Los años perdidos de George Pérez

Por todos es conocida la gran influencia que han tenido los años noventa en la gran mayoría de artistas de historieta estadounidenses. El camino marcado por ROB! y sus compañeros en la aventura editorial de los primeros tiempos de Image ha dejado una huella tan profunda en el camino que los que llegaron después no pudieron salirse de la ruta trazada por mucho que lo intentasen. Puede seguirse la trayectoria de muchos de ellos y llegados a un determinado dibujo podemos decir "esto lo dibujó en los noventa". Pequeños pecadillos de juventud, intentando ganar fama y fortuna emulando a los Popes de aquel mercado, que casi todos terminaron dejando atrás cuando se dieron cuenta de que no había fama y fortuna para todos si todos dibujaban igual.
 
s662bd.jpg
(Uno de tantos tributos a esta época dorada que abundan por la Red)
 
 
Sin embargo en el Observatorio de Fenómenos Adlianos nos hemos encontrado con un caso curioso que aparentemente permaneció inmune a la tendencia de los noventa: George Pérez.
 
Dave_and_George_Perez.jpg
 
Un artista fiel a un estilo propio recargado, pesado, detallista hasta la extenuación lectora, amigo de las viñetas pequeñas con mucho trabajo detrás, un orfebre del pincelillo, que lleva desde los años setenta hasta la actualidad trabajando para las dos grandes empresas de la industria. Va para treinta y siete años de permanencia en primera división y sin evolución apreciable en su estilo. Todo un ejemplo de longevidad e inmovilismo.
Esto no es normal. Compañeros suyos de quinta de aquellos años por Marvel y DC que sigan en activo (John Byrne, Frank Miller…) han ido madurando con el tiempo y sus estilos acusan el paso de los años, cosa que no sucede con el bueno de George. Podría decirse que este hombre ha pactado con el Diablo o ha encontrado alguna fuente de la Eterna Juventud. Podría decirse y, tras una profunda investigación, lo decimos.

Y es que repasando la tebeografía como dibujante de George Pérez se encuentra algo muy significativo: mantuvo una producción continuada destacable durante dos décadas en títulos punteros como Nuevos Titanes, Wonder Woman, el Guantelete del Infinito…hasta Enero de 1993, fecha en la que se publica la segunda y última entrega de la miniserie de Hulk: Futuro Imperfecto.
 

future-imperfect-ricks-superhero-memorabila.jpg
Después de esto, sencillamente desapareció de repente del panorama de las dos grandes, pasando a publicar cosas para editoriales menores de manera muy esporádica. Entre 1993 y 1994 vieron la luz cuatro episodios de Sach & Violens, un título para una línea epic que daba sus últimos coletazos y que apenas tenía relación con la Marvel que la cobijó en sus inicios.
 
sachsyviolens01g.jpg
 
Fue una obra menor, un divertimento que reflejaba una de las filias del dibujante., bastante asiduo a esas convenciones con cuero, látigos y medias de rejilla, pero sin apenas tebeos.
 
FetishConCreatureGeorgePerezTonyaKay-735693.JPG
Entres los años 1994 y 1995 detectamos algunas cosas del dibujante en el título Ultraforce de Malibú, lápices para los seis primeros números de esta serie para una editorial muy de segunda fila.
250px-Ultraforce01.jpg
Tras un 1996 en blanco, el descenso al olvido del autor se consumó en 1997, que solamente vió el inicio de Crimson Plague para la editorial Event ¿lo recuerda alguien?
crims1.jpg
 SI ya es raro que un autor puntero desaparezca tan rapidamente del panorama, más extraño es lo que viene a continuación, pues en Febrero de 1998, exactamente cinco años después de su "desaparición" de las dos grandes, reaparece para trabajar en la nueva etapa de Heroes Return de Los Vengadores como si nunca se hubiera ido.

