Lo que tira del mercado

Las cosas no han sido siempre como ahora. Hubo un tiempo en que los tebeos de superhéroes estaban destinados a un público juvenil, con aventuras dinámicas y emocionantes publicadas en cuadernos populares grapados y económicos. Aquello se vendía, sí, pero siempre hay gente con otras inquietudes más allá de si La Cosa puede a La Masa, y es por eso que también tuvo salida otro tipo de material, llamado más adulto porque sus tramas de fantasía y ciencia ficción eran bastante más sofisticadas que las de los tebeos de colorines. Esto era algo más. Esto era Cómic. Mejor formato que los superhéroes y un precio acorde al formato.

c-uL0.jpg

Había una especie de pique entre los de un bando y otro. Tened en cuenta que entonces todavía no existían los otakus. Unos decían que los tebeos de superhéroes pijameros eran infantiles, mientras que los otros llamaban a los lectores de este comic adulto intelectuales pajilleros. Y es que casualmente por exigencias del guión en estos tebeos más sofisticados lo abrieras por donde lo abrieras siempre podías encontrarte un desnudo o como mínimo un par de senos. Se ve que así podía colmarse más de una inquietud. Echar dos pájaros de un tiro, y más vale pajaro en la mano que  volando. Costaban más dinero, pero se amortizaba lo que valían. Material adulto para un público adulto. Un precio para que los infantes no puedan pasar de su Marvelada semanal y arreglado. Cada uno a lo suyo.

Y esto fue así durante bastante tiempo. Pero sucedió que los que se habían críado con los superhéroes se resistían a dejarlos. El otro material tenía una pinta atractiva, pero el precio era algo que echaba para atrás, acostumbrados a no pagar más de 350 pesetas por un tebeo. No daban el salto. Pero las aventuretas de los superpijamas tampoco les colmaban. En este impasse tan tonto se podría haber perdido por el camino toda una generación de lectores, a lo que el medio no hubiese sobrevivido. Hubiera sido el gran desastre que podría haber terminado con el mercado de la historieta. Pero la industria supo reaccionar a tiempo: si leían revistas juveniles entrando en edad adulta, había que hacer a los superhéroes más adultos para que siguieran comprando.

Y siguiendo este razonamiento, en menos de diez años los tebeos de superhéroes pegaron todo un vuelco. Tramas más complejas, mayores dosis de violencia, y la inclusión de erotismo y bastantes pechugas. Todo lo que se podía conseguir en los tebeos de los intelectuales pajilleros pero sin salirse de las compras habituales.

Aunque al mismo tiempo que se introducían cambios en las temáticas, se fueron cambiando poco a poco los formatos: que si ahora en un tomo finito, que el episodio sale más barato, luego más tarde que si en tapa dura era mejor, luego que si el formato de más lujo…el resultado es que los tebeos de superhéroes se convirtieron gradualmente en aquello que sus lectores habían estado evitando acceder: en algo para intelectuales pajilleros. Y cuando sucedió esto, se hizo más rentable para los artistas trabajar en superhéroes que en revistas o álbumes, que era donde estuvo antes el negocio. Ya veis, los ciclos del mercado de la historieta se basan en algo tan evidente como enseñar cacho o no.

De esta forma, las historietas para adultos actuales pueden resultar un agradable estímulo intelectual, pero todo un freno para la líbido. Dicen que en este mundo hay gente para todo, pero se me hace difícil imaginar a nadie sucumbiendo a sus bajos instintos mientras sujeta con una mano un Persepolis o el Asterios Polyp, o usando la portada de un Popeye de Fantagraphics como juguete erótico. Pero, ey, tampoco es que tenga una gran imaginación, cada uno hace con lo suyo lo que quiera. La cuestión es que por esta razón hubo una serie de autores consagrados en el tebeo adulto que han terminado pasándose a los superhéroes para poder seguir ofreciendo lo que solían hacer. Quizá el caso más evidente fue cuando Richard Corben comenzó a hacer cosas para Marvel (MAX) y DC (Vertigo). Tampoco era que de golpe el Castigador o John Constantine fueran pegando tiros o haciendo hechizos por ahí con el badajo colgando a lo Den (quizá con Luke Cage…), pero esos sellos "adultos" permitían alguna teta de vez en cuando y mucho, mucho desmadre violento. Y pagan bien. Tanto que al final otro gran artista adulto terminó por decidirse: Milo Manara.

Tras alguna cosilla comercial para todos los públicos como una aventura protagonizada por Valentino Rossi (que hizo que Jorge Lorenzo se picase y contactase con el Estudio Fénix para hacer algo con él, tebeo que desde que ganó el campeonato de MotoGP podéis encontrar de nuevo en los quioscos), Milo Manara se subió al caballo ganador para publicar un Novela Gráfica de los X-Men escrita por Chris Claremont.

frontetas.jpg
Que a lo mejor la portada puede llevar a engaño porque habla de "Hombres"-X aunque en la imagen sólo se ven titis. Pero para eso se inventaron las contraportadas, para que quedase todo claro:
backculo.jpg
Supongo que con esto no os quedara ninguna duda de que se trata de un material sofisticado y adulto. Y aclarar que no es una imagen para enganchar engañando al intelectual con inquietudes, que esta escena ocurre dentro del tebeo.

