Hago Chas y aparezco a tu Adlo

Cuando crees que me ves…

andcresqmves.jpg


…cruzo la pared…

zolapred.jpg
Sobre Animal Man se ha escrito mucho. Casi todo para bien. Y casi todo para lo mismo.

Se suele hablar de una acertada metahistoria, de un canto a una Silver Age recién desaparecida, y no se duda en colocar esta obra entre lo mejor de su guionista, Grant Morrison, muchas veces incluso en lo más alto de su palmarés. Y debe dar bastante rabia que lo mejor tuyo sea con lo que te estrenes en el gran mercado, porque eso quiere decir que desde entonces vas cuesta abajo y hace más de veinte años de aquello. Y de todas maneras, a quien me gustaría tener en consideración esta vez es al acompañante de Morrison, al lapicista, al dibujero. A Chas Truog.

 

chas0301.jpg
Truog, en efecto, a ver si os va a pasar como a mi, que hasta esta última relectura le llamaba "TrOUg", seguramente por eufonía con el nombre de de "Doug" de su entintador, Doug Hazlewood. Así de puntillas pasó por el título, que ni me acordaba de cómo se llamaba. Sin otra obra por la que despuntase ante el gran público ni antes ni después.

Y para saber más sobre él, nada mejor que comenzar, como en un buen metatebeo que se precie, dejando que sea la misma publicación la que hable sobre el artista. Que de Morrison ya se habló bastante en sus viñetas, por un tiempo hasta creímos que tenía pelo. Sobre Truog tuvimos ocasión de saber algo en la versión de aquella etapa de Ediciones Zinco gracias a las secciones de correspondencia entre lectores y correeros. Vamos con ella pues ¡ Es La Hora de la Cartas !

animalmen.jpg

eslahoradelascartas.jpg

subjeti.jpg


"Si algo bueno puede decirse…es que el hombre se esfuerza"

Esto es lo que sucedía en la DC pre-Vertigo cuando tenías la mala pata de caer en una serie de las llamadas de culto o de autor. Que a lo máximo que podías aspirar era que no te apedreasen. De Morrison sí, claro, antes una biografía y más adelante en cuanto había un hueco te metían entrevistas en las que se explayaba a gusto, abriendo la boca para soltar verdades a todo trapo como si no existiera un mañana…
 
risson.jpg
Si es que iba de rebelde y punk, pero si analizamos su trayectoría (mutantes, Batman, JLA, miniserie con los 4F, Superman…) se nos revela tan rompedor como un Mark Waid.

Pero de Truog ni entrevistas ni alabanzas. Un estilo sencillo que se limitaba a cumplir, sin estridencias, nada espectacular en sus composiciones ni su storytelling. Aunque por este mismo título pasaron otros artistas con supuesto más caché y también dejaron algunas estampas de echarse para atrás, como aquel episodio dibujado por Tom Grummett en que no alineaba dos ojos en la misma cara ni por casualidad.

14grummett.jpg
Todo así ¿alineados o alienados?
En su atonía desaborida, Truog plasmaba los guiones de Grant Morrison con composiciones sencillas, legibles y bien estructuradas. Y dicho así tiene su miga. Porque mucho ha llovido desde Animal Man y al Morrison le hemos seguido en muchos otros títulos con autores con más o menos campanillas, y puedo decir claramente que en todas ellas hemos tenido algún momento en el que entre guionista y dibujante ha habido algo que no nos han contado cómo deberían y nos hemos perdido por el camino. Tanto en obras en 2D como en 3D. Desde hace mucho las obras de Grant Morrison se leen dos veces cada sentada, la segunda para intentar comprenderlas.

Y eso no pasaba en Animal Man.

Es más, cuando vamos a repasar los títulos pre-Vertigo de entonces podemos ver que tenían eso en común: guionista británico estrella de quedarse con todos y dibujante sencillote cumplidor.

Y yendo más allá ¿podría que fuera esto una de las claves del éxito de aquellas obras impactantes y sesudas? de haber tenido unos dibujantes más cañeros, trabajadores y confusos, de esos con los que nos hubiéramos enterado algo menos de lo que sucedía ¿habría tenido Vertigo el éxito que tuvo?

(Hablamos siempre de un éxito relativo, por supuesto, de algo para minorías. Lo que pasa es que aquí en Adlo! somos muy abiertos a todo, y si un día toca hablar de dibujantes normalotes al servicio de guionistas creídos, pues lo hacemos sin tapujos. Pero lo hacemos como se debe hacer siempre: resaltando la labor del dibujante. El Arte lo es todo y la D significa Defensa)

Por eso desde aquí me gustaría rendir homenaje a esos autores que se sacrificaron en aras de la sencillez antes guiones que otros se hubieran indigestado. Que de puro sencillo lo hicieron parecer simple. Y eso terminó jugando en su contra, con los Morrison, Delano, Milligan y compañía ascendidos al olimpo del vertiguismo y ellos relegados al semiolvido más desagradecido. Gente como Chas Truog u otro de mis favoritos de entonces, el bueno de Richard Case, que también se metía en todos los fregados (¡e hizo legible la Doom Patrol!)

