Crítica traducida

En su esfuerzo por proporcionar un servicio a los millones de adláteres que nos siguen, desde ADLO! Sección Servicio Público hemos decidido traducir las críticas gafapastas de los diarios a un lenguaje que el resto de la humanidad pueda comprender. Para comenzar esta serie, hemos elegido la crítica de la película de Scott Pilgrim publicada en El País. De nada.

Arqueología del hoy

En su telecomedia Spaced (1999-2001), Edgar Wright forzó al máximo las limitaciones del lenguaje televisivo para emular una retórica filocinematográfica que hiciese justicia a la voracidad referencial de sus personajes: un repertorio-tipo de la generación que creció con la primera trilogía de La guerra de las galaxias y vivió su desencanto colectivo con el estreno de la segunda trilogía.

Hola, amiguitos. Hoy vamos a criticar una película que ha hecho un pavo que se dedicaba a hacer una telecomedia de esas llenas de chistes que sólo entienden los friquis.

Scott Pilgrim contra el mundo, adaptación de la serie de historietas del canadiense Bryan Lee O’Malley, es la película de Wright que marca su (¿temporal?) emancipación del grupo completado por sus dos compinches de Spaced -los cómicos Simon Pegg y Nick Frost-, pero, en cierto sentido, puede interpretarse como un intento de ajustar las estrategias de ese trabajo a otra sensibilidad generacional: la de los retoños amamantados con indie pop, educados en la dinámica del progreso y el crecimiento personal a fuerza de videojuegos, susceptibles de codificar su emotividad con el vocabulario icónico de un anime y empeñados en disolver las fronteras de su intimidad twitteando desvelos en 140 caracteres.

Pues resulta que el director, que ha tenido mucho menos éxito que sus antiguos compañeros de trabajo y ha tenido que buscarse las castañas en otra parte, ha sido listo y ha pasado de sus target habitual de treintañeros con síndrome de Peter Pan y ha optado por hacer una peli para los niñatos adolescentoides, que al fin y al cabo son los que llenan los cines y alguien tiene que hacer películas para que vean, porque si no se enfadarían de que les cobraran ocho o nueve rulos por comerse unas palomitas a oscuras.

Si, en el original, O’Malley se apropiaba, de manera un tanto tosca, de las caligrafías del manga para desgranar la épica sentimental de un posadolescente, enfrentado al pasado promiscuo de su objeto de deseo, aquí Wright convierte cada fotograma en exagerada caja de resonancia de una tentacular cultura pop conjugada en estricto presente.

La película está basada en un tebeo dibujado con un tío por un otro tío en estilo manga, que es lo que hacen todos aquellos que no saben dibujar pero quieren (aunque no lo merezcan) publicar un cómic. El tebeo va de un tío que se echa de novia a un putón verbenero, pero el director de la peli, que sabe que con eso no se va a ninguna parte, decide meter todas las referencias a la cultura indie pop que puede para alargar la broma y llenar el tiempo que le han dicho que tiene que durar la peli.

Es una de esas películas que sublevarán a todo purista que tuerza el morro ante la mera mención del concepto posproducción,

Lo único que llama la atención de la peli son los efectos especiales y demás florituras,

pero su incesante festival de pirotecnias confirma a Wright como formalista tan cargado de energía como capacidad de invención.

pero aunque la peli no tiene nada más, hay muchas lucecitas y eso y al menos las peleitas tienen ritmo y son originales.

El cineasta ha definido su película como el cruce entre una comedia de John Hughes y una película de Jackie Chan. La definición es ingeniosa, pero no exacta:

El director éste debería dejar de beber en sus ratos libres, porque lo flipa mucho:

en realidad, es una de esas películas que son, hasta tal punto, síntoma de su época que solo alcanzará la inmortalidad cuando se convierta en testimonio arqueológico de un mundo antiguo, desaparecido.

su peli es una mierda pinchá en un palo, pero seguro que dentro de unos años, para alguien será una peli de culto. Porque hay gente para todo.

 

Y, además, el post de hoy os ofrece como contenido extra…

…REANÁLISIS ADLO!

¿Una peli que narra como un mindundi se enfrenta al recuerdo de los múltiples ex-novios de su nueva y existencialista novia utilizando como metáfora los videojuegos hasta que aprende que lo más importante para que una relación salga bien es ser el que más mole? Sólo podría mejorarse si la dirigieran los Wachowski. O las Wachowski, que ya me pierdo. Palabrita de crítico sesudo y profesional.

19 comentarios en “Crítica traducida”

  1. Ha faltado añadir “y es un vil plagio del Magical Drama Queen Roxy de Adam Warren” en unos dos otres párrafos. Bueno, en lenguaje gafapasta: “incapaz de negar la parentela del clásico neomanga Magical Drama Queen Roxy de Warren”.

  2. debe de ser la primera vez que estoy en completo desacuerdo con ADLO
    La pelicula es absolutamente soberbia, con una cantidad de referencias enorme, con un guion que engancha, con muchisimo ritmo, con unos protagonsitas adorables y unos villanos realmente odiosos, y que es mas que una pelicula de amor para adolescentes
    Es la pelicula perfecta para todos los que hemos cumplido los 20 y seguimos siendo adolescentes. Para todos los que somos un poco Scott Pilgrim. Porque, que quereis, lo que menos me intereso de la peli fueron los efectos especiales ( pese a que son una maravilla, ese efecto de katana pixelada es genial) si no la historia y como estaba contada. Y me llego, la verdad
    Quizas el problema es que algunos ya van viejos y amargados… quizas os hace falta sangre nueva, Adlateres xD
    Y mira que os tengo cariño, pero esta critica realmente suena a ¨Soy un hombre de mediana edad con una vida gris y que espera que todas las peliculas sobre los temas que me gustan ( comics en este caso) traten de los temas que a mi me interesan¨ . Y no era el caso

  3. Maldito isleñopaleto es lo que pasa con los indios que no son capaces de tomar el pulso del mundo actual porque aún están adorando a un volcán y… ¿Tú no eres E.Martín, verdad?