(Siempre suponiendo que la contraportada de la edición española traiga esa imagen, pues cuento esto partiendo de una edición inglesa. Que le vamos a hacer, que uno es Claremontista hasta la médula, y como en Panini decían que tras la edición limitada en blanco y negro no lo reeditarían nunca jamás, pues que fui bobo y pensé que decían la verdad y me tuve que buscar la vida…

pedido.jpg

Lo que pasa es que como esa primera edición quedó segunda en los PicAdlo!s de este año por un mísero 1% de diferencia respecto a la ganadora Batman, Cristina, Barcelona, en la editorial debieron pensar que volverlo a sacar en color les haría entrar en la siguiente conovocatoria en la que tendrán más posibilidades de ganar. Ganar premios es importante. Debe haber sido por eso)
Y como en los tebeos sofisticados de antaño, si sale carne no es porque el
dibujante sea un salido, sino simplemente porque lo exige el guión. El guión o el guionista. Que de siempre se ha dicho que Claremont sabe adaptarse al artista que le toca en suerte.

manaragjab.jpg


"Claremont fue tan amable no sólo de usar casi solamente personajes femeninos, sino también de despojarles de sus poderes y su ropa la mayor parte de la historia"
Todo un amigo. Debo reconocer que todavía, ejem, no he leído la aventura, pero lo que veo furtivamente cuando no hay nadie más en la habitación tiene buena pinta. A ver si hoy se van pronto a dormir y me hago una buena lectura. Y hay que decir que en esta edición lo tienen todo pensado, y que como puede darse el caso de que haya gente que incluso quiera leer el argumento, nada más empezar te dan para seguirlo…

lascastas.jpg

…una guía de personajes con su diccionario gráfico de sinónimos con la comparativa entre los superhéroes mutantes y las titis dibuajdas por Manara. Para que en todo momento, si a alguien le interesa, pueda saber cual es cual. Están en todo.

En definitiva, las historietas de superhéroes han sabido enganchar a su ya talludito público evolucionando con él, trayendo en cada momento las temáticas y los artistas adecuados. Hasta llegar a un punto que el material para intelectuales pajilleros es justamente el de las superheroínas en lycra ceñida, quedando las Novelas Gráficas para un material más profundo y reflexivo.

  invadirpolonia.jpg   

Quien sabe, de seguir así, es posible que los autores de las Novelas Gráficas de ahora sean los artistas de superhéroes para la nueva generación. Marvel de vez en cuando ya da tientos con cosillas como los Strange Tales. Ey, a lo mejor se terminan publicando trescientos álbumes de La Mazmorra aunque sea en plan megacrossover…

10 comentarios en «Lo que tira del mercado»

  1. Pues si hubieses esperado a la edición en color de Panini podrías haber disfrutado de una bonita portada en baja resolución que va a ser la envidia de todos los packagers de Planeta

  2. El post es buenísimo como siempre, que duda cabe.
    Pero al leer el texto de la portada de Zona 84 (si, son las letras que hay al lado del culo) me ha asaltado una duda.
    ¿Ese texto lo escribió alguien de esta organización tiempo ha? ¿Verdad?
    Venga, confesADLO!

  3. Lo mejor del Zona 84 eran los cristos que se montaban en la sección de editorial y de correo, sobretodo después de los fallos en los concursos anuales de comic que hacían.
    Yo es que me empecé a comprar retapados en las ferias de libro antiguo y como solían meter los números no consecutivos, me dedicaba a leer el resto porque las historietas no las podía seguir.

  4. La portada de Boris Vallejo fue reciclada posteriormente en un número de Penthouse Comix. Por cierto, habéis hablado alguna vez de la linea de cómics de Penthouse y el apoteósico final de su editor George Caragonne?
    http://www.newsfromme.com/archives/2005_07_20.html
    «On the way down, his 400+ pound body caromed off ledges and decorations, then it landed in a buffet spread. Miraculously, no one else was killed but many people, including some children, suffered severe emotional traumas and required years of treatment, all because of what they witnessed. I believe human beings have a right to do away with themselves, but not when they’re insane and certainly not the way George did it.»

  5. Caragonne hizo lo que nadie había hecho antes: cómic erótico con algunos de los mejores autores de la époc: McGuire, Hughes, Sienckiewicz. Por otro lado era uno de esos pornógrafos fachas, liberal para unas cosas ultraconservador para otras, que llamaba «feminazis» a las feministas (en justicia habría que decir que en los USA hay mas de una autora que se merece ese calificativo).
    No conocia todos esos detalles sobre su muerte, gracias «______» 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.