los-vengadores_the-avengers_volumen-3_marvel-comics_comics-forum_kurt-busiek_george-perez_al-vey_01.jpg
Tenemos pues que George Pérez desapareció de la escena exactamente durante cinco años, desde 1993, año en que explotó el estilo Image en el mercado americano tras el estreno de Youngblood y Spawn en 1992 (y con una obra titulada Futuro Imperfecto ¡nada menos!), hasta 1998 con los Heroes Return que marcaron oficialmente el final del estilo noventero por parte de Marvel y DC. Un parentesis de cinco años en los que publicó menos de una docena de grapas por editoriales olvidadas, prácticamente nada. Antes y después de estos años oscuros, una producción frecuente y regular para Marvel y DC con un estilo característico e inconfundible. Cuando regresó  a Los Vengadores se dijo de su grafismo que los noventa no habían pasado para él. Aunque quizá hubiera sido más acertado decir que él no pasó por los noventa ¿o acaso le vió alguien?

¿Se trata simplemente de un cúmulo de casualidades? ¿acaso esas cosas existen?

Y es que tras sopesar todos estos hechos, lo más natural es concluír que George Pérez debe haber hecho algún tipo de pacto con fuerzas arcanas para preservar su estilo popular e inamovible durante décadas, ajeno a corrientes y vaivenes del mercado. Pero estas cosas llevan consigo un precio. Y en este caso el precio fueron cinco años, los que van desde 1993 hasta 1998. Visto en perspectiva, parece un buen trato ¿no?

Entonces ¿George P
érez
fue borrado de la realidad en ese periodo?por supuesto que no. Esta pregunta deriva de un error muy común, que es considerar que como en esta vida Todo está Escrito, el Destino debe ser un libro que puede borrarse y escribirse cuando suceden estas cosas. Un error bastante frecuente, como digo, achacable en buena parte a la imagen que dio de Destino el sobrevalorado Neil Gaiman. Todo está escrito, sí, pero ¿¿un libro?? que poco práctico. No, amiguitos:

El Destino está escrito en una hoja de cálculo.

Es más sencillo así. Si el equilibrio cósmico dicta que debemos ser juzgados por nuestros actos, lo mínimo es tenerlos bien ordenados y poder aplicar fórmulas de manera automática. Se ahorra mucha faena.

De manera que cuando Pérez ofreció en su impío acto cinco años de su vida ¿que necesidad hubo de borrar nada si basta con insertar celdas?

insert.jpg

En realidad George Pérez dibujó durante los noventa
, y su estilo se vio afectado por la corriente imperante, lo que sucede es que el Insert en nuestro continuo desplazó y diluyó estas obras a antes y después del periodo 1993-1998.
¿A cuándo? pues no es fácil saberlo, pero una vez tomamos consciencia del fenómeno es cuestión de buscar, que el que mucho busca algo encuentra. Y precisamente la semana pasada salió en quioscos y librería la recuperación de una obra del autor que nos ocupa, el Superhéroes Marvel de La Viuda Negra.
 
delaviu.jpg
Quedémonos con la imagen de la portada. Una mujer atractiva, proporcionada, esbelta, con estilo, una belleza discreta, un dibujo de líneas finas y detalladas, cada línea en su sitio, un pelo Pantene. Un George Pérez típico de 1983. Corresponde a la portada del número 10 de Marvel Fanfare. El mismo tebeo del que el maquetista ha escogido la ilustración para la entradilla del libro.
noncenti.jpg
No, no hay que dar importancia al gazapo que adjudica la autoría de la obra a Nocenti y Romita Jr, aunque para un arqueólogo de los adliano es una pista de que estamos yendo por el buen camino. Fijémonos bien en la imagen, la viñeta entre las doscientas páginas del libro que el maquetista ha escogido y limpiado el fondo para que la apreciemos como merece:
 
elsnoranta.jpg

Esto es una moza. Una jamelga. Caderas anchas y buenos pechos. Un uniforme ceñido y mojado que le marque bien las formas, el pelo deshecho. Brillos en el cinturón del uniforme y muñequeras Y a diferencia de la imagen de portada, un pistolón ¿y dice usted que es de George Pérez?¿el mismo artista que el de la portada?

