El complicado mundo de las relaciones tratado por los maestros de la historieta, segunda parte: Rumiko Takahashi

 
En la primera entrega de esta serie que ahora se inicia pudimos ver cómo Manel Fontdevila destilaba, en una única viñeta, los intrincados códigos de la vida en pareja, algo al alcance de muy pocos, aunque si llevas años haciendo una página semanal de algo llamado La Parejita, tienes bastantes papeletas para terminar acertando alguna vez. Vamos nuevamente con otro ejemplo, procedente esta vez del Lejano Oriente y algo más antiguo. Pues en tiempos pasados en los que la Red global no estaba tan presente como ahora, eran necesarios otros medios para aprender a relacionarse. Hoy día, es muy fácil para cualquiera enterarse de las cosas de la vida con unos pocos videos, y es posible para cualquier cánido carroñero disponer a golpe de tarjeta de la amistad, aunque sea a base de traducciones de Google, de cálidas compañeras del antiguo bloque dispuestas a todo para demostrar su cariño. Pero no siempre fue así, aunque cueste creerlo, y posiblemente por eso las historietas fueron tan populares, por la carga didáctica que contenían y lo necesaria que fue para generaciones de lectores. Lo que queda hoy día de todo eso es la línea Max, con Bendis contando en Alias esa historia que habréis visto en tantos archivos: chica conoce negro e intiman. Vayamos pues con el ejemplo, a cargo de una autora de renombre, Rumiko Takahashi. Fontedevila lo consiguió con una viñeta, Takahashi necesita dos páginas, es otro ritmo de narrativa…

¡¡ ATENCIÓN !!
El manga que estás a punto de ver debe leerse al revés de lo habitual, esto es en sentido occidental, de izquierda a derecha. Esto es así porque fue editado en 1995, una época en la que los mangas raras veces se editaban en más de 100 páginas, a veces incluso se hacían en grapa. Tenían incluso una sección de correo, en la que era posible ver una ilustración de un Manuel Bartual de 16 años, o a un tal Guillermo March y su primo Dols pidiendo consejos artísticos al correero Cels Piñol. El público era exigente y pedía grapas y formatos baratos, qué se le iba a hacer, los mangas tuvieron que adaptarse al mercado, y así el sentido de lectura se invirtió mediante el espejado de las imágenes, situación que para muchos es inadmisible pues deforma la imagen y se pierden los significantes de la obra original, haciendo imposible el disfrute de la misma.
 
espejito.jpg
Aunque también es cierto que para una obra como Ranma 1/2 el concepto de "inversión" era bastante adecuado. Esta situación cambió cuando a algún editor se le ocurrió ahorrarse el paso del espejado y traducir las onomatopeyas vendiéndolo como algo molón. Y como por aquellos tiempos Adlo! todavía no existía, nadie se atrevió a tomárselo a chufla y la cosa terminó cuajando, Y así estamos. Y una vez la adevertencia hecha, empecemos la clase magistral de Rumiko Takahashi en Ranma 1/2 sobre el cortejo…Echemos primero un vistazo a la secuencia completa y luego entramos en detalles:

lavidaesasin.jpg

Paso 1: El Saludo. Comienza la cita y todo es perfecto. Ella llega con su vaporoso traje de flores y su linda bicicleta de paseo. Hace un tiempo primaveral, los cerezos están en flor y el polen en el ambiente podría causar estragos. Sum Sum, las nubes huelen a ositos de gominola. Ella saluda con alegría, y él responde al saludo con musicalidad. Todos son guapos, todo es bonito, todo un mundo de posibilidades se abre ante ellos al comenzar la cita.

ranma101.jpg

Paso 2: El Detalle. Él baja gracilmente del cerezo en flor, llenando el ambiente con la fragancia de las flores. Muestra su respeto descubriéndose ante ella y le entrega un presente con palabras medidas. Ella, poco acostumbrada a un verdadero caballero apenas puede contener un belenestebiano ¡oivá! que consigue disimular. Y es que el cortejo es, como podremos ver mejor más adelante, un complejo juego de apariencias y máscaras, una partida de póker en la que debes ser el último en mostrar tu verdadera mano.

ranma102.jpg


Paso 3: El Desliz
.Ella es feliz con la situación y así lo manifiesta. Y es entonces cuando él, sintiéndose cómodo y dueño de la situación, creyendo que ya ha hecho todo lo que debía y que es buen momento, saca a relucir, algo azorado como se ve por la posición de los brazos y por cómo se trastabilla al hablar, EL TEMA de forma directa.

ranma103.jpg
Paso 4: El Conflicto o "la cagaste". Él ha sacado EL TEMA demasiado pronto y de forma demasiado directa. Las cosas no funcionan así fuera de los videos de Internet. Ella se hace la despistada, ofreciéndole una oportunidad para rectificar y volver al punto anterior, aunque a él en este momento no le llega toda la sangre al cerebro y ha perdido su capacidad de reacción ¡MAL!

