El ilustre olvidado

olvidado.jpg
 
Desde sus inicios, Norma Editorial se ha caracterizado por ser una editorial elitista, de manera que por su catálogo sólo pasaba lo más granado en cuanto a títulos y autores. Sus publicaciones constituían verdaderas referencias de lo mejor del tebeo nacional y la banda dibujada francobelga. Lo mejor del mundo mundial, con permiso de algún que otro americano. Y precisamente para cubrir el espectro estadounidense, Norma comenzó en 1990 su línea Made in USA para publicar lo más selecto de aquel continente. Lo mejor de lo mejor por los mejores autores. Sin superhéroes, por supuesto, hablamos de calidad. Por sus páginas pasaron títulos tan memorables como Give Me Liberty de Miller y Gibbons, Hard Boiled, del mismo Miller y Darrow, el inencontrable Neuromante de Bruce Jensen, Óperas y cosas de Craig Russell, el primer Sin City, y Predator vs Magnus Robot Fighter, Street Fighter muchos otros títulos de igual o mayor calidad.

Norma, como buena editorial elitista, tenía echado el ojo al sello Vertigo por sus grandes dosis de calidad, de manera que cuando Zinco dejó de ostentar sus derechos se hizo con ellos, comenzando a editar sus títulos más emblemáticos en lo que Norma, como editorial elitista, consideró un formato popular, consistente en prestigios de 48 abundantes páginas por un precio difícil de superar, equivalente a 4.50 euros actuales.
 

Pero resultó que con el contrato de los derechos de Sandman y Predicador, así en letra pequeña, les vino en el lote los derechos de otra serie de publicaciones en las que no tenía en principio interés, una línea llamada DC consistente en superhéroes simplones y planos sin ningún arraigo ni tradición en nuestro país, que por alguna oscura triquiñuela contractual se vieron obligados a publicar también. Sin embargo, siendo Norma como era una editorial elitista, no comprendió del todo cual era la forma adecuada de sacar este material al mercado. O sea, no tenía asimilados conceptos como las series mensuales con contenido bimestral, lo único que sabía era sacar recopilatorios, algo nada adecuado para un material popular como ese, que como todos sabemos sólo puede funcionar bien en quiosco (o en tochal). Para Norma publicar este material supuso un esfuerzo denigrante y desagradecido, de forma que en cuanto pudo se deshizo del mismo, aunque para ello debiera claudicar también con Vertigo. De todas formas antes de dejarlo consiguió la gesta inigualada de publicar Sandman completo en un mismo formato. Dos veces.
Y lo de los Supermanes y demás debió dejarles réditos bastante suculentos, pues desde entonces la editorial, sin dejar en ningún momento su carácter elitista, siguió volcándose en otro material americano cercano al género superheroico. Siempre con su toque de calité, por supuesto, pues Norma nunca se hubiera rebajado a publicar los Transformers si no hubiera tenido el olfato para saber que de ese material saldrían superproducciones cinematográficas que harían de sus personajes los más conocidos del panorama comiquero por todo el globo. Y ni siquiera sabían entonces quién era Megan Fox.

Con lo arriba expuesto queda claro que Norma es una editorial elitista que selecciona a lo Juan Valdés los títulos a publicar. De forma que cuando la editorial anuncia la recopilación de material clásico en gruesos volúmenes, uno sabe que sus páginas atesorarán la crema del noveno arte. Pues hasta ahora había publicado en formato parecido los Archives de The Spirit y Dick Tracy, del que el día menos pensado igual sacan una segunda entrega (dicho literalmente, pues seguro que si la sacan nadíe lo habría pensado). Y en este 2009 nos está deleitando con una nueva tanda de Archivos:

381479.jpg  

ARCHIVOS WILDSTORM: WILDC.A.T.S.
por Brandon Choi, Jim Lee y Scott Williams

381480.jpg

ARCHIVOS WILDSTORM: DEATHBLOW
por Brandon Choi, Jim Lee y Trevor Scott

383406.jpg

ARCHIVOS WILDSTORM: GEN13
por Brandon Choi, Jim Lee y J. Scott Campbell

Y teniendo en cuenta los títulos y autores escogidos, así como el carácter elitista de la editorial, sólo podemos concluir una cosa: Brandon Choi fue un guionista adelantado a su tiempo.

