The New 40 (36)

new36.jpg

Señálame a alguien que ría de esta imagen y yo te señalaré un necio. Porque sólo un necio puede reírse de la que, sin duda alguna, es una de las obras más bellas salidas de los lápices de ROB! (lo cual es decir mucho).

 

Y es que en el breve lapso de tiempo que la portada del BADROCK 1B tarda en ir de tu ojo a tu cerebro ROB!  ha conseguido contarte el mismo mensaje que Francis Ford Coppola necesitó 156 minutos en explicarte con su Apocalypse Now. Demostrando de nuevo que el genio de ROB! es el más grande que haya visto nunca la humanidad.

 

¿Llevan los protagonistas armas más pesadas de lo que nadie podría nunca levantar como aseguran los chicos de Progressive Boink? Sí, pero porque las armas desproporcionadamente grandes representan la absurdidad de la escalada armamentística. A pesar de que hace tiempo los misiles atómicos sobrepasaron el número necesario para acabar con la vida en el planeta, los fabricantes, movidos por la codicia continúan creando formas de matarse nuevas, rápidas y potentes. Un absurdo que ROB! denuncia con estas armas que nadie en su sano juicio compraría. Una denuncia valiente que ROB! realiza en un medio que glorifica este tipo de industrias con personajes como GI JOE o Tony Stark, lo que vuelve a colocar a nuestro amado dibujante en la vanguardia de los creadores comprometidos de América.

 

¿Apunta hacia abajo la chica de la ametralladora mientras mira hacia arriba? Sí y no podría ser de otra manera, cuando estás haciendo un alegato antimilitarista como el que firma aquí ROB! En las guerras, y especialmente en las promovidas por la industria bélica antes señalada, se pueden enfrentar dos, tres o cuatro bandos, pero lo único seguro es que la  mayor parte de las bajas serán civiles, por eso la protagonista apunta hacia abajo, porque la guerra es un absurdo donde siempre mueren los de abajo.

 

En esta estampa ROB! reproduce la absurdidad del sueño militarista, por eso la mujer es anatómicamente imposible, y ni siquiera lleva bragas, por eso Badrock no tiene cuello—algo que no han descubierto aún los chicos de Progressive Boink demasiado concentrados con la ausencia de tangas de la chica en la portada o el tamaño de sus armas—y por eso no hay pies. Porque esta es una escena de delirio, de fiebre, de cómo se ve el militar, como un dios omnipotente—representado por la enormidad de Badrock—de muerte y sexo que en realidad no puede sostenerse en la vida real.

 

Si hubiera más cineastas que leyeran a ROB! las sesiones de cine acabarían mucho antes, con el ahorro energético y el aumento de la productividad por sala que eso supone, y a lo mejor no habría que rescatar España.

 

AVIV BOR!!!

Un comentario en «The New 40 (36)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.