Una Tarde en los Premios

Exterior del recinto, tarde.

 – Vaya, esta lista de candidatos sí que es complicada, me pregunto quién se llevará el premio de FICOMIC…

– ¡HELADOS, HELADOS, HELADOS! Oiga, señor, no he podido dejar de escucharle y… ¿quiere algo candente?

– No, no me gustan los helados calientes. ¿Quién ha diseñado su producto? ¿Un editor?

– Señor… lo que yo le vendo se trata de algo distinto… Podría usted saber quién va a ganar, más aún, podría estar dentro eligiéndolos.

– ¡SAPRISTI! ¿Y eso? ¿Lleva a Santamaría dentro del carrito? Porque si está ahí dentro seguro que dice que caben 100 mil personas. 

– Ja,ja, frío frio. En realidad tengo los Carnets de membresía del Club de Comiqueros Críticos Españoles, o CCComiqueros. 

– ¿Y la E?

– Como es España la E es muda. A juego con el resto. 

– ¡Quién lo hubiera dicho! Pues nada, póngame un carnet.

– Estupendo, es un dolar.

– ¿Un dolar? 

– De gastos de manipulación.

– Vaya, no suena tan caro. Tome.

– Hecha la manipulación, aquí tiene su formulario.

– ¿Formulario? ¿No era un carnet?

– ¿Cómo quiere que le den un carnet si no ha rellenado antes un formulario? Venga, rellénelo y pronto podrá hacerse un nombre.

– Pues si usted lo dic… oiga, ¿cómo quiere que lo rellene?

– Con un bolígrafo.

– Pero yo no tengo bolígrafo.

– Tranquilo, le dejaré uno.

– Muchas gracias.

– Por un precio. 

– Empiezo a ver cómo va esto.

– Un dolar. 

– Aqui tiene. A ver, nombre, apellidos, trabajo crítico o divulgativo que ha realizado… ¿esto qué es?

– Pues lo que haya hecho usted, hombre, tanto da que sea trabajos de periodismo, crítica, estudio, comisariado y otras actividades teóricas y divulgativas relacionadas con el cómic.

– ¿En serio? ¿Incluso si es en intenet?

– Ya le digo, Los miembros de la asociación realizan su trabajo en diferentes soportes, formatos y ámbitos, incluyendo periódicos, revistas, libros, radio, internet, exposiciones, jornadas, cursos, conferencias, bibliotecas y educación secundaria o universitaria. Así que como si quiere hacerlo en twitter.

– ¿Eso incluye a los Community Managers? 

– Pues…

– No me diga más, eso lleva recargo. Da igual, yo cuento que he escrito un par de veces en el CaG.

– Tendrá que pasar por la aprobación.

-¿Sí?

– Claro, no podemos admitir al primero que pase y pague un dolar, ¿no cree?

– No, claro.

– Eso cuesta dos dólares.

– … El caso es que no me sorprende. Oiga, ya que estoy con la cartera abierta, ¿va a haber más trámites?

– Bueno…

– Por terminar de pagar de una vez todo.

– No se preocupe.

– ¿No hay más pagos?

– Nunca se termina de pagar. Son 10 dolares anuales. 

– ¿Va a venir usted a casa a por ellos?

– No, creo que nunca nos volveremos a ver.

– Por no volver a verle 10 dólares me parece un precio razonable. Pero, diga, ¿ya hemos terminado? Es que lo mismo hay cosas interesantes dentro y…

– Claro, por supuesto, mire, aqui está su carnet. y un pin.

– No me diga más, por un dolar.

– No, no, no. El pin es completamente gratis.

– Ah, menos mal…

– Pero los gastos de transporte…

– Claro.

– En total serán…

– Mire, llevo 70 dólares en la cartera. Se los doy y terminamos.

– 70 parece un precio razonable a cambio de esto.  

– Aunque no me acaba de quedar clara una cosa. ¿Exactamente cómo funciona esto?

– ¿No lo tiene usted claro?

– Sólo que paso a ser miembro de la CCComiqueros. Y que voy a estar con mucha gente guachi y a pagar dinero. Es un poco como el Spotify del Cómic esto. Pero no sé si me van a dejar oir la música.

– Claro, hombre, si esto lo va a hacer un montón de gente con muy buenas ideas. 

– Ya, bueno, pero eso va a ser…

– Una confluencia de ensamientos y una serie de ideas y recomendaciones…

– Pero además de decirme cómo tengo que hacer lo que ya estoy haciendo, ¿algo concreto?

– Ahm… rediseñaremos la fingulación etilenaciente del trigundímido biritróstido…

– Eso suena como a vlogger.

– Pues no sé yo si eso estaba recogido, pero no se preocupe que lo revisamos para la próxima.

– A-ha… Bueno, por lo menos conoceré mujeres.

– BWA-HA-HA-HA!!! Uy, sí, casi tantas como entre las candidatas a los premios de Ficomic.

– O entre los miembros de ADLO!.

– También, también.

– Pues usted me dirá para qué le he dado tanto dinero.

– ¿Yo? Eso tendrá que saberlo usted que es el que me lo ha dado sin preguntar antes. Mire, yo le dejo el carrito de los helados que voy a entrar a ver si me pillo algo de merchandising. ¿Sabe usted lo que cobran de entrada? Un robo. 

– ¿Qué…? ¿Pero con ese carnet no te acreditan ni nada? ¿No viene con una bolsa para que te la rellenen de cómics? Oiga, OIGA, ¡¡¡OIGA!!!  … ¿Pues no se ha largado…? Y deja ahí tirado el carrito con toda esta gente que… … … ¡¡¡HELADOS, HELADOS, HELAAAADOOOOS!!!


2 comentarios sobre “Una Tarde en los Premios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.