Alegrando las chiribitillas

Cuando voy a una librería, no suelo mirar con demasiado atención el rincón de los mangas. Apenas me fijo en ellos (y si entre esto y el posteo anterior no consigo comentarios, abandono).

Por supuesto, no es porque no me gusten los tebeos japos. Claro que no, al contrario. Los que conozco me encantan. Pero soy reacio a descubrir nuevos títulos in situ. Intento conocerlos antes por la Red, en cuanto se anuncian, leer buenas reseñas y  reservarloss con antelación. Así, el día que llegan paso por la tienda y me los dan en el mostrador. Prefiero no tener que ir a buscarlos ¡AHÍ!

manga.jpg
Que no es por las dioptrías, tras las Bibliotecas Marvel nos pueden echar cualquier cosa. Tampoco es esa sensación de que pese a tener el título delante no se tenga muy claro con la tipografía si el título está en inglés, japonés, catalán o castellano tras intentar leerlo varias veces o tratar de distinguir el número del tomo en la portada. Tampoco. Es un poco que se juntan todas esas cosas con la costumbre de tenerlos todos tan arrejuntados y la conjunción de formas, colores y tamaños resultante. Esa amalgama caleidoscópica epileptizante en la que el bosque tapa a los árboles. Nuestros ojos buscan un tebeo, pero el estante nos devuelve la mirada y somos incapaces de aguantársela. Es mareante. Hipnótico. Y algo doloroso. Cuando hundes la mirada en el estante de los mangas nunca sabes si regresarás de ¡AHÍ! igual que como entraste.
 
1.1283109418.manga-bookshop.jpg
Y esa, amiguitos, es la verdadera razón por la que en los sitios buenos tienen el detalle de colocar los mangas con los lomos a la vista en vez de las portadas, para que el que busca algo concreto sea capaz de encontrarlo sin perder la cordura en el intento.

Poco importa que cada librero intente colocar sus productos en una distribución cromática lo menos violenta posible, nunca lo conseguirá. Es algo que echan en las cubiertas que consigue ese efecto en cuanto pones cuatro juntos. Lo que ocurre es que como esto que me pasa a mi le suceda a más gente, esta moda del manga irá para abajo. Las editoriales deben buscar fórmulas para promocionar sus productos sin violentar los sentidos de sus potenciales clientes. Por eso me alegré cuando me enteré de que PlanetadeAgostini iba a anunciar sus novedades de manga del mes en un documento aparte del del resto de sus productos. Bien hecho, Planeta (sí, soy una *uta de las comentarios ¡soy capaz de decir cualquier cosaa para conseguir uno!). Había dejado de abrir sus pdfs del mes si presentía que al hacer un scroll podía encontrarme con alguna sección japonesa, podría hacerme perder el conocimiento y como soy de esa inmensa minoría que consulta estas cosas en horario laboral sería difícil explicarlo al despertar a los compañeros y superiores (¡me echaron links en el colacao!). Y por alejarme de los mangas me distanciaba también del resto de sus novedades. Ey, a lo mejor por eso me pasé casi toda DC al Book Depository…no, no fue por eso, pero ese es otro tema, nada que no sepáis… El hecho es que ahora que estaban separadas, y como tampoco había demasiado que hacer en la faena, hasta me animé a echar una ojeada al documento promocional del avance de los mangas para 2011. Convenientemente preparado de antemano, por supuesto. En ayunas, sentado en silla con respaldo y apoyabrazos, echado hacia atrás, unos ejercicios de respiración previos, unos minutos de calentamiento muscular, algo de lágrima ocular para hidratar, clic para abrir y…
 

¡Gracias, Planeta!
¡ASÍ SÍ!

AVANCE MANGA 2011

5 comentarios en «Alegrando las chiribitillas»

  1. A los japoneses las portadas abigarradas de tomos recopilatorios les dan una sensación de bienestar, después de toda una vida de ver portadas como ésta.
    (Nunca habíais visto a ninjas y piratas toreros, no?)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.