Objetivo: Salvar el Mundillo!

Bar Casa Paco.
11:37 de la mañana.

– ¡Niño, ponnos unas cervecitas!
– Entonces, como os decía: Se trata pues de: 1º/ Saber si estamos dispuestos a unir esfuerzos, inteligencia y trabajo (sobre todo trabajo y tiempo) en busca de un bien común. 2º/ A partir del punto anterior, buscar y encontrar unos mínimos, en los que todos estemos de acuerdo y a partir de los cuales podamos debatir unos problemas que, creo, todos vemos. 3º/ Ser conscientes a priori de que se trata de crear una plataforma, un grupo de trabajo, formado por informadores, teóricos, críticos, estudiosos e investigadores de la HISTORIETA, en España. Dicha plataforma es evidente que no debe y no puede plantearse el resolver los problemas del medio, pero sí el realizar un Diagnóstico de los mismos.  … Y si esto no es posible, pues seguiremos como hasta ahora: divididos en facciones, asociaciones, capillitas, lobbys, grupos de amiguitos… y cada cual a lo suyo.
– Te habrás quedado a gusto.
– Pero si yo lo entiendo, porque como decía el otro: 
 creo humildemente que es imposible plantear un tema serio en las redes sociales y que no termine sepultado por réplicas, contrarréplicas, manifiestos, chulerías y otras aportaciones de gente que se siente con el deber de dar su opinión, pero sin las ideas y experiencia necesarias para crear un debate real. No sé, pero yo preferiría que os reunierais un comité de MUCHOS sabios y os pusierais de acuerdo en redactar UN texto. Luego, en la red, pasaría exactamente lo mismo. Pero la sensación de que un grupo de gente que intente, de verdad, arreglar algo… sería impagable. 🙂
– Sí, las redes sociales esas que dejan opinar a cualquiera… yo las he sufrido.
– ¡Incluso dejan opinar a gente que está EN CONTRA!
– ¡Y jóvenes! ¡Jóvenes que no son capaces de notar lo duro que se trabaja aquí… ! ¡¡¡NIÑO, LAS CERVEZAS!!!
– Menos mal que nos quedan siempre estas reuniones para tratar de arreglar las cosas.
– Auqnue no somos muchos.
– Bueno, si estuviera el Santamaría aquí diría que somos cienmil. 
– Para eso es para lo que sirven estas cosas, para que nos reunamos y hablemos con tranquilidad. Ojalá hubiera otra forma de conseguirlo.
– Sí, es raro que no se haya descubierto ninguna manera nueva de estar en contacto en la distancia.
– O de intercambiar imágenes, así os podría enseñar todos los cómics que iba a sacar en el Saló.
– ¿Eran muchos?
– Depende a qué malvado españolista con ansias de hundirnos creas. Pero como le dije a Liberdúplex: ¡Alguno tendré que sacar, HOMBRE!
– Lo importante es que sigamos adelante y que podamos disfrutar del empuje para las ventas que suponen los premios y…
– ¡¡¡Porque te han dado todos a ti!!!
– Venga, tranquilo, ya te llevarás tú alguna cosa. Ya sabes que aquí el que no se retrata no sale en la foto.
– Nah, si lo supiera no tendría problemas con los rotulistas.
– Pero, niño, ponnos al menos unas olivas con las cervezas, o unas patatillas…
– Mucho pides tú.
– Además, que los premios del Saló dan lo mismo, todo es sordidez, aburrimiento, oscuridad, ausencia de corazón
– El que te oiga pensará que más que unos premios buscabas a Pretty Woman.
– Ahora, donde esté el Graf.
– Eso digo yo, ¿dónde estaba el Graf? He mriado debajo de la escalera pero lo que había eran escobas.
– Eso sí que era un otro salón: Color, Alegría, Cariño, Risa…
– ¿Pero era un encuentro o un anuncio de Cocacola?
– Todo lleno de la juventud del cómic español…
– Que tiene entre treintaytantos y cuarenta y pocos…
– Unos jóvenes con toda la barba.
– Sí, menos mal que no hubo que hacer una rueda de reconocimiento.
– De todas formas, vamos a ver si nos ponemos en salvar al mundillo…
– Eso, eso. Mi plan maestro es este: ¡Hay que recuperar el quiosco!
– Jó, ojalá existiera un equivalente al quiosco que sirviera para llegar a todo el mundo y ofreciera la posibilidad de dar muestras gratuitas para que luego la gente pudiera…
– ¿Y a este que le pasa?
– Tú tranquilo, que yo lo arreglo: ¡¡¡NIÑO, MÁS CERVEZA!!! ¡Y una de bravas!

Bar Casa Paco.
11:42 de la mañana.

