The New40 (21)

mainis.jpg

(por J Calduch)
En Noviembre de 2007, dos colgados de la vida publicaron en una web de mala muerte cuarenta críticas sangrantes de otros tantos dibujos del aclamado artista ROB! Liefeld, Desde esta desorganización contraatacamos con sus correspondientes defensas una a una…unos dos años y medio después. Podríamos argumentar que nos tomamos nuestro tiempo para redactar y recopilar las mejores defensas posibles, pero no puede negarse que adolecimos de una cierta falta de capacidad de reacción.

Es por esto que cuando en Junio del presente año, los dos mismos colgados intentaron rascar unas migajas de familla internetera volviendo a hacer lo de las risas con ROB! con otras tantas imágenes, desde Adlo! lo tomamos como una invitación para, esta vez sí, hacer las cosas bien a tiempo, y tres días después la primera defensa lucía orgullosa en la pared de nuestro sitio. Desde entonces éstas han acudido puntualmente a su cita dominical gracias a los entusiasmados escribas que han dedicado esfuerzo y neuronas a la siempre agradecida tarea de defender a ROB! De ellos es todo el mérito; en una época de tuiteos y facebooks personales en los que lo sencillo es el texto corto, enlace y reenvío, es posible todavía encontrar gente creativa y desprendida que pergeñe textos para una web colectiva con la única recompensa de la satisfacción del trabajo bien hecho y como mucho dos o tres comentarios, porque postear en Domingo no es prime time precisamente. Gracias, gracias, mil gracias, que ROB! os colme de gracias a todos y todas por esto.

Hago público este agradecimiento ahora porque nos encontramos en la imagen número 21, la que marca el ecuador del camino, hemos llegado a la mitad de la empresa que algunos vagos mirones pensaban que se tendría que abandonar a las pocas semanas por falta de participación en esta época de egoismo perezoso, o que terminaría siendo tarea de a lo sumo dos o tres autores que cargarían con todos los textos a sus espaldas. La satisfacción del trabajo bien hecho mola, de acuerdo, pero lo de dejar con un palmo de narices a algunos es un plus nada desdeñable. Y habiendo superado la mitad del recorrido, la tarea que resta ya es cuesta abajo.

Seguiremos pues cada domingo deleitándonos con nuevas defensas (sí, lo he escrito bien, pues defender a ROB! es un verdadero placer, en el que goza más el que escribe que el que lee; quiza eso explique algunas cosas que os encontráis por aquí de vez en cuando).

Ah, sí, la imagen de arriba. Necesitaría defenderse si alguien le encontrase algún fallo, pero es que no lo tiene. Los Boinkeros dicen algo como "Jaja, para cortarse la mano, Cable no se quita el guante blanco que lleva, igual porque no puede sacarse las muñequeras, jaja".

En fin, ante ataques así no merece la pena ni molestarse…

Y es que no comprenden la naturaleza del Arma Vampiro Multiforme.

Esa daga corta que al absorber la sangre de su portador se alarga, tornandose en espada con cuernecitos a la primera toma (proceso doloroso, todo hay que decirlo, a tenor de la explosiva reacción de Cable), y tras absorber más cantidad del elemento vital adquiere la forma de la lanza de la última viñeta. Una versión gore del Bastón Mágico de Dragon Ball. Y debemos recordar que Dragon Ball también evolucionó desde una fabulita con niños y viejos verdes al Liefeldismo más acérrimo, con venas, músculos y explosiones.

Y no, no se quita el guante para cortarse igual que los que luchan con cuchillos y garras no se desnudan antes para no echar a perder el uniforme. Señores de Progressive Boink, me han decepcionado, ustedes antes molaban.

Y no puedo terminar, sin comentar lo que más me gusta de la imagen vista a día de hoy: cómo ROB! se adelantó al diseño de los uniformes del New52 con tan sólo un par de costuras blancas por pecho y mangas. Creando tendencia a partir del minimalismo. Algún día caeréis del burro y reconocereis a quién le roba Jim Lee las pocas ideas que se le atribuyen.

2 comentarios en «The New40 (21)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.