un, dos, tres, catorce, con ustedes Joann Sfar

bono.jpg Bono, el cantante de U2, declaró en alguna ocasión que ha estado tentado alguna vez de sacarse la pirula, así sin más, en mitad de un concierto, pues estaba convencido de que la gente pensaría que estaba expresando algo trascendente haciendo eso.

Hay que tener un cuenta que hubo una época que este artista, nominado ya tres veces al Premio Nóbel de la Paz, tuvo una enorme relevancia en el orden mundial de las cosas, cuando las multinacionales controlaban la venta de copias enlatadas de música y era posible destinar recaudaciones multimillonarias de ventas de discos y conciertos para causas solidarias. Todo lo que decían Bono, Sting junto a algún indígena, o Juan Pablo II tenía una trascendencia que iba más allá de las meras palabras. Así que si el cantante irlandés hubiera hecho tan Carlosfabresco acto seguramente el mundo sería distinto a cómo lo conocemos. Cuando eres mediático, las menudencias terminan adquiriendo categoría de dogma. Ante esta responsabilidad, algunos autores terminan volviéndose locos y/o abandonándose a la mala vida. En cambio hay otros que saben aprovechar la situación. Como puede ser el caso, en el campo de la historieta, de Joann Sfar.

sfar_march2006.jpg Este joven autor francés, licenciado en Filosofía según la Wikipedia española, hizo sus pinitos en el efervescente mundo de la bande dessinée alternativa francesa colaborando en la revista Lapin de L’Association. En lo que viene a ser un fanzine, para entendernos, el sitio en el que si entregas a tiempo y tienes colegas entras. Se dio la circunstancia de sonó la flauta y de las muchas publicaciones y editoriales francesas, Lapin resultó ser el sitio donde se tenía que estar para ser alguien. Sus autores se pusieron como de moda y de ahí vino el salto a la fama de gente como el mismo Sfar, Lewis Trondheim o David B.

Sfar, que había cursado estudios de Bellas Artes, encaminó sus primeros pasos como autor completo de obras largas hacia un público juvenil, con historias amables y accesibles generalmente protagonizadas por animalitos. Los niños son un público fácil y rentable. Le gusta dibujar murciélagos, nunca desaprovecha la ocasión para plantar alguno en sus obras, y el mercado del cómic también es propicio para la presencia de quirópteros en sus páginas.
 

vampines.jpg
 
Su estilo de dibujo es espontáneo y rápido, lo que le permite mantener un ritmo de producción muy alto, su obra publicada actual supera ya el centenar de álbumes. Y en la ruleta de la vida le toco el jackpot cuando con su coleguita Lewis Trondheim hicieron un divertimento llamado La Mazmorra y el público respondió encantado y pidiendo más. Actualmente, la serie de la Mazmorra está compuesta por unas cinco o seis series, todas con buena salud. Sfar da ideas para algunas tramas, escribe, cobra y poco más hace ahí. Es un autor que ha caído en gracia y con el colchón asegurado del filón sin fondo de La Mazmorra, puede dedicarse a hacer lo que le venga en gana en su carrera en solitario. Y como díbuja rápido, publica mucho, de todo, y tras pulsar muchas teclas, acertó en la diana con El Gato del Rabino.

rabosipo.jpg
En esta obra aprovecha su facilidad para los diálogos para dar vida a un felino de verborrea incontenible que le sirve como vehículo para hacer las más variadas reflexiones sobre la vida, la religión, las relaciones humanas…sobre todo. Con este título, el autor, que practica la religión judia y toca el ukelele con bastante virtuosismo, se ganó el aplauso de crítica y público, que en Francia van parejas, lo que se tradujo en numerosos premios en certámenes importantes. Y es que como ya se sabe, tanto para la bande dessinée como para la Novela Gráfica lo importante es encontrar temas comprometidos y enfocarlos de manera que el lector se sienta inteligente al leerlo. Esto es importante. Uno no puede leer una obra de renombre y quedarse igual que antes. Hay obras que no están hechas para pasar el rato. No son tebeos, son vehículos culturales, y en ellos hay una transmisión de ideas, sentimientos y valores, una lluvia de conceptos que impregna al lector y lo vuelve mejor persona.
 

gatoraboi.jpg
Y en esto de la transmisión de valores elevados Sfar parece haber encontrado un nuevo filón, de manera que cada nueva obra del autor es recibida por crítica y público con una nueva salva de aplausos y billetes. Incluso se le perdona que, en aras de ser más prolífico para difundir sus mensajes, de un tiempo a esta parte haya descuidado bastante su ya de por si espontáneo dibujo.