Hay que decirlo. Nos encontramos a todas luces con un dibujo de los años noventa. Realizado en 1983 ¿Cómo es posible? Insert.

insert.jpg

Pero si esta hipótesis es cierta ¿no debería haberse repartido este efecto noventista por el pasado y el futuro del periodo de inserción? por supuesto, queridos. Pero ¿para que tenemos que buscar hoy en día estilos de los noventa si resulta que los noventa nunca llegaron a marcharse? ¡bienvenidos a mil novecientos noventa y veintiuno!

SupermanNumberOne2011PT.jpg
¿Acaso pensábais que era casualidad que hayan aparecido a la vez el tomo de la Viuda Negra y la renumeración de Superman? ¿no habíamos quedado que las casualidades no existen? Lo que sucede es que cuando alteraron el hilo de George Pérez en el Gran Tapiz de la Existencia, cortaron el período 1993-1998, volvieron a anudar y los extremos de 1983 y 2011 se quedaron tocando. Un efecto bastante evidente si no te limitas a mirarlo con las cuatro dimensiones de siempre.

(y es que si bien para ciertas cosas el simil de la Realidad con una hoja de cálculo es acertado, no debemos quedarnos ahí. Pues uno empieza pensando eso, se termina especulando sobre el sistema operativo que la gobierna y cuándo menos lo esperas un par de Agentes Smith te acompañan a una bonita celda acolchada)

 Tenemos pues que George Pérez es un artista especial, cuyo pacto con lo Arcano le ha asegurado la permanencia y la longevidad de su estilo. Pero habiendo tanta gente pol mundo ¿cómo sabe la Realidad quién ha participado en estos pactos y quién no? pues muy sencillo. Si tienes una hoja de cálculo y tienes en una celda algo que te interesa remarcar ¿qué haces? destacarlo. Con todos ustedes, George Pérez.

 GeorgePerez.JPG GeorgePerez001_FetishConX.jpg
230px-George_Perez_with_nieces.jpg
Estaremos de acuerdo que alguien a quien se le supone un mínimo de sensibilidad artística no viste estas camisas por gusto ¿verdad? ¿por qué las lleva, entonces?

¿No es más sencillo suponer que esas camisas son la forma que tiene la Realidad de destacarle para saber que ha hecho un pacto que le hace imperecedero?

Y si es así ¿no es lógico también suponer que George Pérez no debe ser el único caso?

Pensemos. Un artista muy popular que un buen día parece desaparecer del mapa, pero años después reaparece en el estrellato con la misma fuera que cuando se fue. Ah, y que lleve camisas de colores chillones.

¿Hace falta decir de quién más estamos hablando?

lobdellpic20029ta.jpg

De Scott Lobdell.
Aquel que lo fue todo en el cosmos mutante marveliano, que de repente pareció desaparecer (aunque tampoco fue así, en realidad estaba ganando dinero con adaptaciones a tebeo de las novelas de los Hardy Boys -no, nada que ver con wrestling) y ahora retorna al Nuevo Universo DC con nada menos que tres series.

lobdells.jpg
 

¿A que ahora todo tiene mucho más sentido?
De todo lo que hemos aprendido hoy, hay algunas cosas que podemos sacar en claro. La primera es que tenemos Lobdell todavía para muchos años y ya tenemos una idea bastante segura de lo que podemos esperar de él.
Y la segunda…
SergioAragones.jpg
Sergio_Aragonés_at_WonderCon_2009_1.JPG
aragones.jpg  
 
…la segunda es que comienzo a comprender por qué salen tan espaciadas las miniseries de Groo.
 
Así que partir de ahora, cuando veáis una camisa de esas por alguna convención, recordad lo que acabáis de leer y compradle el fanzín. Algún día será alguien. O a lo mejor ya lo es pero todavía no está sucediendo.
 

perezgrande.jpg

5 comentarios en «Los años perdidos de George Pérez»

  1. Un dibujante de superhéroes que sabe dibujar. Qué asco. ?Qué dirán en ZN (quitando los mensajes xenófobos, claro)?
    Y eso de Ultraverse, «editorial menor»… Una editorial que ha tenido a Pacella, a Arlem y a Lopresti entre sus dibujantes no puede ser más que MAYOR!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.