ranma201.jpg

Paso 5: "Ahí te quedas" o "dolor testicular agudo". La escena habla por si misma, y se sigue produciendo de la misma manera miles de veces a diario.

ranma202.jpg


Paso 6: La Segunda Oportunidad. Que no es que ella no quiera, pero no es cuestión de coger fama de fácil. Por eso si ella da una segunda oportunidad para explicarse, eso es bueno. Aunque se insiste en que se debe tener capacidad de recacción y NUNCA, repito, NUNCA, soltar la verdad a las bravas. Lo importante no es ser sincero sino parecerlo.

ranma203.jpg

Paso 7: Punto de No Retorno. Dos oportunidades desperdiciadas y su mirada le deja bien claro que no va a darle otra. En ese momento la adrenalina hace que todo vuelva a sus sitio y que él recuerde con claridad cual será el siguiente paso a seguir ¡ES AHORA O NUNCA!

ranma204.jpg

Paso 8: El Hombre Sensible.
Él recuerda todas las enseñanzas de los correos de la Cosmopolitan y adopta a la desesperada el papel de víctima. Compungido, es un pelele en las manos de ella. Dándole la espalda, sin atreverse a mirarle a la cara y con tono lacrimoso, deja fluir las palabras, los eufemismos que tan bien suenan y que ella quiere oir ¡que tonto ha sido al principio! ¡lo que llevaría adelantado si de buen comienzo le hubiera dicho que lo que quería era "conocerla mejor". Pero en fin, Serafín, las cosas han salido como han salido, pero si tu no quieres…

ranma205.jpg

Paso 9: El Anzuelo. ¡Ha funcionado! al mostrar su lado sensible y vulnerable ella reacciona, está descubriendo un nuevo aspecto de él, sumiso y avergonzado, que le apetece explotar, que sea arcilla en sus manos. De esta manera él ha vuelto a captar su interés y, con la lección aprendida, no volverá a fallar. El juego del cortejo es como pescar truchas (vale, en Brokeback Mountain iban a pescar truchas, pero no es lo mismo), hay que saber cuando tirar y cuando ceder cuerda. Y cuanto más cuesta capturar una pieza, más a gusto te la comerás cuando la consigas.

ranma206.jpg

Y todo esto en tan sólo dos páginas. Transmitir tanta información en tan poco espacio es algo que sólo pueden hacer los grandes maestros. Interiorizad estas enseñanzas, esperamos que os sean de utilidad. Volveremos otro día con una nueva entrega de esta sección, seguramente con algo de Dave Sim. Hasta entonces.

13 comentarios en «El complicado mundo de las relaciones tratado por los maestros de la historieta, segunda parte: Rumiko Takahashi»

  1. ¡Interesante historietismo!,Mafalda farda,los ingleses conducen al revés,el manga por el final…
    ¡Hey!.soy el visitante nª 666.666…¡Diablos!.
    …¡Como pille al que le ha dado la vuelta al monitor!.

  2. Pues ahora yo quiero algo de Dave Sim. Ya que no me pude, puedo ni podré leer el Cerebus, quiero saber por qué las feministas lloran.

  3. No hay dia que no te despiertes sin un spoiler que echarte a la cara, ¡porque si lo del twitter no es un spoiler que baje Rob y lo vea!
    Lo mataron en el número 25 y lo traen de vuelta en el 600 ¡575 números muerto! ¿os parece poco?

  4. ¡Hombres! Todos quieren los polvos magicos pero solo Rumiko Takahashi sabe como hacer que una mujer te lo de…más que nada por que es una tía.
    ¿Que aprenderán los niños de hoy en dia sin los consejos que nos mostraban en Ranma 1/2? ¿Retaran a un compate pokemon a una chica para pedirle salir? ¿O a un duelo de cartas a lo Yu Gi Oh? No sé, la cuestión es que lo tienen chungo.

  5. Wow… solo wow, Reglas de Cortejo, Ranma, Mafalda, onomatopeya, «inversión»… por eso calduch siempre será el gracioso. ADLO!! jamas decepciona.

  6. ¿Lecciones para la vida sacadas de un manga de los 90? ¡Tíos, actualizaros un poco! Pillaros el tomo 3 de Gantz, leeros la escena de los dos protagonistas en la cama y de allí seguro que os sacáis una buena lección para la vida mas acorde con estos tiempos.

  7. Ese tomo de Gantz es de 2003 (en español, en japones lógicamente es anterior), así que muy actual tampoco me parece. Y me deshice ya de esos tebeos, así que yo al menos no puedo escanear la escena del jovencito tímido y la tetona (que, por otro lado, tampoco es nada que no haya hecho Katsura antes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.