olvidado.jpg
Muchos malintencionados han querido ver el papel de Brandon Choi en Wildstorm como el de una comparsa, el del chico que pone letras a lo que otros dibujaban. Era por tanto el chivo expiatorio de todos los que compraban aquellos tebeos por los dibujos. Pero lo cierto es que el nombre de Brandon Choi estuvo ligado a todos y cada uno de los grandes éxitos del sello del rayo. Y no fue flor de un día, como Hank Kanalz (un amigo de ROB! que le echo una mano con los diálogos del primer número de Youngblood, ese número fue su primer éxito, el mayor y también el último). No. Brandon Choi ejerció sus labores creativas en Wildstorm desde sus primeros títulos en 1992 hasta bien entrado el año 2000. A los tres títulos que Norma está publicando hay que sumarle la interesante Stormwatch, el germen del que Warren Ellis destilaría Authority, para completar el poker de triunfos de Brandon Choi, aparte de innumerables miniseries y cruces con Marvel como algún Wildcats & X-Men o los Cuatro Fantásticos de Héroes Reborn. Nada mal para un supuesto Don Nadie ¿no? crear todo un universo, escribir sus títulos más frescos, aguerridos y divertidos (¿cuándo deja de molar Gen13? exacto, cuando lo deja Brandon Choi), trabajar para Marvel, y tener entre manos tres o cuatro títulos cada mes durante casi diez años. Brandon Choi fue un creador especial, y sólo ahora Norma comienza a reconocerlo como merece.

Sin embargo, poco después de la compra de la provechosa franquicia Wildstorm por
parte de DC, Brandon Choi parece desaparecer del mapa, sin otro reconocimiento ni mérito que el PicAdlo! que sus seguidores españoles le dedicaron en la primera edición de los Premios. Brandon Choi ya había cumplido su labor, la de crear una editorial pelotazo y venderla. Jim Lee ya podía rascarse la barriga feliz, que hasta años después no empezarían los de DC a llamarle a la puerta para que dibujase algo aunque fuera para la línea de superhéroes propia, monetizar la inversión que se dice. Y es que sin Choi, Wildstorm no era lo mismo. El caso opuesto a Hank Kanalz con Youngblood.

No es ni mucho menos el primer caso en que el cocreador de un universo deja el mismo y todo el mundo le olvida, baste recordar el tradicional "Stan Lee presenta:" que ha encabezado tantos tebeos de nuestra querida Marvel. Brandon Choi es el Jack Kirby de Wildstorm, y los Archivos que la elitista Norma está editando serán su testamento editorial. Un autor que ha tardado en tener su reconocimiento, pero es que ser un visionario tiene esas cosas.

Así que estés donde estés (¿dónde estás?), Brandon, GRACIAS. Muchas gracias por todos los buenos momentos que nos has hecho pasar gracias a este universo que creaste. Sin olvidar a Jim Lee, que hizo los dibujos. Pero lo que quedan son las historias. El que Norma te dedique tres títulos es más que significativo. No haría esto con un Don Nadie.

¿Que qué fue de Hank Kanalz? bueno, es una larga historia, pero actualmente es Vicepresidente y Manager General de…Wildstorm. Que vale que sólo escribió un éxito, pero se trató de uno sonado. Esto mejor lo contamos en otra ocasión. Entretanto disfruten cada mes en sus librerías de nuevas entregas de los Archivos Wildstorm con su correspondiente Brandon Choi. Verán como le terminan cogiendo cariño. La nostalgia es así de perra.

11 comentarios en «El ilustre olvidado»

  1. Me los pediria todos…sino fuera porque ya tengo los de WildCATS y Gen 13 de…era Planeta/World Comics? firmados por Jim Lee hace 10 años!
    De Deathblow me compre el 1 en grapa (juntos con tooodos los Nº1 en grapa de Image, snif), pero pense que Jim Lee estaba jugando con los juguetes de Frank Miller. Y en aquel momento Frank! era Diso…y Jim Lee solo era un Hot! mas.
    Er…el Deathblow de hace 10 años llevaba de complemento al reves la historia de Cybernary, una jamona esclava sexual que se escapa? Que fue de aquello?
    Joder, es recordar un poco aquella epoca y empiezo a echar de menos los brillitos en las portadas. Que miedo, no?

  2. Joder, el tal Hank Kanalz es un monstruo: no escribió un solo tebeo que no fuera un éxito.
    Para que luego hablen de Moore…

  3. No creas, Mauricio, el hombre tiene su bibliografía (y su entrada en wikipedia):
    The Flash #19 (DC Comics, 1988)
    Youngblood #1 (Image Comics, 1992)
    Ex-Mutants #4-10 (Malibu Comics, 1993)
    Siren (4-issue mini-series, Malibu Comics, 1995)
    Eliminator (4-issue mini-series, Malibu Comics, 1995)
    Ultraforce #7-10 (Malibu Comics, 1995)

  4. Calduch, con tu introducción y posterior desarrollo del artículo, dan ganas de comprar todos y cada uno de los archivos. ¿Seguro que Norma no habrá…?
    ¡¡VENDIDO!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.