– Pero qué escándalo están montando los viejos.
– Os dije que este no era un buen lugar para terminar la noche.
– Chst, no hables en alto que me duele la cabeza.
– ¡Por lo menos ha sido un éxito el Graf!
– Chsst… No me lo recuerdes que aún estoy tratando de recordar de qué iban las charlas. Había momentos en los que parecía que habíamos inventando el concepto de Charla-Karaoke, súbase usted aquí y suelte su chapa.
– Oh, suena muy participativo. "Tres minutos para dar su opinión sobre el cómic español", apúntalo para la próxima.
– Ese título es muy largo. 
– Pues llámalo LiveCommenting’14 y cobra un euro por subir a opinar. 
– Claro, para que luego si tiene éxito puedas editar las mejores opiniones en un libro.
– ¡Eh, me pido publicarlo yo!
– Parad el carro que yo aún no he publicado el obligatorio libro de varios autores mostrando las novedades del cómic español de este año, ¡y ya llevamos cuatro meses!
– Es que hay veces que se une todo el trabajo, no sabes qué estrés yo mirando entre los trendingtopics a ver si era más fácil editar algo que ya estuviera o buscar algo así como con menos hype para potenciarlo y luego editarlo.
– La dura vida del editor.
– Siempre puedes editar lo más valorado de Subcultura.
– ¡JAJAJAJA!
– BWHAHAHA!!!
– Ay, ay, qué cachondo…
– Total, para que luego los premios pasen de nosotros.
– Sí, parece mentira. Cómo se nota que están amañados y pertenecen a una generación anterior que no propugnaba una integración de lo cotidiano en el subtexto normalizado.
– Que te he dicho que me duele la cabeza.
– Y ya ves, les montas un salón paralelo, te dedicas a decir que lo tuyo es lo bueno y no lo suyo… ¡y ni siquiera te premian!
– Eso demuestra a las claras lo que necesitamos.
– Sí, una mejor estratégia de comunic…
– ¡¡¡QUE NO, CARAJO: MONTAR NUESTROS PROPIOS PREMIOS!!!
– Chsssttt… de verdad, no puedo con este dolor de cabeza.

Felón del Cómic
11:47 de la mañana.
< /i>

– ¡Señora, que nos compre un fanzine, que somos cantera!
– Jo, nada, ni caso.
– Ya os he dicho que deberíamos poner un puesto de chuches que es lo que viene a comprar la gente al saló.
– Qué dices, macho, ¿cómo van a pagar la entrada para conseguir dentro algo que les saldría igual de precio o más barato fuera?
– Sí, sólo a un colgado se le ocurriría que eso pudiera funcionar. HAW! HAW! HAW!
– Pero si no hay un espacio para lavarnos las manos, no se las íbamos a dar toda guarras…
– ¿Le pongo un fanzine, señor?
– No, chaval, yo venía a ver si teníais puntos de lectura para darme para los nietos.
– No, no hay.
– ¿Y las chapas?
– A 1 €..
– Empiezo a sospechar que hacer chapas es una forma de ganarse la vida más sencilla y honrada que los cómics.
– Viendo los cosplays no te digo que no. ¡Maciza, cómprame un fanzine!
– No seas patriarcal, joder.
– ¡Es verdad, no puedo reducir los compradores a la mitad! ¡Macizo, cómprame un fanzine! nada, ni por esas.
– Y eso que se nota más gente que el año pasado. Creo que al menos seis personas han sido capaces de encontrar dónde nos han escondido.
– Pues no está mal, eso suena como la mitad de los que han venido esta mañana al salón.
– Un año van a abrir una puerta y encontrar los cádaveres de todos los asistentes que se van cargando entre que pasan por la gente que cuenta en la puerta y que tienen que entrar al Saló.
 – Menos mal que siempre encontramos maneras de entretenernos aquí.
– ¡Joder, que me dejes de hacer trenzas cuando me quedo sobado!
– ¡¡¡Y he logrado colar unas litronas frías!!!
– Qué raro, con lo atentos que están los de seguridad siempre.
– Lo que no acabo de entender es cómo pasa tanto la gente de nosotros si somos tan obviamente la cantera. 
– Pues porque "yo le leía en fanzines" es lo que se dice cuando ya te han publicado, hombre.
– Tú lo que quieres es que te traten tan bien como a los de Subcultura. 
– Eso me recuerda, ¿a alguien le suena la gente de la charla de webcómics? 
– Claro, la mitad es gente que ya se ha publicado en papel y la otra mitad gente que sabe arrimarse. 
– Eso pasa por no dejar claros cuáles son los buenos, como a un webcómic no se le pueden poner tapas duras.
– ¡Que ideaza! ¡Vamos a sacar un fanzine con tapas duras y a venderlo como Fanzine Gráfico!
– Sí, claro, en el GRAF. Como que la gente iba a distinguir unos fanzines de las Ediciones de Calidad.
– Es verdad, porque tendríamos que poner el recargo en el precio de poner "Gráfico" detrás.
– ¿Oye, y si publicamos una revista de esas de información que salen imprimiendo internet y lo llamamos REVISTA GRÁFICA?
– Se nos han adelantado. 
– Pues entonces… ¡¡¡CHUCHES GRÁFICAS!!!
– ¡Claro, si el precio ya lo tienen!
– Y la m…
-¡¡¡Esa litrona, que rule!!!
– Yo no sé si vamos a salvar el mundillo, pero este descojone no nos lo quita nadie.
– ¡Pos claro! ¡Eh, niña, ¿quieres un fanzine de "Sexo con los Fruittis"!
– Joder, que tiene como 10 años…
– Tendrás que explicarle… ¡¡¡QUÉ SON LOS FRUITTIS!!! 
 – JAJAJAJA.

Un año más el mundillo había sido salvado.

De momento.


10 comentarios en «Objetivo: Salvar el Mundillo!»

  1. Los más clásicos, generalmente adultos de aspecto ávido se concentran en manosear con manos temblorosas viejos álbumes de de Eric Castel, Michel Vaillany o Blueberry.

  2. ¡Pero si tú no has ido al salón!
    Echo de menos la visión de la gente de la limpieza. Seguro que ellos aportaban soluciones expeditivas pero eficaces.
    Un mechero, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.