¡Que viene Papá Noel! ¡Escondéos!

– Cari, y el regalo de Luisete, ¿dónde lo tienes?

– ¡Ahí va! Pues no lo he comprado todavía. Es que he estado muy líada con el curro este año, y no he podido pasarme aún por la tienda esa donde se compra los tebeos, los juegos y la comida.

– Bueno, no pasa nada. Voy a ver que encuentro por Internet.

– ¿Por Internet? ¿Qué tú crees que tendrán cosas de esas que le gustan a él en Internet?  Mira que es muy raro…

– No tanto como para que en Internet no haya nada que le guste…

– Ay, no sé. ¿Recuerdas cuando le compramos el año pasado el Blu-Ray la película esa que es la adaptación del mejor cómic de la historia? ¿La que salían Scarlett Johanson y Paz Vega? Mira que era el regalo perfecto para él, pero puso una cara como le hubiéramos regalado un bote de mierda.
 

spirit.jpg
 
– Ya te dije el año pasado que lo mejor con Luisete es ceñirte a la lista que te da.

– Ya, pero a mí eso no me gusta nada. Que es como una lista de bodas, y la Navidad no está para eso. La Navidad está para ilusionarse, para que piensen en tí, para emocionarte con el cariño de la familia. Y no voy a dejar que el gilipollas de Luisete eche eso a perder comprándole un regalo de una lista.

– Bueeeeeno, no te enfades. Mira lo que he encontrado. Una batamanta.

– ¿Una batamanta? ¿Pero eso le gustará?

– Esta sí. Es de Spiderman.
 

regalo batamanta.jpg
– O le compramos la de Batman. O la de Superman. La de la tía en bragas con el lazo no, que a mí me da que hay un rollo sado-maso detrás de ella. Nunca me ha gustado esa tía: con esos melones no debería necesitar un lazo para atar a un tío.

– Podríamos comprarle el despertador de Lego de Jack Sparrow.
 

regalo Jack.jpg

– Uy, pero si es horrible. Y cuadrado. E infantil. Y no lleva otras piezas. Esto es como regalarle un pirata del barco pirata de Playmobil: necesitas el resto. Nada, nada, de momento prefiero la batamanta.

– ¿Y si le compramos el mono de motorista con la forma de soldado de Star Wars?
 

regalo stortrooper.jpg

– Pero si Luisete no tiene moto.

– Tampoco tiene novia y cada año nos pide el disfraz de esclava de Leia.

– Y cada año pasamos de comprárselo, y con razón. Prefiero no comprarle nada de cuero a Luisete, que luego me pongo mala de pensar en qué lo estará usando. ¿Y eso de ahí qué es?
 

regalo AT.jpg
– Pues… esteeeee… parece una lámpara.

– ¿Una lámpara? Pero eso es de algo de Star Wars, ¿no?

– De Star Wars, sí. Y sale Batman. Y Conan. Y un tío que se estira.

– ¿Y ese de ahí no es Lobezno?

– ¿Y tú cómo es que reconoces a Lobezno?

– Mira cari, porque no hay mujer del mundo que pueda olvidar a Hugh Jackman sin camiseta. Lo cual me recuerda, por cierto, que me prometiste llevarme a ver su última peli y todavía estoy esperando.

– ¡Pero es que es muy mala!

– ¡Pero sale Hugh Jackman! ¡Y me ha dicho Mariví, que ya le ha visto, que sale en una escena con unos pantalones de chándal que le quedan de muerte y te hacen suspirar! ¡Así que me tienes que llevar a verla, que luego la quitan y me quedo sin verla!

– ¡Vale, vale! Entonces, ¿ya has decidido qué quieres para Luisete?

– Eso de ahí.

– ¿Eso? No es poco mayor para eso?
 

regalo dragon.jpg

– Me da igual, si es mayor que lo demuestre y empiece a tener gustos normales, que ya está bien de hacer que los demás nos rompamos la cabeza cada vez que llegan fechas señaladas. Además, ¿no se ha pasado medio años tocando las narices con "qué ganas tengo de que salga Bailando con dragones" y con "vaya mierda que es Bailando con Dragones"? ¡Pues un dragón de gomaespuma y a tomar por saco. Además, es muy bonito y si algún día tiene hijos, le servirá.

– Vale, vale, pues ya lo encargo. Oye, ¿y para Lucía ya tienes regalo?

– Pues sí, le he comprado la biografía de Dani Martín, que le hará muchísima ilusión. Es lo que tenemos las personas normales, que nos pueden hacer un regalo bueno sin necesidad de hacer un máster en frikadas.

– Cuánta razón tienes.

– Como siempre, cari. Como siempre.
 

6 comentarios en «¡Que viene Papá Noel! ¡Escondéos!»

  1. «me ha dicho Mariví, que ya le ha visto, que sale en una escena con unos pantalones de chándal que le quedan de muerte y te hacen suspirar»
    Guau. ¿Las lerdas de vuestros pueblos hablan así? Lo siento de veras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.