Había una vez un Circo…

Vamos a hacer más chistes sobre el lugar al que finalmente… al que…Pero… ¿No era el jueves cuando lo iban a decir? ¿Lo sabe alguien? ¿Esto qué es…? ¿Dónde me esconde Ana Botella?

Un barquito, de cáscara de nuez… Esa es realmente la mejor versión de lo que está ocurriendo hoy día con el Expofriki. Maldita sea, no parece que pueda navegar sin temor si aquí no dejan de pasar cosas raras… 

Y eso que parecía que estaba todo tan atado y bien atad… ¡NO! En El Valle de los Lamentos, ¡CAIDOS!, en El Valle de los Caidos no quieren ni vernos. Han colgado nuestra foto al lado de la de Emilio, no os digo más. Además, hemos comprobado que la localización le trae malos recuerdos a una amplia cantidad del Fandom, contrarrestando la tarea de todo un hombre que ve en peligro su legado debido, fundamentalmente, a Pennywise y Álex de la Iglesia, no quiero imaginarme las regresiones de los asistentes cuando de pronto se pusieran a gritar cosas como: No, el culo de Carlos Areces otra vez no. 

Pero, claro, vosotros creeis que todo esto da igual porque contáis con que os lleven en el coche de papá sin preocuparos porque este pobre salón vague errante, con la palabra Nómada escrita en la cabeza. Sin saber que está planeando una futura venganza. Pero, claro, como ahora lo que está de moda son las  REEEEVEEEENGEEEEEES, sobre todo ahora que ya no se puede permitir quedar deatras dado que el Saló del Manga puede dar datos de los organizadores en lugar de los de la delegada del gobierno. 

¿Y de quién es la culpa de todo esto? Pues de los de siempre, de MARVEL. ¿O creíais que no lo íbamos a notar? 

En un primer momento pudo parecer que el culpable era el más obvio, esa Ana Botella que había decidido que los niños no podían acudir a la Casa de Campo no fueran a descubrir que Susanita tenía un ratón y que aunque fuera un ratón chiquitín lo podían lograr conseguir con con chocolate, y darle al turrón con un poco de anís. De manera que se había esforzado como la Gallina Verdepitufa o Pitufoverde, digo Turuleta o Turuleca, incluso como Francisco Camps: Un huevo. O dos. O Tres. 
Y aunque la pobre tenga las patas de alambre como una cosplayada, o esté todita desplumá como los asistentes -Al menos esos cuya barba no tiene tres pelos- pues ahí siguen las vueltas, con más localizaciones que Ocean’s Twelve

En cuanto sepamos dónde se acabará celebrando os diremos algo, sobre todo si es en un sitio GENIAL! como el Museo del Ferrocarril o el Area 52, aunque no parece una cosa sencilla teniendo en cuenta que los tipos del ayuntamiento no parecen estar tanto por la labor de ayudar a resolver el problema como de encerrarse en sus despachos al grito de Cómo me pica la nariz. Lo que, además, nos lleva a TeleCinco

Perdón, quería decir La Sexta. No sé qué me ha llevado a al asociación de ideas.  Como decía antes, el Payaso Príncipe del Crimen sin duda era otro sospechoso a tener en cuenta, seguro que él estaba al tanto: Me huelen los pies, Jei mister güeiter y Cuidado con Paloma que me han dicho que es de goma podrían ser sin duda alguna las historias de alguien que se ha dejado caer por el Expofriki y ahora cuenta su experiencia. Pero si algún sitio está suficientemente vacío son los platós de su cadena. Además, seguro que está contento de cederlos porque su afición al SNL o a reciclar Todo el mundo quiere a Raymond demuestra lo bien que se sentiría en nuestro mundillo. Sólo por la frase En Laponia hace frío/ pero yo me río/ mi abuelito/ yumupuki/ es amigo mío. demuestra haber entendido a la perfección de qué van los Salones del Manga. Y no es mal emplazamiento. 

Pero no, ninguno de ellos. En realidad es todo una lucha entre lo nuevo y lo viejo, por eso el año pasado tenían al lado al Cirque du Soleil, conocidos como El Circo del Sol o El Circo de los Solteros, según a qué pacajer encargues la traducción. Ellos, sin duda  picados con sus vecinos, con los extraños trajes y todo ese bullicio montado -por no hablar de la posibilidad de que aparezcan las CHARM!decidieron contraatacar y hace apenas unos meses llegaron a un acuerdo para esto:

ka_cirque_du_soleil_comic_book.jpg  

Para encontrar algo igual de vacío tendríamos que irnos al Espacio Sins Entido. Pero, claro, allí en el Karaoke sólo se podría cantar canciones de modernos como Mi barba tiene tres pelos.  Aunque eso me da la clave de lo que están esperando en la organización para anunciarlo…

¡¡¡ESTÁN ESPERANDO A QUE APAREZCA DANNY LA CALLE!!!

De ahí todo este hacer tiempo y marear la perdiz. Claro, como saben que la entrada vale 1 Jaimito no pueden anunciar que se va a hacer en cualquier lado. Pueden, eso sí, montar su propia encuesta sobre dónde montarlo: AQUÍ.

Suya de ellos, lo prometemos. Que tenga opciones GENIALES! por las que votar no signifi
ca que nosotros tengamos nada que ver. Porque lo mismo pasa con la VOTACIÓN PARA LOS PREMIOS DE EXPOCÓMIC. Sobre todo teniendo en cuenta que no han metido en Webcómic nada de Subcultura, ¿y como va a estar representada DE VERDAD la GENIALIDAD! sin hablar de Subcultura?

O de la versión animada que ha hecho GOE de Bola de Dragón… 

Porque, como de costumbre, tras perder los derechos de algo Planeta ha sacado una edición nueva

Así que nos quedamos aquí, a la espera, repasando las tablas de multiplicar, mientras esperamos que digan algo entretenidos como están el Ayuntamiento y la Comunidad charlando de sus cosas, que si Hola, Don PPito, Hola, Don José María, mientras tratamos de descubrir si este regreso a la Prohibición significará que tendremos un local sin carteles en la puerta al que habrá que llamar con tres golpes cortos y uno largo, decir la contraseña Tatakae y entonces acceder al Expofriki, con su visión de lo que sería ver los dibujos de la tele puesto de ácido, gente con extraños aspectos, algunos por sus cosplays, además de omnibus vivos interpretados por enanos encuadernados y, por supuesto, los Barbinos, es decir, Barbudos disfrazados de Bunny Tsukino. En cuanto se pueda contar de manera oficial lo haremos proque, ya sabéis lo que decimos siempre, puede que nosotros no seamos tan IN pero…

¡Seguiremos Exformando!


¡Adios, don Ppito!

¡Adios, don Emilio!

Un comentario sobre “Había una vez un Circo…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.