Cuidado con lo que deseas, podrían Sablearte

Para justificar el mayor precio de los tebeos de las editoriales independientes americanas (es decir, aquellas no-Marvel-no-DC), estas debían aportar algo más que sus grandes competidoras. En el caso de las publicaciones de la editorial First Comics (1983-1991), esto se tradujo en un mayor número de páginas de historieta en cada cuaderno, hasta 28 frente a las 22 habituales en otras casas. Al inicio de la aventura editorial, los entusiastas autores cargaron con ese poquito de trabajo extra de cada mes, pues en ello les iba el éxito. Pero cuando la cosa fue más rodada y la editorial se ganó un sitio en el mercado, comenzaron a llegar los acomodamientos y los trucos para cumplir con la cuota de páginas de historieta sin tener que chuparse todo el trabajo siempre los mismos.
1248846-clonezone_large.jpg
Comenzaron a llegar las historias de complemento a series como Nexus, con Clonezone, aquel cocodrilo humorista tan divertido (¿no os hacía gracia? debía ser cosa de la traducción, seguro…), o American Flagg, escritas por un tal Alan Moore. Hubo sin embargo un autor que se resistió a dejar páginas de su título en manos de otros autores o material de calidad inferior al producto principal: Mike Grell para su Jon Sable, Freelance. Sin embargo el rodillo editorial mensual pasaba factura y a la altura del número 22 tuvo que reducir el número de páginas de historieta. Las páginas restantes las ocupó con un diario de campo de su afición favorita: la caza mayor. Dado que el protagonista de la serie había sido cazador en Africa, se seguía manteniendo la unidad personaje-autor-contenido:
 
22-01.jpg
Esta sección se mantuvo durante tres números y en ella fue alternando texto, afotos…
22-02.jpg
…y dibujos tomados al natural de sus correrías entre sabanas (sin acento).
22-03.jpg
Dibujos de campo que mostraban la naturalidad de Grell para el boceto despreocupado, el trazo libre y suelto.
23-01.jpg

23-02.jpg 24-01.jpg 

Tras esta sección tan personal, Mike Grell quiso que la sección de complemento de su serie se convirtiera en la sensación de la temporada, y vaya si lo logró, pues albergó entre sus páginas a uno de esos acontecimientos planetarios que sólo suceden una vez por vez primera.
 
24-03.jpg
La serie de Jon Sable tuvo el honor de presentarnos la magia resultante de combinar arte con ciencia.

25-01.jpg

SHATTER, el primer tebeo producido por computadora. 28 de Febrero de 1985 ¿dónde estábais ese día?

(Es posible que muchos creyerais que el primer tebeo computerizado fue uno de Iron Man, pero eso es porque la historia la escriben los vencedores. Nada más lejos de la realidad, aquello, titulado Crash
51wTZ7aM2AL._SL500_.jpg

…fue la primera Novela Gráfica).

Por aquel entonces, a diferencia de ahora, la gracia de aquello era precisamente que se notara que esto no lo hacía un humano a mano alzada, que se notara el píxel. Eso molaba.

25-02.jpg
Yo es que es ver estas imágenes y acordarme lo bien y lo calentitas que tenía las manos aquellas tardes invernales de pequeño tecleando en el Spectrum.
 
25-03.jpg
MIentras Shatter iba saliendo de complemento, llegaban al correo de la serie las pertinentes cartas de los lectores comentando el anterior  Safari Sketchbook. Aparte del debate que surgió en el correo respecto al tema de la caza y el sufrimiento animal, lo de los bocetos gustó bastante.

Es cosa de gustos, algunos es oir eso del trazo suelto y derretirse, como cuando un tomo de cualquier cosa te lo cargan de extras, tapadura y sobreprecio y te cuelgan bocetos de esos. Para otros, que valoramos un dibujo por la cantidad de tinta y rayitas invertidas, eso de "suelto" nos suena más a "ir suelto", como cuando un alemán se hace una ensalada sin lavarla. Pero ya se sabe que lo que dicen los que escriben a esas secciones y lo que quiere el gran público no suele coincidir.

mars.jpg

Lo de Shatter como complemento se prolongó hasta el 30 de Sable, momento en el que derivó en serie regular propia aparte, impulsada por las buenas críticas de los fanes. Duró 14 números.

¿Qué complemento tomaría ahora las páginas finales de la serie de Grell? pues como se anunció en ese mismo número 30, ninguno; se volvería a las 28 páginas de historieta-historieta. cada mes Con dos pistolones.

31-01.jpg
Había una buena razón para esto. Muchas series de First estaban migrando al formato de lujo, lo que suponía un recargo en el precio, de 1.25 a 1.75, frente a los 65 dólares centavos que  podía costar un tebeo de Marvel o DC, y Sable estaba a punto de pasar a esa línea. Había  por tanto que mimar todavía más el contenido.

Sin embargo a lo bueno se acostumbra uno demasiado pronto, y Mike Grell no fue capaz de aguantar nuevamente el ritmo de 28 mensuales durante mucho tiempo. En el número 33 aprovecha una historieta de leprechauns para que medio tebeo se lo dibuje otro, una estrella invitada.
 

33-01.jpg 33-02.jpg
De forma que estuvo fresco y en forma para estrenar el formato de lujo en el número 34, contando para ello con una colorista invitada de excepción, estrenando de paso un nuevo estilo narrativo.

