Adaptation (la importancia de saber a que mercado te diriges)

Acaban de arrancar los felices años 90, unos años en los que la gente ataba los perros con longanizas por encima de sus posibilidades y la Unión Europea—por aquel entonces Comunidad Económica Europea— parecía la solución a todos los problemas de nuestros camiones en la Junquera, cuando noté mi primer fallo en Matrix.

Aquello no tenía ningún sentido para mí. No, no hablo de lo de Alemania ganando a España, ya hemos dicho que eran los locos noventa en los que se creía en cosas absurdas como que una moneda única nos iba a sacar de pobres, sino como leches podía darse un acontencimiento que obligara a España a jugar con sus suplentes. ¿Habían entrenado en ciudades diferentes los suplentes y los titulares? ¿Como podía España perder 11 jugadores y tener aún inscritos suficientes para alinear 11 más y los que te obligan tener gente en el banquillo? Al final pensé que la única explicación posible era que lo del accidente se lo hubieran inventado los dobladores para no quitarle la ilusión a los niños que veían la serie, y que aún no sabían que los reyes son los padres, que el ratoncito pérez no existe, y que los cuartos de final eran una cosa muy, muy terrible que tarde o temprano nos llegaba a todos los españoles, al menos en esos tiempos…

Nunca pude confirmar que eso fuera así, pero lo cierto es que las licencias de los dobladores ya habían aparecido en mi vida, sin que yo me hubiera percatado de nada.

Efectivamente Levi Strauss no hacía calzoncillos con su nombre bordado, los hacía Calvin Klein, lo cual explica porque en plenos años 50 el abuelo de Marti da de cenar en su casa a un tipo de nombre judío en vez de hacer uso de la Segunda Enmienda y pegarle dos tiros con la escopeta que le regaló su padre por haberse graduado en el instituto.

Al final lo que se produce aquí es un tema de adaptación. La adaptación es algo natural en todos los relatos que ha contado el ser humano, que cambian siempre detalles, aquí y allí, para hacer la historia más cercana al público.

La adaptación nos ha traído cosas curiosas como esto

Y monstruos horrorosos como este

Pero también es verdad que cuando no existe adaptación ninguna aparecen los fallos . Las películas que dicen que en la tierra hay 6 Billones de personas, la importación de Halloween, fiesta que desplaza el Día de Todos los Santos, el muérdago en navidad…ensalzando así los símbolos de una cultura que no es la tuya y que acaban dejando huella en aquellas mentes que aún por formar, que llegan a crear que las formas y usos del país productor de la historia son mejores que las suyas propias.

;

Adaptar pues no es sólo importante, sino directamente necesario además, si lo haces bien, respetando el espíritu del original, como pasa en Regreso al Futuro.

AsterixRanger01Small.jpg
¿Quien se va a dar cuenta de nuestros cambios? ¿eh?
wonder2.jpg 
 

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

7 comentarios en «Adaptation (la importancia de saber a que mercado te diriges)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.