Metropolis Shore

En 1959 Superman ya llevaba más de 20 años apareciendo en los cómics, en  la radio, en el cine, (con joyas que se nos pretenden esconder como Superman en Scotland Yard) y eso, aunque desde 2012 parezca una minucia, son muchos, muchos años para no encontrarse con el escollo creativo más importante al que tienen que enfrentarse cualquier escritor de superhéroes «el síndrome del guionista de Scooby Doo» (ver post de la semana pasada).

Imagen Thumbnail para img500a.jpeg
Imagen Thumbnail para img501a.jpeg

Faltaban todavía décadas para que alguien se inventara la excusa de resetear la continuidad (porque aunque en realidad la continuidad se la pasaban por el forro cada mes no se les había ocurrido que una buena ola de antimateria te permite repetir las mismas historias una y otra vez recibiendo el aplauso del público), así que los escritores tenían un serio problema a la hora de encontrar nuevos retos para el hombre de acero y soluciones para estos. Y esos problemas se veían más patentes que nunca en…. LAS TIRAS DE PRENSA DE SUPERMAN.

Imagen Thumbnail para img503b.jpeg

Nadie se acuerda de ellas, pero existieron. Todos los días superman debía vivir una aventura que no se hubiera contado en los veinte años anteriores, y eso hacía que se aceptara cualquier argumento estúpido que fuera, daba igual lo absurdo, lo tonto, lo inconcebible, o lo increíble que fuera la historia, lo importante era que sonara a no visto antes.

Y en eso estamos en abril de 1959, cuando Superman es abordado por unos aliens ultrapoderosos que destruirán la tierra si no atienden a su malvada petición:

Participar en una película llamada «realie» en la que se graban a héroes reales enfrentándose a situaciones cotidianas. Con una única condición:

Montar el show con broncas

Si, ya sé lo que estáis pensando ¿Quien puede creerse que alguien saque dinero de retransmitir a gente real haciendo poniendo en rídiculo a sus amigos?

¿Convirtiendo en un espectáulo sus noches de fiesta con la gachí de turno?

ROLLO.jpg

¿O sus desamores?

Pues en esta increíble historia al parecer son espectáculos de masas al que acuden miles de ricos

Que pagan por ver estos «realies» sólo porque son ilegales. Aunque al final se descubre que el mismo que los prohibió es el promotor de estas películas con las que hace una fortuna

Cómo podéis ver una historia con recado—las elites hacen fortunas con aquellas cosas que prohiben a los pobres— y fue sólo la presión de tener que encontrar una amenaza a la que no se hubiera enfrentado Superman en 20 años lo que hizo que se pensara en una cosa tan inconcebible como una civilización avanzada enganchada a la retransmisión de unos «realies» sobre gente real que hace el rídiculo frente  a la cámara.

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

6 comentarios en «Metropolis Shore»

  1. Muy bueno, pero se te ha escapado el detalle de que el legislador que prohibe y luego disfruta de lo prohibido es… Roj Boz, padre de Raj Oy y que de hecho puede versele en la penultima viñeta, claramente, cuando habitaba aquella dimension.
    Be afraid…

  2. Im prezionante… Superman describió el futuro y ADLO nos descubre a Superman.
    Hoyganmen, la humanidad post-robiana jamás os podrá agradecer todo lo que os deberá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.