34-01.jpg

Y es que si la saga que estrenaba iba de una caza por las montañas y los bocetos de su diario de safari habían sido tan aplaudidos ¿por qué no integrar un estilo más suelto, natural y espontáneo en la propia historieta? podía aplicar este mismo estilo a toda la aventura para que quedase más distendida. Total, había 28 páginas que llenar.
 

34-02.jpg

 

Y si con 28 no llega, pues que la saga ocupe más números ¡anda que no tiene meses el año!
34-03.jpg
Estamos pues ante un experimento narrativo de primer orden, ya que por la cantidad de páginas enteras y dobles que componen esta aventura podemos decir que el número 34 de Sable supone una pieza angular del decompressive storytelling en el comicbook estadounidense.
34-04.jpg
No, no es la sección de complemento, es la historieta misma. Todo, todo en el mismo tebeo. El 28 marca la meta.
34-05.jpg
 
En el episodio siguente, continuación de este mítico 34, aprovecha unas fiebres del protagonista para marear algo más la perdiz y colar una página doble de lo más delirante con mensajes simbólicos enmarcando la impactante ilustración.
 
35-01.jpg
A estas alturas habréis notado ya dos cosas: (1) que no sólo el trazo de Grell lucía un estudiado descuido, sino que también lo estaba haciendo su narrativa, y (2) que estoy metiendo los tebeos de cualquier manera en el escáner. Ambas cosas son ciertas.

35-02.jpg
 

35-03.jpg
Poco queda de ese autor amanerado y abigarrado de los primeros números de la serie o el mítico Warlord de la DC. Pero podía perdonársele por dos números…si no fuera porque al terminar la saga de la cacería siguió aprovechando la mínima para colar alguna página entera o doble con cualquier cosa para poder llegar a esas 28 páginas prometidas. Los réditos merecían el esfuerzo.
 
36-01.jpg
De manera que en el número 37 el personaje se vuelve a Africa de cacería, y el autor nos recibe con esta doble página mítica, toda una declaración de intenciones. Lo de las derecha son cazadores.

37-01.jpg

 

El argumento era fiel reflejo de dibujo y narrativa, es lo bueno que tiene que guionista y dibujante sean el mismo (eso y que el editor se ahorra llamadas, es algo que la nueva DC está recuperando). En esta saga la suspensión de credulidad se puso una ensaimada en la cabeza e hizo la ola.
 
 
39-01.jpg
Pero, ey, es lo que los lectores habían pedido. Que bonito era el trazo suelto de Grell. Pues tomad, dos tazas de trazo suelto. 28 páginas de trazo suelto. Pagad, son 1.75 ¡un lujo!

A estas alturas, el nuevo estilo del autor era tema de debate en la sección de correo, con alguna que otra opinión a favor, aunque cada vez era más difícil encontrarlas. La cumbre del trazo suelto llegó en una saga de dos números titulada, precisamente, "El Fan" ¿un guiño?
 

40-01.jpg 40-02.jpg
Y como a estas alturas el clamor contra el nuevo rumbo artístico de la serie era ensordecedor, Mike Grell volvió a hacer caso a las voces mayoritarias de la asamblea. Dejó el dibujo de la serie. Continuando con los guiones, encargo el dibujo de los números 44 y 45 a Judith Hunt.

Tras ella, se dejó paso al arte de Mike Manley.

Para celebrar un número tan redondo como el 50 tiró la casa por la ventana y se trajo a nada menos que Rob Phipps.

Al que siguieron gente como Gerald Forton

…y George Booker.

Con este panorama y a estas alturas, la llegada de Tony Salmons a la serie fue recibida como un bálsamo para los lectores que quedaban despiertos, que debían ser pocos pues hacía algunos episodios que se había bajado a las 26 páginas de historieta y nadie pareció haberlo notado.

Total, que siendo así, Mike Grell aprovechó un espacio de publicidad en el número 56 para anunciar que la serie cerraba en ese mismo número para ser relanzada al mes siguiente con un atractivo nuevo número 1 y un equipo creativo nuevo: el guionista Marv Wolfman y el malogrado dibujante Bill Jaaska. Haciendo caso a los gustos del público, si no les gustaban las historias se cambia al historietero. Marv Wolfman aguantó dos años en el puesto, siendo sustituido por un fan, Steve Kaye.

Tenemos en definitiva una serie que comenzó con un determinado planteamiento y grafismo, que conforme se fue amoldando a las peticiones del público de la sección de correo fue dando bandazos a un lado y a otro hasta que fue imposible maniobrar contra la inercia y el icéberg de delante.

Moralejas: Querido autor: Haz lo que te dé la gana y pasa de lo que te diga el público. Querido público: mucho cuidado con lo que deseas, a veces lo peor que puede suceder es que se haga realidad (¿qué oigo? que os encantaría tener a George Pérez de autor completo en Superman? ojito…)

 

7 comentarios en «Cuidado con lo que deseas, podrían Sablearte»

  1. Mmm, qué bien sabe.
    Pues, como quería decir antes, el Toutain ya había publicado en su día unas historias de un tal Michael Goetze, con unos pixelados dignos de Planeta o Panini. Estos alemanes, siempre por delante…

  2. Ups, perdonen el postus interruptus, lo dejé programado ayer y juro que estaba todo el texto. Lo que ha llegado hoy a vuestros receptores estaba cortado en cuando llega Judith Hunt, he rehecho el texto deprisa como buenamente recordaba, sorris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.