The New40 (20)

past6.jpg
(por Borja Contreras)

La nueva Edad de Oro de los superhéroes renació en Liefield. Y eso es lo que no entienden muchos de sus detractores, ya que el superhéroe es el dios moderno. Con anterioridad ya vimos cómo representaba la divinidad en un lenguaje moderno, que mezclaba metahumanismo con sincretismo religioso a partes igual, con un punto de salvajismo y locura de la generación de Windows 95.

            En esta ilustración lo vuelve a hacer y con muchísima mas fuerza que en otras ocasiones. Tenemos cuatro héroes, cuatro superhéroes, cuatro dioses, cuatro superdioses. En primer lugar tenemos a Shaft, el dios arquero. Es el Apolo del grupo, un dios joven y bello, bien formado, de tersos músculos y melena rojiza cual estrella incandescente. Por su divinidad y don dispara flechas ¡de dos en dos y sin cuerda! ¿Quién necesita cuerda cuando lo que proyectas son rayos solares que emanan de la energía mil millones de soles en explosión?

            En segundo lugar tenemos a Badrock. Su figura grotesca, alejada de los cánones de los dioses modernos nos revela, con suma facilidad, su origen de divinidad primordial, mucho mas antigua que sus compañeros de armas. Es un titán, el Atlas del grupo, aquel que, incomprendido por unos, temido por otros, sujeta el peso del mundo, de la propia realidad, sobre sus hombros. Y como bien sabe ROB! la realidad es curva, y no es una sino varias, así que el maestro da una de la representaciones mas matemáticamente perfectas del Multiverso en si, en forma de lo que, a simple vista, pueden parecer unas sencillas hombreras. El tiempo, el espacio, los elementos, los mortales e inmortales, todo recae sobre las espaldas de nuestro pétreo héroe.

            El tercero de los Nuevos Dioses de ROB!, Chapel, cabalga una motocicleta desbocada, rumbo a la batalla, mientras, con rostro cadavérico y pálido, blande dos armas que otorgan, con piedad o sin ella, muerte a sus enemigos. Aquí tenemos varios conceptos enlazados al mas poderoso de los destinos de los hombres. La muerte.

Cuando abrí el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: "Ven". Miré, y vi un caballo pálido. El que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades lo seguía: y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra.  Apocalipsis 6:1-8

 

No hay mucho mas que añadir, pues las evidencias son tan dolorosamente obvias que realmente ofende mencionarlas.

Para terminar tenemos a Vogue. Como siempre, tenemos la problemática que supone para Progressive Boink el desconocer la autentica anatomía femenina. Pero no hagamos sangre. Basta reconocer aquí a una de las primeras deidades adoradas por la humanidad tras abandonar el animismo mas ortodoxo y clásico: la fertilidad. Primando pechos y caderas para reafirmar una fisiología en donde predomina el mayor milagro de la humanidad, el concebir a otro ser humano, ROB! da con la clave para remover nuestros instintos mas primarios y de adoración a la divinidad mas básica para nuestra supervivencia como especie.

En resumidas cuentas, y para terminar nuestra brevísima tesis, la tela de araña que ha ido tejiendo nuestro Hacedor de Sueños es mas vasta que lo que podemos mostrar y analizar aquí, pudiendo vislumbrar tan solo retazos de los dioses arquetípicos que le han sido copiados a ROB! desde los primeros instantes del ser humano como tal.

 

Un comentario en “The New40 (20)”

  1. Pero si Chapel dispara a dos manos-armas mientras conduce la motocicleta… Con qué coño conduce la motocicleta? Con las rodillas?… Cómo?… Claro, concepto divino, explicación teológica… perdón… ya está, me quedo conforme… En ROB!!! confiamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.