Los I-Men, con perdón

grant.jpg Esto era un supergrupo encubierto de seres inadaptados, reclutados por un sombrío líder inválido con el fin de defender a un mundo que les temía y odiaba de diversas y coloridas amenazas. La serie siguió esta premisa durante años con etapas de mayor o menor popularidad, llegando a sufrir una cancelación seguida años después de otra oportunidad con nuevos personajes y un repunte de popularidad aunque sin salirse demasiado de las premisas originales. O al menos esto fue así hasta que llegó Grant Morrison. El escritor escocés volvió patas arriba el planteamiento inicial de la serie con un nuevo enfoque rompedor que atrajo un buen número de lectores atraídos por el nuevo sabor adulto del título. La metáfora de ese "patas arriba" se reflejó en la nueva logoforma del grupo diseñada por Morrison, que podía leerse tanto boca arriba como boca abajo. La diversión duró unos cuantos años en los que el grupo concatenó una serie de sagas memorables aunque nadie recuerda demasiado bien qué carallo pasó al final. Cuando Morrison salió del título éste continuó por otros derroteros, y a día de hoy, aunque algunos de los personajes sean los mismos, poco queda de aquel grupo extraño y desasosegante que Grant construyó.

Hablamos, por supuesto, de la Doom Patrol.

Allí, Morrison dió rienda suelta a sus chaladuras habituales que parecieron frescas porque todavía no le teníamos muy calado. Convirtió un título de lo más marginal en algo a lo que merecía la pena acercarse. Su trabajo fue seguido por fanes de todo tipo y condición, siendo algunos de ellos entusiastas del mismo hasta extremos casi inimaginables.
 
girlyshirt.jpg

De lo más extremo algunos, oigan. Hasta podría decirse que ilegales.

ddiapper.jpg

Como ya sucedió en Animal Man, parecía que tras él poco podría hacerse con el título, que quedó en manos de Rachel P*ll*ck, con la que hicieron al principio el juego de que era una chalada de las que escribía cartas al título y que sus salidas de tarro la hicieron merecedora de tomar el relevo. Lo cierto es que P*ll*ack es una reconocida escritora y tarotista, y los que han tenido la posibilidad de leer su etapa en el título que terminó cancelando hablan bien de ella (Myca, manifiéstate). Rachel siguió un tiempo más en esto de los tebeos, pasando de la alternativa Doom Patrol a ¿podréis creerlo? Los Nuevos Dioses. Cuesta creer qué podría rascar una persona que ha trabajado en Vertigo con esos diosecillos de colorines, pero en fin…

Reconozco que la pista del principio sobre el logo reversible podía confundir, pues muchos sois los que recordabáis el paso de Morrison por Nuevos X-MeneM-X soveuN:
 

00-x-men-logo-new-x-men.jpg
Y sois menos los adinerados afortunados que disfrutásteis al completo de la etapa de Morrison en la Doom Patrol:
 
logodp.jpg 
Aunque por otra parte es cierto que la Doom Patrol y los X-Men tienen bastantes puntos en común. El hecho de haber sido escritos ambos por Morrison los une todavía más (años más tarde llegó también John Byrne al título, pero eso no cuenta, que del que trabajó en los mutantes sólo quedaba el nombre). En ambos títulos Morrison ha ido desplegando sus temas conocidos que también aparecieron en Los Invisibles: sociedades secretas, tanques de pensamiento líquido, hombres tijera guardianes de un mundo imaginario que pugna con entrar en nuestra realidad, una dimensión en la que los personajes pueden verte e intentan salir hacia tu realidad…
 
3dpantalla.jpg
Visto así, el hecho de que por la misma época en la que Morrison comenzó a escribir los X-Men, taquión más, taquión menos, las películas basada en estos mismos mutantes sin trajes de lycra chillona fueran un éxito podría considerarse como un logro para el escoces por cuanto consiguió que sus personajes escapasen del corsé de la página impresa para cobrar dimensión y movimiento en nuestro continuo Es cierto también que una película no pasa de ser una proyección bidimensional, pero así como un mero cuadro esconde el potencial para devorar París, la conquista de la gran pantalla es un primer paso para alcanzar la cohesión plena en el mundo material. Hoy día es de lo más habitual ponerse unas gafas en el cine y cobrar conciencia de la tercera dimensión. Y de ahí a escapar cuando no nos fijemos y conquistarnos no hay más que un paso. Un paso que a lo mejor resulta que pueden haber dado y haberse establecido entre nosotros desde hace tiempo. Nadie vigila las pantallas de los cines cuando la proyección termina. Bueno, actualmente casi ni cuando se proyecta.
Inquietante ¿no es cierto? era una cosa que llevaba un tiempo rondándome por la cabeza, que podrían estar entre nostros y sólo era cuestión de ver de la manera adecuada para encontrarles. Como muchos suelen decir, una tontá.