Yo con Sfar pico, por supuesto, y me lo paso teta. Con cada nueva entrega del Gato del Rabino, con Pascin, con cada entrega del Profesor Bell…disfruto con la facilidad con la que introduce nuevos temas, con su narrativa fácil y fluida, con lo impredecible que es cada una de sus obras. Y en estas sucedió que el otro día me pegue un empacho con los tres álbumes de El Minúsculo Mosquetero,
 

minusclin.jpg
Aquí la cosa va de un mosquetero que se toma un brebaje adelgazante, se vuelve microscópico, y descubre que nuestro mundo contiene micromundos por los que se aventura, y descubre amigos, y chicas, y posa desnudo como modelo para ganarse la vida, y conoce chicas, y descubre mundos dentro de una bañera, y pone cuernos a maridos mientras lee libros de filosofía,y aprende a surfear para ligar con las nativas, y… una serie de aventuras en apariencia sencillas que sirven como vehículo para ideas y conceptos tales como…uh…las relaciones humanas, y, esto…el amor, y…y el sexo, claro…y, por supuesto, lo malo que es tomar brebajes adelgazantes sin supervisión médica.  Y muchas más cosas, por supuesto, o eso creo…Llegados a este punto de sobredosis de lectura sfariana, me asaltó una duda que quisiera compartir con vosotros ¿es posible que lo único que hizo Sfar fue contar la aventuras de un señor que se volvía pequeñito y que todas las demás conclusiones nos las hemos ido inventando nosotros para darle a la obra el aura que merece un cartoné de doce euros? Entendámonos, una obra de un autor tan ilustre no puede ser un mero pasatiempo, debe haber algo más. Y si no lo vemos, es simplemente porque no sabemos verlo, se supone. Incluso aunque no hubiera nada.

Sfar ha llegado a un punto en el que puede publicar lo que quiera y se
venderá, y se lo aplaudirán. Siendo así ¿merece la pena esforzarse? ¿o le basta, como hacen los autores japoneses consagrados que llegan al Esquema, con combinar animalitos, religión, una chica y paisajes de Oriente Medio para sacar obras como churros? Casualmente, Toni Boix debió tener una sobredosis parecida y escribió en Zona Negativa una reseña sobre el Minúsculo Mosquetero que contiene la siguiente reflexión (aunque tampoco me ayudó para resolverme mi duda):

"Sfar es de esos tipos que cuando te los tomas en serio te hacen reír y cuando te los tomas en broma te hacen pensar."
Toni Boix
El pensamiento condensa a la perfección las muchas interpretaciones que pueden tener las obras de Sfar, dependiendo del ánimo del lector. Pero, con la sombra de la duda, me pregunto lo siguiente ¿sabríamos distinguir un Sfar de cachondeo de un Sfar en serio?

¿Que pasaría si Sfar crease una obra que fuese un puro divertimento, sin más pretensiones? ¿podría suceder que al tiempo una gran masa de lectores coincidieran en interpretar que bajo aquella gracieta había un profundo mensaje filosófico que sólo unos pocos elegidos han sabido ver y que puede llevar a crear una nueva línea de pensamiento? ¿es acaso esto que planteo exagerado? ¿se dan cuenta de que el mundo en que vivimos podría ser muy diferente a cómo lo conocemos si alguna vez Bono se hubiera sacado la pirula en mitad de un concierto?

