The New 40 (31)

regex6a_medium.jpg

(por Bac Hylon)

Volvemos otra vez (y las que haga falta, vaya) para desmontar una nueva falacia a cargo de los irresponsables de Progressive Boink, empeñados en su cruzada sin sentido contra el talento y la figura de Rob Liefeld. Como aquello de “va el tonto por la linde, la linde se acaba, y el tonto sigue”, igualito.

Y además con el agravante de un caso como el de hoy. De verdad, a mí estas cosas me ponen de muy, pero que muy, mala leche. Todos los defectos que le endosan a la imagen, y por ende, a ROB!, son, en realidad, como sabría cualquiera con dos dedos de frente que se haya hojeado (no ya leído, simplemente hojeado) un cómic, achacables a otras personas, peones en la línea de producción que marca el ajetreado mercado del cómic estadounidense.

Como ya probó en sus inicios en Image, como quedó patente en su regreso por la puerta grande a Marvel en Heroes Reborn, como ha vuelto a demostrar en su triunfal trayectoria por el Nuevo Universo DC, Rob Liefeld es un autor de lo más completo. Si por él fuera, escribiría, dibujaría, colorearía, imprimiría, distribuiría, y hasta comentaría en los medios especializados, todos sus cómics. Los 14 ó 15 que podría realizar al mes, sin faltar a la cita. Pero, desgraciadamente, no puede ser así, por mucho que a todos nos gustara. Y es por eso que ROB!, en su infinita gracia, gusta en ocasiones de delegar sus funciones en otros autores, tremendamente afortunados de alcanzar a tocar la grandeza de su obra. Pero, como es natural, imperfectos en su humanidad como son, no siempre pueden prolongar la obra de ROB! tan perfecta como ésta podría llegar a ser, apareciendo errores (de los que también se aprende, como demuestra la excelsa escuela que se ha ido creando tras la estela de ROB!), como los que, ay, se evidencian en la escena de hoy.

Los nervios, la emoción, la excitación derivada de trabajar sobre un material que ríase usted del Códice Calixtino, provocan que se comentan deslices en el acabado final. Como el uso inadecuado del color que confunden al lector no acostumbrado, o demasiado inculto como para saber valorar la parte por el todo. Así, es normal que en Progressive Boink encuentren extraño que la chica de la primera viñeta no esté mojada pese a estar duchándose. Un fallo lo tiene cualquiera, menos ROB!, porque bien se aprecia cómo el agua resbala por la piel de la chica, y el color utilizado lleva a engaño en esta ocasión.

Pero, claro, es más fácil culpar a ROB! En serio, me indignan este tipo de cosas. Como lo hacen aún más las injerencias en el trabajo de otros. Comentaba antes que ROB!, con gracia y salero, permite ecuánime que participen de su obra artistas menores que no han tenido la suerte de nacer con unos dones como los suyos. Desgraciadamente, a veces se da el caso de que alguno de los citados artistas, además de carecer de un talento a la altura del maestro, carece también de agradecimiento y del sentido común que conlleva manejar con el tacto necesario un trabajo como el de ROB!. Es entonces cuando se producen situaciones tan desagradables como la presente.

El subordinado, embriagado con la gracia de ROB!, y creyéndose así portador de una capacidad similar, cae a veces en la tentación de alterar la obra original, por diversos y a veces oscuros motivos. ¿Cómo, de otra forma, podría explicarse que ROB! dibujara a una chica duchándose en ropa interior? Está claro que el desagradecido mojigato que osó posar sus manos sobre la obra aún sin completar de ROB! decidió, irresponsablemente y por iniciativa propia, censurar unos cuartos traseros que bien podría haber firmado Michelangelo en su época.

Y todo para que, encima, los palos le lluevan a ROB!. Qué tremenda injusticia, fruto de la ignorancia y de la tirria que ROB! provoca en la gente de Progressive Boink. Pues nada, chicos, seguid así. Que así os irá.

3 comentarios en «The New 40 (31)»

  1. ¿Y no podría ser que el Maestro nos está indicando, con su sutileza acostumbrada, que la moza es en realidad una guarra descocada, bañándose con las bragas puestas por no gastar más agua? Porque también está el detalle de la repulsión jabonosa, donde la pastilla de jabón, debido a la impureza metafísica del sexo prodigado fuera de la sacrosanta unión del matrimonio/relación-estable-con-visos-de-futuro, sexo practicado, seguramente, en exceso y con gente de escasa catadura moral conocida durante fiestas rave en discotecas con poca luz y mucho más humo, alcohol y (¿me atreveré a decirlo?) DROGAS, la pastilla de jabón, repito, JABÓN, indicativo de pureza, honestidad, castidad, virtudes todas ellas ajenas a la señorita que se ducha, que ni las conoce ni desea conocerlas, esa pastilla de jabón NO SE ATREVE A TOCAR semejante piel mancillada, quedando entonces en un estado de levitación gravitacional donde ni se agarra ni se cae, quedando pues, milagro de ROB!, orbitando entre la mano y el brazo, esperando sin duda una acción redentora.

  2. Hombre, claro. Pues no va el tío y dice que deja DC el próximo año. ?Y quién nos dará un Lobo y un Deathstroke tan GENIAL! como el suyo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.