Pero el viernes pasado,por la mañana, sucedió. Les encontré, sé dónde están.

Iba tranquilamente llevando a las pequeñas bestias con el coche al cole, siguiendo el cansino paso del autobús escolar que tenía delante, levanté la mirara, me fijé en el cartel de su parte trasera  y me di cuenta de que el Centro Ramiro Izquierdo es una institución bastante sugerente.
 

logoizq.jpg

No me extrañaría nada que los Jóvenes Talentos que dice reclutar esta Escuela fueran algo…especiales.

Seguí fascinado detrás del autobus y su sugestivo logo durante un buen trecho, hasta que nuestros caminos se bifurcaron y siguió por otro camino, curiosamente el contrario que debería seguir para llegar al Centro. Más tarde caí en la cuenta de que s&o
acute;lo lo había visto por detrás, no podía descartar que fuese conducido por algún personaje al que fuera imposible enfocar de forma clara o que el vehículo estuviese propulsado por alguna bicicleta que hubiera pertenecido a la primera persona que probó el LSD.

Investigué más al respecto, por supuesto, pero cada nuevo dato lo único que me proporcionaba eran más preguntas. A saber:

rimor.jpg

¿por qué no existen en la Red fotografías del directo del Centro de pie?


¿Deberían alertarnos las buenas marcas de sus alumnos en las competiciones de Atletismo?

Y la tercera pregunta que me pedía el cuerpo era:

¿Por qué oculta razón el Centro Ramiro Izquierdo visto desde el aire tiene forma de Pentágono?
Aunque para hacerla primero tenía que comprobarlo, claro, dejando que la realidad estropee etc etc. Búsqueda en Google Maps. Y pude constatar una vez más que para el adláter entrenado la Realidad es todavía más inesperada que la hipótesis más peregrina:
 
elmapaelmapa.jpg  
¿Por qué razón no es posible ver el Centro Ramiro Izquierdo desde el aire?

¿Es, acaso, Invisible? ¿Existe el Centro Ramiro Izquierdo en nuesta realidad o es solamente una tapadera? ¿Qué oculta? ¿Sabía Grant Morrison lo que estaba haciendo? ¿forma TODO parte de un PLAN? ¿es posible contrarrestar esta invasión irrumpiendo en sus clases e introduciendo la ecuación de la Antivida en todas sus calculadoras programables?

Permanezcan atentos, la realidad tiene más matices de los que nuestros toscos sentidos son capaces de apreciar y toda precaución es poca. Vigilen a su alrededor, cualquiera puede ser uno de ELLOS. Y si alguna vez en el parque ven que un niño funde un huevo (kinder) a otro con la mirada, tengan por muy probable que será un estudiante del Centro Ramiro Izquierdo.

Y si alguna vez encontráis el símbolo en otro autobús, haced como yo si queréis mantener la cordura: no miréis quién conduce. Hay cosas que es mejor no saberlas.

8 comentarios en «Los I-Men, con perdón»

  1. Antes de que lo diga el señor John Space,me adelanto:En Morrison confiamos.
    (Por cierto,¿ésto puntúa de alguna manera en la Liga Fantástica,aunque sea de manera tangencial?)

  2. Por cierto, que si al logo de los New X men le quitas las respectivas enes y uves es SIMILARMENTE IDÉNTICO al que Crazy Jane propone para la Doom patrol. Es evidente que Morri está haciendo algo con nuestras cabezas, pero no sé el qué. Miedito…

  3. A mí me ha recordado a lo que cuenta Alan Moore en From Hell cuando, yendo en un taxi, le acechaba por detrás (con perdón) un camión de una compañía llamada Widowson.

  4. Myca presente.
    Y sí, me gustó la Doom Patrol de Rachel Pollack. No tanto como la de Morrison (si es Morrison, es bueno y punto), pero más que la de Kupperberg. Y que la de Byrne. Y que la de Giffen.
    Vamos, que a falta de meterme con los dos showcases de la DP clásica, puedo decir que la DP de Pollack es la segunda que más me ha gustado. Eso sí, aún estoy por determinar si la cosa rara aquélla que dibujó Tan Eng Huat me gustó o no.
    Por cierto, ¿no es irónico que un transexual se apellide Pollack?

  5. Ahhh, la P*ll*cokpatrol, cuanta Genialidad! Con esos fantasmas de intercambiadores de parejas que sirven de lo que Póritco servía a la otra Patrulla (pero hablando por los codos). Esas sagas tres veces más largas que las de GRANT! Ese permanente tonillo de «mirad, mirad, yo también puedo tener ideas tan raras como las de Morrison, ¡no os vayais a Los Invisibles!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.