 
Ale, les dejo con la reflexión, que yo ya llevo dos semanas con ella a cuestas y compartíendola con muchos me consuelo. Sobre todo al ver que en la pila de lecturas pendientes (que sigue creciendo de manera preocupante, juro que la otra noche la oi moverse) me esperan cosas como Klezmer, El Valle de las Maravillas, Las Olivas Negras, París-Londres ¿me las leo ahora del tirón como si fueran matarratos o me espero a que se me pase esto y las voy degustando espaciadamente dedicando a cada una un considerable esfuerzo intelectual de reflexión?
Llegados a este punto, algunos habituales estarán pasando muy mucho del tema, total va del agobio de un lentillapasta que parece haberse dado cuenta de que el emperador está desnudo. Así que vamos a espabilarlos un poco para que se sientan también involucrados ¿y si digo que Joann Sfar es el equivalente europeo de Frank Miller?

Un autor consagrado que se siente con completa libertad para hacer lo que de la gana y lo hace, vaya si lo hace. Ahí tenemos esa desconcertante revisión en dolbiviñeta y sensurroundcolor que fue Batman: El Señor de la Noche Contraataca (o DK2 para la generación SMS).

46509.jpg
¿Fue una genialidad, una tomadura de pelo, o las dos cosas? ¿sabrían decirlo? ¿Irían hasta el blog de Pepo Pérez a discutirlo?

Y tras esto ¿qué me dicen de esto otro? (de próxima aparición en su Salón favorito)

1asbr.jpg
Aquí hay menos discusión, pero la sigue habiendo…pues con Joann Sfar podría estar sucediendo algo parecido ¿comprenden ahora?

Aunque al menos Sfar está limitado a algo tan residual como la historieta, no como a Miller que le ha dado por el cine comenzando nada menos que por reinterpretar a un clásico como Spirit (¿habéis regalado Spirits en Sant Jordi o tras la película lo borrastéis de vuestras listas de regalables?), aunque, espera, que estoy googleando y resulta que…resulta que Sfar está preparando una película biográfica sobre otro clásico, Serge Gainsbourg, el del video aquel.

sfar01.jpg
¿Que no es lo mismo? tengan encuenta que en Francia la historieta forma parte del bagaje cultural completo, no es un mundillo. En ese sentido, Gainsbourg es para el público francés un elemento tan importante o más que Spirit para los americanos.

¿Estamos quizás asistiendo al naciemiento de un nuevo GENIO! ? dejen sus reflexiones en sus comentarios, pueden ser interesantes. Que los días que aquí se habla de gafapastadas, pasar de cuatro comentarios es un éxito…

Y tengan en cuenta que Frank Miller trabaja en un mercado de cuadernos de 2 a 5 dólares el cuaderno grapado. Joann Sfar publica álbumes de 12 euros para arriba…

19 comentarios en «un, dos, tres, catorce, con ustedes Joann Sfar»

  1. Uno no puede leer una obra de renombre y quedarse igual que antes.
    Muy cierto. Sin ir más lejos, a mí me pasó con el gato del rabino ese, que no me quedé igual ante la lectura de tan trascendental obra.
    Cuando empecé a leerlo, estaba despierto.

  2. Yo siempre he dicho que Miller con DK2 no quería engañar. En realidad si os fijáis en la portada del nº1 lo dejaba bien clarito: «Esto es un puño y ya sabéis lo que voy a hacer con él y dónde os lo voy a meter. Sé que algunos os quejaréis, pero a otros os va a encantar, perras».
    ¿Y van a publicar Batman All-Crap en español? Pero, pero… pero si hasta en el país de origen llevan un montón de tiempo sin editarlo por vergüenza torera…
    Definitavemente, tenemos los tebeos que nos merecemos

  3. Mauricio, eso sí que ha sido toda una declaración de principios, jia jia jia…
    No conozco nada de Sfar, y de F. Miller pienso que está muy sobrevalorado. Es bueno si colabora con autores que le contienen, le tamizan y le destilan. Por ejemplo, D. Mazuchelli.