  4. Querido Ender:
    No sé de dónde sacas que en Adlo no nos ha gustado la adaptación al cine de Scott Pilgrim. En este post, sólo hemos querido ofrecer un servicio traduciendo la crítica de El País a un lenguaje que los no culturetas puedan entender. Pero el contenido de la crítica es responsabilidad del autor original, no del traductor. Yo sólo puedo responsabilizarme del contenido del Reanálisis, donde digo bien claro que la película sólo podría mejorarse si la dirigiesen los Wachowski. Y eso es bueno, ¿no?
    En cualquier caso, me alegro de que la película te haya gustado y te felicito por tu entusiasmo. Como te digo, a mí también me ha parecido GENIAL! No obstante, no estoy seguro de que todo el mundo vaya a considerar adorables a los protagonistas (que son los típicos protagonistas de un slice of life, de esos que sólo saben llorar porque no tienen novia o porque tienen demasiadas novias y te dan ganas matar a la altura de la página diez), y estoy seguro de que mucha gente considerará a los “villanos” más patéticos que odiosos. Tampoco estoy convencido de que ese guión donde Scott Pilgrim engaña a sus villanos con unos argumentos propios de niños de primaria (“-Venga, si eres tan bueno, ¿porque no haces tal/te tomas un cual? -Quieres que haga eso para engañarme y que me mate -Venga va, ¿a que no te atreves? -Vale, lo hago, pero si me mato… oh, vaya, Scott Pilgrim, me has vencido”) pueda ser considerado como “un guión que engancha”. Pero vamos, cosas de adultos amargados que no entienden la gloriosa aventura en que consiste eso de seguir siendo adolescente mientras se siguen cumpliendo años y los sacrificios que ello supone. Pero no dejes que un crítico de cine le llame a eso síndrome de Peter Pan.
    Desde este púlpito quiero felicitarte por tu fuerza de voluntad y animarte a que sigas por ese camino que es el tuyo propio, el que has elegido. Y que no hagas caso a aquel que salía del cine diciendo “para que te guste esta peli has de tener una edad mental tan, pero tan baja, que yo no la he tenido nunca”. Envidiosos que son todos.

  5. Bleyer, querido, no quiero empezar una guerra, basicamente porque soy lector de este blog desde hace ya unos cuantos años y os tengo cariño. Amen de que no guardo ningun resentimiento, cada uno tiene la opinion que tiene, pero por lo general, hay que intentar expresarla de manera minimamente respetuosa
    Los personajes de los slices of life, por lo general, tienen carisma 0. Y eso en Scott Pilgrim, no pasa. No se de donde sacas lo de llorones , la verdad. De hecho, a mi si hay algo que me disgusta de la peli es que todos sean tan ¨cool¨….
    Los villanos son odiosos por pateticos y es lo que pretende. La forma de matarlos es clasica, casi referencial. Y blabalbalablabalabla
    Paso de seguir escribiendo, no te voy a hacer cambiar de opinion. Para mi la pelicula es una maravilla, muy bien dirigida y con interpretaciones mas que correctas. Para ti no
    pos ya esta hoyga, que a mi no me paga nadie por defenderla xDDD

  6. Ender: no se llama abuelo a quien se le tiene cariño. Eso es algo q se aprende a los taytantos, concretamente la primera vez q alguien te lo hace.
    Y Erklazer: ¡Claro que le película me ha gustado! Si no fuera así, ¿le dedicaría un post en un blog? ¡Eso sí que sería una pérdida de tiempo!

  7. “El tebeo va de un tío que se echa de novia a un putón verbenero”
    Nadie había hecho un resumen de Scott Pilgrim tan breve y tan acertado. 😀
    “Quizas el problema es que algunos ya van viejos y amargados… quizas os hace falta sangre nueva, Adlateres xD”
    Eh, que Bleyer y yo somos la sangre nueva (bueno, llevamos unos añitos por aquí, como lectores y colaboradores, pero creo que somos los “peques” del blog). xD Y nada, tendré que salirme de scope… otra vez:
    A mí también me ha gustado mucho la película, pero no se puede negar que, igual que en el cómic, hay situaciones que son ridículas (supongo que O’Malley lo hizo a sabiendas de que eran ridículas, ídem con Wright al pasarlas a la peli) pero que, dentro de la lógica del mundo de Scott Pilgrim y por el tema de referencias a la cultura pop, cuadran. Pero siguen siendo ridículas y los personajes, aunque tengan carisma, siguen teniendo aspectos propios de un slice of life y algunos sean, en mi opinión, directamente odiosos (Envy, por ejemplo).
    El cómic y la película juegan con la nostalgia de la gente que ha vivido los 80 y los 90, y lo hacen muy bien, pero no nos engañemos: en verdad es una comedia romántica indie con algo de acción y tonterías propias de ambas décadas para que esbocemos una sonrisa nostálgica (y lo digo: me gustan tanto la película como el cómic, pero tampoco es que los considere obras maestras). 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.