Lonchafinismo

Los problemas de la situación global actual se manifiestan en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, y nuestros queridos tebeos no se escapan a los mismos; y en lo que respecta a los superhéroes a nadie se le habrá pasado por alto el hecho que desde hace un tiempo las historietas tienen menos páginas.
bpcd4edit2.jpg

Para el productor es una medida de ahorro. Un recorte de dos páginas por capítulo supone una reducción de casi un 10 % manteniendo el mismo precio de portada. Y se supone que como se hace trabajar menos a artistas, escritores y demás engranajes de la cadena de producción, los costes a pagarles  también deben verse reducidos en un porcentaje parecido.

Se reduce por tanto el coste de cada episodio, pero al mismo tiempo es necesario mantener una producción a buen ritmo, pues el mercado está virando cada vez más hacia el tomo recopilatorio, de modo que debe producirse de cada título material para ofrecer un mínimo de dos tomos cada año. Y si son tres, todavía mejor.

Es por esto que en el caso de Marvel la tendencia es que de cada título muchos meses aparezcan dos entregas, de manera que esos 5-6 episodios que componen un tomo salgan lo más rápido posible y se puedan empaquetar cuanto antes. Siendo así, nos encontramos con series de la tan reciente Marvel AHORA! que pese a estrenarse poco antes de Navidad ya ofrecen en las librerías americanas su sexto número (de hecho, se ha calculado que la numeración de estas nuevas series sobrepasará a las de las de DC52 dentro de unos 30 meses, si es que el invento de Bob Harras resiste tanto). Y lo más gracioso de todo es que los dibujantes consiguen mantener ese ritmo quincenal, cosa que hace un tiempo parece que sólo podían hacer unos pocos escogidos a base de simplificación y photoshop. Para explicar esto podemos hipotetizar dos situaciones: que siempre han podido hacer sin problema 40 páginas al mes, pero que esas 40 que ahora son dos episodios justitos, cuando las historietas tenían 22 no llegaban por poquito. La segunda hipótesis es que efectivamente les han reducido la paga y necesitan producir doble para sobrevivir. Ya se sabe que el hambre estimula mucho y los tiempos en que los dibujantes eran ídolos abonados a los videojuegos más vampirizantes cobrando un pastizal por producir un cuadernito tres veces al año ha pasado a la historia.

Tebeos más baratos de producir y más tomos de cada título al año. Medidas de urgencia para capear momentos de crisis ¿cómo afectan al lector?

En el caso de los títulos que aparecen engrapados en nuestro país, se nota poco gracias al trabajo de producción de las editoriales, que complementan en la medida de lo posible las páginas sobrantes con artículos, checklists o recomendaciones. Si bien es cierto que en el caso de entregas dobles o triples esas páginas sobrantes se hace más cuesta arriba rellenarlas.

Y en el caso de los tomos apenas nos damos cuenta porque no hay un tamaño estándar para los mismos, sino que el número de episodios encajado depende de la extensión de la saga contenida. Así que se hace difícil estimar en los mismos si efectivamente se han recortado páginas o no.

Propongo por esto mismo un juego que puede hacerse cada mes el día que llegan a la tiendas los tomos de Panini: intentar estimar a ojo y sopesando cuántos episodios contiene cada uno de ellos. Podéis juntaros varios y ver quién acierta más. Si efectivamente el recorte se nota lo normal sería suponer siempre episodios de menos (esto es, que un tomo que le suponemos unos seis episodios resulte que en realidad contenga ocho). ProbAdlo!

¿Ya estáis de vuelta? ¿qué tal ha ido? lo suponía, lo probé y me pasó. muertecastra.jpgPero por otra parte el número de episodios por si mismo puede no ser indicativo del número de páginas, pues con estos tomos marvelianos cada vez es más frecuente que se cuele algún episodio procedente de una historia fuera de la numeración habitual, bien sea por los tan frecuentes episodios punto uno, por material de algún annual o de algún especial suelto. Y la extensión de estos episodios no los tenemos tan controlada, tanto pueden ser quince páginas como cuarentaytantas, por lo que para saber si un tomo tiene mucha chicha o poca (es lo que pasa por culpa de los tomos de Marvel Superhéroes cada vez más tochos, que perdemos sensibilidad con todo lo que no llegue a las cuatrocientas páginas) tendremos que basarnos en el número de páginas que tienen. Cálculo que se dificulta porque hace mucho tiempo que se perdió la costumbre de numerar las páginas en estos formatos. No obstante, uno podría pensar que como casi siempre tienen la costumbre de ofrecer un índice el cálculo del número de páginas de cada episodio debería ser algo inmediato; sin embargo tras haber hecho el intento de esto mismo con el último tomo aparecido de Muertopiscinas Max, que lleva el estimulante subtítulo de ¡Muerte y Castración!, puedo aseguraros que…

img002.jpg

…que tampoco nos lo ponen nada fácil.

Así que si alguna vez nos vemos obligados a ir a la tienda con una balanza bajo el brazo, recordad que empezásteis vosotros cortando la mercancía…

4 comentarios en «Lonchafinismo»

  1. Bueno, del indice al menos puede saber el numero de episodios, para saber el ganador del Juego de Tomos.
    Para jaco cortao el de La Capa, mas bien entra en otro terreno, el de los extras de tomo, pero vamos que me quedé… y yo pensando que el casi medio tomo que veia que me quedaba en amarillo seria alguna introspección del personaje impreso en otro color de fondo o un inserto de algo, á la Hicksville y me encuentro con aquello.
    Ya me habia pasado pero no hasta ese punto. Desde entonces miro el final de los tomos, mas atentamente; con Battlechasers cogi con dos dedos la extension de bocetos y demás y la comparé con el resto, como para ver el porcentaje. Un trauma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.