La Silueta de Cosas a Venir

Escena 126

INTERIOR, NOCHE

Redacción del DIARIO NACIONAL. CARLOS discute acaloradamente con ROJAS, el director.

ROJAS: No hay vuelta de hoja. Mañana comienza la Feria del Ganado de Asturias y vas a cubrirla. Ya tienes el billete sacado.

CARLOS: ¡No puedes hacerme esto! En todos los años que llevamos trabajando juntos nunca te habías echado atrás. Nunca me habías hecho abandonar una historia.

ROJAS: No me estoy echando atrás, Carlos. No tienes historia. Sólo tienes un puñado de especulaciones sin fundamento.

CARLOS: Testimonios, Rojas, testimonios. Solían bastar para fundamentar un artículo ¿recuerdas?

ROJAS: No hay artículo. Acéptalo.

CARLOS: ¿Con qué te han amenazado para asustarte tánto?

ROJAS aparta la vista mientras CARLOS le mira con resginación.

Fundido a negro.

Escena 201

INTERIOR, DÍA

CARLOS se asoma a la calle para comprobar una vez más que ha logrado despistar a sus perseguidores. Convencido de ello se sienta en la escalera, saca su portatil de su funda, enchufa los auriculares y conecta el pen drive. La pantalla se llena de documentos.
 

CARLOS (para sí mismo): Veamos si vales lo que he tenido que pagar por tí, pequeño bastardo. ¿El informe oficial? ¡Pero si eso te lo regalaban con los chicles! Fotos de la boda del hermano, nada nuevo bajo el sol. La denuncia del SAMUR, la de la policía nacional, el informe negativo sobre la apertura del Madrid Arena… ¿Pero esto qué es? ¿Un presskit? Un momento, "Dear, here are our placement  proposal and the promotional sequence"

CARLOS activa una presentación de Power Point que ocupa la pantalla por completo. La cámara se centra en su cara, distorsionada por el horror, iluminada por las multicolores luces de la pantalla, mientras a través de sus auriculares puede oirse una distorsionada música comercial y una apenas audible locución.

Escena 325

INTERIOR, EXTERIOR, DÍA

Múltiples localizaciones: viviendas privadas, cibercafés, parques públicos. El archivo ha sido descargado por miles de personas que lo comparten y difunden por redes sociales y email. Ordenadores fijos, portátiles, móviles, tabletas, en todas sus pantallas se reproduce el vídeo grabado por Carlos en el sótano en la escena 302. 

CARLOS (exhausto): Yo en vuestro lugar también creería que sólo son los desvaríos de un paranoico, no os culpo por pensarlo… S-si no fuera por las evidencias… Oh Dios mio, o-ojalá no las hubiera descubierto, ojalá hubiera cogido aquel vuelo a… Pero ya…. ya es demasiado tarde ¿verdad? Ella, siempre fué ella. Desde el principio. Cuando se incorporó a las listas electorales nadie se la tomó en serio. Cuando ocupó su primer cargo público fué objeto de bromas en los programas de humor. ¿CÓMO PUDIMOS SER TAN CIEGOS? Su apariencia inofensiva era una piel de cordero que ocultaba una lupina inteligencia.

Cada acto suyo tenía un motivo concreto, ahora lo veo.  Es como leer una novela de detectives empezando por el final, ves todo lo que está pasando en realidad y que sus protagonistas son incapaces de captar porque todavía no tienen tu perspectiva. Pero yo la tengo, maldita sea mi alma. Tengo la clave que explica cada uno de sus movimientos, cada acto. Cada nombramiento, cada legislación. Y los de aquellos que la rodeaban, porque sin que lo supieran era ella quien movía sus hilos. Era ella quien en realidad manipulaba a su antojo todo lo que sucedía en esta condenada ciudad. Los empresaros que ignoraron las medidas de seguridad. Los guardas que no guardaron nada. Las intervenciones de la policía. Las clausuras de pabellones. Los escandalizados debates en la televisión. Incluso cuando aparentemente iban en su contra en realidad servían a sus intereses ocultos.

¿Quereis saber cuáles eran?

¿DE VERDAD quereis saberlo?

Muy bien, luego no digais que no os había advertido.

Su objetivo final era… era… Dicen que una imagen vale más que mil palabras ¿no?

EUCO01.jpg

Exactamente.

Era ella quien estaba detrás de todo.

ESA otra ella…

Escena 326

EXTERIOR, DÍA

Maquinaria de construcción en evidente estado de abandono en el solar de una obra paralizada. La cámara hace una panorámica de las excavadoras y mezcladoras expuestas a la intemperia hasta que entra en campo un rótulo de carretera en el que puede leerse "Paracuellos del Jarama". Se sigue oyendo el audio de la escena anterior.

CARLOS (off): Cómo pudimos no darnos cuentas de que quien estaba detrás de todo era… ELLA…

Fundido a negro.

Títulos de crédito.

ExpoCrossover2012B.jpg
 

3 comentarios en «La Silueta de Cosas a Venir»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.