No lo llames SWIPE!

 Si dos cosas pueden ser distintas los serán y será imposible presentar una duda razonable o una coincidencia más allá de la loca mente del que realice la conexión inmediata. Gracias a eso hay conexiones imposibles. 

Lo que no significa, desde luego, ser el único que las perciba. Así que voy a plantar la semilla del cáos en vuestra mentes. 

Persiguiendo a Amy (1997) [Ya os he jodido recordándoos los años que tiene esta película]


Buscando a Eimish (2012) [Y aquí el enlace, claro]

Buscando-a-Eimish.jpg  

Imagen Thumbnail para Persiguiendo a Amy.jpg

2 comentarios en «No lo llames SWIPE!»

  1. ¡Es evidente, por ROB!, que se trata de una copia descarada! Pero es sutil, muy sutil: en lugar de limitarse a una copia plástica-visual, está claro que en este caso la conexión es con-cep-tu-al.
    ¿Acaso no es la película de Kevin Smith un soberano coñazo, una peli que no termina de cuajar y que se arrastra, pesada como una maleta llena de piedras, hasta un final que parece no llegar? El espectador sale cabizbajo del cine como la mujer del segundo cartel, y cuando le preguntan por la peli responde simplemente… «Amy? Pssh…». Lo cual, en una evolución evidente del lenguaje, da lugar rápidamente a la contracción «Eimish».
    Y podríamos seguir así horas, comentando por ejemplo cómo el bueno de Matt Murdock aparece claramente representado en las inexpresivas macetas del segundo cartel…

  2. Obviamente, no es un SWIPE!. Es una DIGNIFICACIÓN!: una simple y vulgar peliculilla yanqui (y por ende de nula calidad) se convierte en una NC (novela cinematográfica) europea (y por ende de alta calidad).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.