Si tú lees, ellos flipan

Cuatrocientas páginas a color, tapa dura…y por nueve euros. A veces se encuentran cosas así. Aunque no en los tebeos. Ya se ha dicho alguna vez por aquí que lo de los libros de cuentos infantiles es también un mundo aparte, y que cualquier Cenicienta o Blancanieves de Ediciones Susaeta puede salir por un buen pico por menos de cuarenta almibaradas páginas. Sin embargo, es posible encontrar fuera de las editoriales majors del sector algunas cosas a precio de derribo. Y sin necesidad de ir a bazares chinos, se pueden encontrar en las librerías de verdad si se sabe rebuscar.

Ahora bien, cuando uno lee un cuento de esas publicaciones debe desarrollar una nueva habilidad, que es ir leyendo mentalmente algunos renglones por delante de lo que se está leyendo en voz alta. De esta manera, si encuentra en la lectura algún elemento poco adecuado para contar al infante, siempre se puede improvisar y cambiar algún pasaje. Que no, no estoy hablando de censura ni mucho menos, se trata simplemente de que cuando te sales de los cuentos mainstream, los que escribían estos otros, a veces…oh bueno, para qué explicarlo, lo mejor será con el cuento que me dejó tartamudo el pasado viernes, pues tardaba tanto en improvisar que mi lectura en voz alta alcanzaba a la otra. Dejen los prejuicios a un lado y sumérjanse en los insospechados giros argumentales del cuento de Nicolasín y  Nicolasón. Yo debo decir que todavía no he salido de mi asombro.

nicolasinpeq.jpg
nicolasonpeq.jpg
 

Aunque a medida que iba leyendo me iba curando de espanto, admito que la escena final pudo conmigo. Y no pude menos que acordarme de aquella antológica escena con el personaje más carismático del tebeo español (y si no lo conocen es problema suyo).
 

jacklarroca.jpg

12 comentarios en «Si tú lees, ellos flipan»

  1. Vaya,pensaba que celebraríais el Décimo cumpleaños de Las Aventuras del Jóven Ánakin Skywalker (uséase: Star Wars, Episodio I: La Amenaza Fantasma), que tal día como hoy se estrenaron hace 10 añitos ya.

  2. … Ahora me he acordado de aquella historia de Jack la piedra y la pornochacha (historia que dice en una página más sobre la prostitución que la integral de Clara de Bernet, Trillo y Maicas)

  3. ¿Hmmmm? Pero si este es un cuento de Hans Christian Andersen de los de toda la vida (El pequeño Claus y el gran Claus). Todos los cuentos estan llenos de cosas gore xD, no sé a qué viene la sorpresa, si todos los cuentos son así. O__o

  4. con lo que les gustan a los niños las escenas cruentas..
    es un cuento tradicional.. de antes de que la moda por lo politicamente correcto acabara con la cultura..

  5. «¿Qué es esto? ¿Donde está la ceremonia? ¿donde el fascinante Mundo de la seducción?»
    XD
    Mondo Lirondo… eso si que era el equivalente hispano del primigenio MAD: Si esto fuera América ya habría absolutes con un facsímil del bolso de Anabelle (la pulga puta pero honrá) de regalo.

  6. Al final hay alguien que sí ha pensaado en los niños. Los titiriteros islamo-marxistas independentistas (coautores de algún libro de Educación para la Ciudadanía, no me cabe duda) que han escrito eso para inculcar en nuestros hijos sus desviados valores leninistas, anticlericales y pro-eutanasia.
    En luegar de cuentos tan truculentos y con tanta muerte, sufrimiento y destrucción deberíais educar a vuestros hijos con la Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.