10 comentarios en «Que sí, que todo esto ha sucedido antes…»

  1. A mí no me engañas, que sé de buena tinta que los derechos de autor los creó Dramoncín sólo para fastidiar a los que descargamos cosas por internet.

  2. Y una semana después los abogados de Forum (los EJEM) cerraron el canal de youtube de 1984 ¡justo un día antes de que emitieran el último episodio de Den! (manos mal que lo pude comprar en casette pirata en el rastro)
    Ahhh… lo recuerdo como si fuera ayer…

  3. Comics pirata en 1984?? En lugar de descargarse por internet se enviaban por fax o qué? Eran las famosas fotocopias de fotocopias de fotocopias de Son Goku? Ah no, que eso ya era el futuro.

  4. Lo que llamaban piratería era por ejemplo coger un tebeo francés que no conocía nadie, Adele y la Bestia de un tal Tardi, cambiarle la portada, titularlo con un título mucho más molón, Pterodáctilo, y publicarlo. Total, se difunde la cultura, se sacan una perras y no se iba a enterar nadie. Y los ejemplares de Tardi seguían en las estanterías, no se le estaba robando.
    (tengo la portada del Pterodáctilo en el stick, pero no lo tengo a mano, sorry)

  5. Vale, eso sí: es una edición pirata. Algo más habitual de lo que parece. Hace poco han aparecido las memorias de Esther Tusquets y entre otras cosas sí habla de otros editores que llegaron a hacer eso. En Hispanoamérica también se encuentran en mercadillos ediciones piratas de los libros más famosos, en ediciones cutres y baratas, igual que aquí en los mercadillos venden perfumes de imitación.

  6. >>En Hispanoamérica también se encuentran en mercadillos ediciones piratas de los libros más famosos, en ediciones cutres y baratas, igual que aquí en los mercadillos venden perfumes de imitación.
    Pero eso son ediciones de batallas que si quieres leerlas por leerlas, pues da igual que la reproducción sea una mierda, otra cosa es que los quieras de adorno. Que me lo explicó Hernando el otro día.

  7. Además, mientras las ediciones originales (El cimoc extra color que salió tres años antes, por ejemplo) sigan impolutas en sus estanterías, no hay robo.
    El único inconveniente era que cobraban algo por el álbum, pero a un juez de ahora le dices que era más que nada por cubrir gastos y no pasa nada. Y si en vez de cobrar al lector hubieran metido páginas de publicidad y regalarlo, sería hasta aplaudible, digo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.