El comiqueo de la música

El éxito de BlueWater en los últimos PicADLO!s quiere decir que por fin los aficionados reconocen la labor de promoción de los cantantes que hace el cómic. 

Habrá quien piense que esto empezó con Hannah y si a un aficionado al cómic se le dice Hannah es fácil saber por dónde irán sus pensamientos.

6396_20051101211147_large.jpg

Ahm… No, la aparición de Woody Allen en el 67 no. Me refería, ya sabéis… a Hannah Montana.

138068_20080812094830_large.jpg

Que tuvo su propia colección en TokyoPop cuya portadas guardan algo de autor intelectual de las de BlueWater, especialmente la línea Fame.

Fame Lady Gaga.jpg  

¿Es culpa de Cirus esto? Pues algo hay, sí.

Los famosos, la música y el cómic. ¿Cuántas extrañas publicaciones han causado? 

Habrá quien opine que innumerables. 

jennifer-love-hewitts-music-box-1-cover.jpg

Pero también habrá quien piense que de algún lado tuvo que salir todo esto. ¿Cuándo se produjo la mixtura? Creo que podemos afirmar sin mucho miedo que la culpa de todo la tiene Yok Los Beatles. 

135683_20080711181517_large.jpg

No, no por sus apariciones en los cómics de romance, lo que pasa en los 50 se queda en los 50.
Es más un asunto de Impacto Pop, su presencia desestabilizó el continuum causando resonancias en la Marvel. Esto es:

46927_20060623105525_large.jpg
 

En el año 64 Los Beatles contagian a la Marvel y ya no la soltarán. Apenas una década y media más tarde dentro de la misma Marvel harán un pequeño nicho para ellos. Publicándoles un resumen vital


Que ríete tú de Juan Pablo II. Pero ojo, no fue lo único que publicaron, también el Cómic de la Película. 

90231_20080611002918_large.jpg

El parecido es asombroso, ¿eh? Antes sí que había buenos retratistas. El asunto es que no llegaron a fraguar dentro de compañía pero sí abrieron la puerta a nuevos cómics musicales aunque,a la verdad tendrían que esperar hasta los años noventa.

En el año 89 comenzó a funcionar la editorial Rock’nRoll Comics que adaptaba a todos estos tipos encantadores. Su mera existencia justificaría un post -que caerá antes o después- pero de momento digamos que entre que empezaron y que publicaron el último les dio tiempo a dedicarle una mini de 8 a Los Beatles

141967_20081002015709_large.jpg142014_20081002030540_large.jpg    

Así que en Marvel tenían que buscarse nuevos amiguitos musicales. Por suerte eran los años ’90 en Marvel. Los años en los que se podía editar cualquier cosa.  

Sí, cualquier cosa. 

51718958845.1.GIF

De ahí que en 1993 se presentara el sello Marvel Music. Que ríete tú de la MTV. La colección empezó a publicar al año siguiente con varios ases en la manga. 

Primero, tenían los derechos para el cómic que contaba Woodstock. Un cómic que buscaron diera la impresión de haber sido realizado por alguien que estuvo allí:

97037175594.1.GIF

Esto, a su vez, servía de introducción para que todo el mundo se fijara en que los de la Marvel habían logrado traerse un par de autores de la distinguida competencia, no sólo un autor completo afroamericano

125473_20080420002105_large.jpg

También un inglesito que tenía amiguitos entre los músicos. Y entre los portadistas.

56571_20060808050803_large.jpg

Sí, sí, parecía un complemento de SandMan que se puede meter en la próxima reedición pero en realidad es un tebeo Marvel

Uno que fue hasta recopilado, con un tono más superheróico, eso sí.

56573_20060808051709_large.jpg

¿Grendel? ¿WildCATS? ¡NO! Alice Cooper.

Finalmente contaban con la baza Disney aprovechando que la película de ese año era…

125457_20080419202058_large.jpg125459_20080419215450_large.jpg

¡¡¡EL REY LEON!!!

Lo que quedó de esto fue una espita abierta por la que saldrían más… obras. 

122414_20080318232619_large.jpg93665_20070516035840_large.jpg 125485_20080420040437_large.jpg
Inesperadamente, el público no abrazó con el cariño deseado la colección -Sabrá ROB! por qué-  y pese al intento de mantenerla abierta en el año 1996 se publicó el último cómic, auténtica intentona por parte de la Marvel
65458_20070312100450_large.jpg

Pero ya no había nada que hacer. En Marvel había muerto el interés por la música -momentáneamente, como siempre- y lo único que quedaba era el recuerdo de una serie de cómics que quizá, algún día estimularan a las nuevas generaciones a tener sus propios cómics. 

¿Quién sabe si algún día no tendríamos a un joven que dijera "Mi padre pudo, yo también"? 

¿Hasta que punto podríamos culpar a la Marvel o a Los Beatles de esto? 

 ¿Hay algo más en esto que simples conjeturas?

Pero, sobre todo: ¿Cuanto del talento irradiante de ROB! tuvo que ver con toda esta maquinaria que ha llevadoa BlueWater a ganar un PicADLO!?

Nosotros queremos saberlo:  ¿Qué papel jugó ROB! en todo esto?

Un enigma dentro de un misterio escondido en un acertijo cubierto de chocolate caliente y para mí, en lugar de helado de vainilla por favor póngamelo de Oreo, gracias…

Nuestra tragedia es que habrá que asumir que tal vez nunca lo lleguemos a saber…

captainliefeld.jpg  
125467_20080419235224_large.jpg

12 comentarios en «El comiqueo de la música»

  1. recapitulemos:
    Billy Ray Cyrus es el Capitan América.
    Hannah Montana es la hija de Billy Ray
    Hannah Montana ha salido a su madre.

  2. >>»El parecido es asombroso, ¿eh? Antes sí que había buenos retratistas»
    «Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band» es una película de 1978 (ya se habían separado los Beatles) con Peter Framtom, lo Bee Gees, Aerosmith, Alice Cooper,…
    Sí, es genial. Pero no sale niguno de los Beatles…

  3. Solo el comic de Kiss merece un post para él solo.
    A todo esto, no hay ninguno de Michael Jackson? Recuerdo un clon llamado Ace en un comic de Spiderman, un anual, creo recordar…
    Preveo serie de posts.

  4. Esa portada de Jennifer Love Hewitt es la peor portada de cómic de toda la Historia del cómic del mundo mundial.
    A santo de qué viene situar esa caja con la tapa abierta justamentee *ahí* en medio, hombre por Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.