencia del villano pagando su hospitalidad con nuevos puños y bofetadas.
PIM.jpg

UN-PALOOOO.jpg

El malvado Doctor les ofrece la posibilidad de defenderse y escapar del peligro, porque en realidad es eso, la salvación de los dos héres lo que su enfermo corazón anhela.

De esta manera la primera aventura de Roberto Alcázar y Pedrín, acabaremos de analizar la próxima semana, se erige como en un magistral tratado sobre el humano torturado que se oculta detrás de todo villano, y que nos lo ofrece sin la necesidad de recurrir a traumas de la infancia, amores perdidos y resto de trucos sensibleros que usa el guionista de Astrocity.
 

 Volved la semana que viene para conocer más sobre las apasionantes aventuras de Roberto Alcázar y Pedrín.

AVIV OTREBOR RAZACLA Y NIRDEP!!!!

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

5 comentarios en «¡¡Ostras Pedrín!!: Maestros de la psicología»

  1. EL Capitán Trueno iba de que los protagonistas llegaban en globo a una aldea/ciudad/país y encabezaban una rebelión para ayudar a los campesinos a derrocar al tirano de turno. Una vez instaurado un régimen más justo se largaban
    Roberto Alcázar y Pedrín eran dos ciudadanos ejemplares que luchaban contra grupúsculos armados, terroristas y alteradores del status quo en general
    ¿Diferencia? No, ninguna…

  2. Ponle un nombre de física cuantica: la semana del 16 de octubre uno estaba leyendo historietas de Roberto Alcázar y Pedrín. No son más reaccionarias que el resto del mundo del comic. Roberto Alcázar es una novela gráfica sobre un individuo enfrentado a unas situaciones inusuales para la mayoría de la población, razón por la cual se considera apropiado darlo a conocer. Esperamos aún el necesario tomo Absolute.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.