Y es que, volviendo a los correos de los lectores, lo más amable que se podía leer sobre Truog era lo que se parecía al Larocque de la Legión, allá cada uno con si eso era un cumplido o no. Esto de parte de un lector al que se le fue un poco la tecla, y eso que estábamos en el octavo número de la serie, de los 26 que tuvo la metaetapa morrisoniana. Bueno, aquí hay que decir que tanto mérito tuvo el que escribió la carta como luego el que se la público entera:
 

correodel8.jpg
Así eran las cosas entonces, te chafaban el meollo de lo de Animal Man año y medio antes de que se publicara y no pasaba nada.

Porque se trataba de un metatebeo. Y todo estaba pensado.

Y es que muchas veces cuando de estos tebeos complejos y eso te dicen que se van dejando pistas a lo largo de los tebeos y que hay que repasarlos y tal, a veces se refieren a cosas así.

Y si esa no la pillábamos, pese a que si fuera un tren nos atropellaba, siempre podíamos confiar en la labor de Chas Truog, que ya en el tercer número de la serie nos dejó la clave de todo lo que iba a venir. Posiblemente antes incluso de que al mismo Morrison se le hubiera pasado por la cabeza. En esta imagen:
 

chas0301.jpg

¿No lo veis? su brazo izquierdo, el nacimiento, el músculo y la conexión con el pectoral. Una vez lo percibes ya no puedes ver otra cosa.

chas0301.jpg

"no es más que eso: un personaje de comic".

No hay profundidad. Papel y tinta. Más que musculatura, es un pliegue. Papiroflexia vigoréxica, un papel plegado formando un volumen, aunque en realidad es el dibujo de un papel plegado formando un volumen. Esa discordancia incomoda nuestra percepción y la inmersión en el dibujo, el lector es más consciente de su condición de observador ajeno, lo que acentua la condición del personaje como mera plasmación sobre una hoja. Todo eso con un solo trazo, del que mentes menos entrenadas hubieran pensado "Que dibujo más mal hecho". Que puede llegar a pensarse, claro, si hubera pasado solo esa vez, pero cuando sigue sucediendo debemos suponer que ocurre por alguna razón.

furiablanca.jpg
Morrison necesitó dos años y pico para contarnos lo que Truog nos mostró en la tercera entrega, y el correo de los lectores en la octava. Y aún así el escocés se llevó los aplausos. Y todavía pensamos que los lectores de entonces eran más listos que los de ahora, nchts.
Lo dicho pues, que un aplauso a Truog que se lo merece. Aunque haya tenido que corregir su apellido casi todas las veces mientras escribía. Aunque él mismo acabase tan quemado de todo aquello que siga en activo pero se haya cambiado el nombre artístico para no identificarse con la única obra por la que se recuerda. Aunque siguiera durante seis números más en Animal Man con Peter Milligan tras la marcha del escocés y nadie le haya considerado ni merecedor de un triste recopilatorio para cerrar su etapa ¿Queréis saber qué tal lo hizo en aquellos números?
nochangg.jpg

Pues nada que no le hubiera podido pedir Morrison.

Chas Truog. Un crack. Algunos te añoramos.

No me puedes atrapar…

sonrreid.jpg

sonrreid2.jpg
portadaadlo3.jpg

5 comentarios en «Hago Chas y aparezco a tu Adlo»

  1. Pues seré yo… pero ha sido leer esto: «¿No lo veis? su brazo izquierdo, el nacimiento, el músculo y la conexión con el pectoral. Una vez lo percibes ya no puedes ver otra cosa», ver el dibujo con más detenimiento y, en vez de la no profundidad a la que posteriormente se hace referencia, ver un ch*ch* peludo… Pero debo ser yo y mi mal gusto… Eso o demasiado tiempo leyendo al marciano…

  2. Correspondencia, ?eh? Eso no es nada: fíjense que en los años 70 gente como Mike W. Barr o Klaus Janson enviaban cartas a Detective Comics y Batman, y unos pocos añitos después ya publicaban en esas series. Todo era más fácil en aquellos tiempos.
    Por lo demás (esperen, que enciendo la pipa), me alegra ver que ADLO! vuelve a hablar de cómics de verdad, con guionistas de verdad, dibujantes de verdad. En ustedes confiamos.

  3. Mierda, me habéis pillao. Primera carta del correo de una serie tan poco GENIAL! 🙁 ¿Qué puedo decir en mi defensa? Era joven e inexperto y todavía no era consciente de que un Animal Man con tetas hubiera molado más…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.