D de Domingo, D de Defensa: 21

Supe que en una página, llamada Progressive Boink, cuarenta muestras del arte de Rob! habían sido criticadas bajo criterios ramplones y cuadriculados. Como adláter, era y es mi deber moral unirme a mis compañeros en su brava defensa, en pro del más brillante de los genios.

En solidaridad con aquellos no versados en la lengua de Dani Marrón, he usado un traductor para presentar los tres párrafos originales en la amada lengua de Menéndez Pidal. El primero es:

¡Recepción a los años 90!  Armas, espadas, y pelo largo.  ¿Es maravilla que durara tan para que los cómic sean un medio artístico socialmente aceptable?  Si Gato Kirby es el Thomas Edison de tebeos, Rob Liefeld es el Al Jolson.  A menos que piense el Al Jolson podría dibujar bastante bien.

Pasemos por alto la insolencia del traductor con Jack, y vayamos a lo importante. No, no es una maravilla que el cómic haya tardado tanto tiempo en ser reconocido. Rob! desafió de tal modo las convenciones artísticas, que han debido pasar varios años y todas las temporadas de Perdidos para que el mainstream se atreva siquiera a acercarse a Su! reino. Por ello, la comparación posterior carece de sentido, pues si bien Jolson acabó recibiendo el amor del gran público, Rob! todavía no.

Veamos el siguiente párrafo:

No puedo conseguir realmente encima cómo Rob enorme tiende a dibujar sus caracteres masculinos.  Realmente, están tan sobre musculoso y un estereotipo de un estereotipo que apenas terminen para arriba parecer fatasses arrugados extraños.  Todas las bolsas y mitad-camisas no son helpin tampoco.

Está claro que yerra: Rob!, en un simple personaje, nos advertía de los peligros relacionados con la salud y la imagen. La obesidad, la vigorexia y la anorexia (representada en la extremada delgadez de la mitad inferior de la pierna izquierda) tienen su vertiente psicológica, mostrada en la expresión de insoportable sufrimiento de Estrella Rota (¿Quizás su nombre sea otra pista de estos problemas sociales?).

Y, finalmente, el párrafo del delito:

Si tuviera un níquel para Liefeld tuviera cada vez sus caracteres el colocarse detrás algo así que él no tuvo que dibujar sus pies, yo sin embargo no tendría casi tanto dinero como Rob Liefeld.

¡La envidia! ¡La avaricia! Estas, y no otras, son las verdaderas razones de los infames de Progressive Boink. El dinero (poderoso caballero) los ha corrompido. Concretamente, en este caso, se nos presenta como níquel, componente con el cobre de la aleación de las monedas de cinco centavos de dólar estadounidense. Tan intolerable es, que me tomo la libertad de dirigirme a estos cómplices de críticas falaces con un pequeño juego de palabras intraducible: la cuestión no es que haya níquel en los bolsillos de Rob!, en los vuestros o en los míos. La cuestión es que el dibujo quede niquelado. Por supuesto, Rob! triunfa, yo lloro de alegría, y vosotros de rabia.

Mientras algunos sólo midan los logros ajenos en relación al beneficio personal, seguiremos siendo testigos de estos escarnios. 

 

(y en la próxima entrega…
20.jpg
)

4 comentarios en «D de Domingo, D de Defensa: 21»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.