  4. Yo comento para hacer bulto. Al Sfar ese no lo he leído porque hasta que no esté en la biblioteca del barrio paso. Y de Frank Miller diré que su mejor obra me parece «Hard Boiled», porque me parece la más sincera y directa, o sea que…

  5. Hala, qué pedazo de malinchista. Ya está malmetiendo contra los de Zona Negativa. Si es que sois unos vendidos. O al menos, os gustaría serlo.

  6. Lo que he sacado en claro es que los all star no se podran comprar salvo en el salón ¿Me equivoco?
    A si, y Frank Miller me encanta.

  7. El mejor post en la larga historia de ADLO
    La verdad, es una reflexion bastante complicada. De hecho, cuando ,hace muy poco, lei watchmen por primera vez ( Soy joven, quizas demasiado) Al llegar a la ultima pagina me senti profundamente defraudado y llegue a escribir una carta de 8 paginas para enviarosla y que me devolvierais a una realidad que era mas amable que la que vengo observando desde entonces. Sigo preguntandome, desde aquel momento, que diferencia a una obra de arte bien valorada de un timo bien publicitado…

  8. Algunas preguntas retóricas:
    – ¿Por qué el comic con la etiqueta de «europeo» se presupone «profundo»?.
    – ¿Es el precio de los álbumes lo que diferencia «el prestigio» del comic-book europeo frente al americano?.
    – ¿Un album de 15 euros es más «intelectual» que uno de 5?
    – ¿Por qué Alan Moore no es un autor de comic «europeo»?
    – ¿Por qué coj***s la Mazmorra no se edita en grapa?
    – ¿Por qué después de leer Lupus en la biblioteca suspiré aliviado por los 60 euros que me había ahorrado?

  9. >>- ¿Por qué el comic con la etiqueta de >>»europeo» >>se presupone «profundo»?.
    Todo el comic que no es manga ni las majors americanas, se presupone profundo. Y eso no incluye sólo al europeo, sino a la ola de americanos independientes que aquí se publican en editoriales pequeñas. Es un mecanismo de defensa. No son superhéroes, los músculos en las estanterías son cobardes y supersticiosos, etc.
    >>- ¿Es el precio de los álbumes lo que >>diferencia «el prestigio» del comic-book >>europeo frente al americano?.
    Es de cajón que cuando más te quieran clavar por el tebeo mejor han de dorarte la píldora.
    >>- ¿Un album de 15 euros es más «intelectual» >>que uno de 5?
    No, los de Sergio Córdoba en Astiberri lo consiguieron.
    >>- ¿Por qué Alan Moore no es un autor de comic >>»europeo»?
    Si su obra en una editorial europea se publica aquí en editorial pequeña, entonces es europeo, recuerdo aquello de dos alienos con Alan Davis. Pero si lo hecho en editoriales europeas lo publica Planeta o Panini, entonces es una obra americana. Es difícil de seguir, pero con el tiempo te acostumbras.
    >>- ¿Por qué coj***s la Mazmorra no se edita en >>grapa?
    Porque lo comprarían los mismos que la compran ahora…¡o menos! ¿grapas? puagh…
    >>- ¿Por qué después de leer Lupus en la >>biblioteca suspiré aliviado por los 60 euros >>que me había ahorrado?
    Porque toda obra no comprada es por definición peor que la comprada. SI hubieras comprado Lupus por 60 euros ya te hubieras apañado para encontrarle méritos y quedarte mejor contigo mismo.

  10. >>- ¿Por qué Alan Moore no es un autor de comic >>»europeo»?
    Yo diría que Alan Moore es un autor de comic super-europeo.
    Y apuntadme a los que les gustó Batman y el Rabino.

  11. «Porque toda obra no comprada es por definición peor que la comprada. SI hubieras comprado Lupus por 60 euros ya te hubieras apañado para encontrarle méritos y quedarte mejor contigo mismo.»
    Muy buena esta respuesta, las otras también, pero ésta habría que enmarcarla. Esto lo dices en otros «foros» y a más de uno se le empañan los cristales de las gafas de pasta de justa ira.
    El tema da para mucho y a pesar de que nos solemos ver como un mundillo a parte (los consumidores de tebeos), en demasiadas ocasiones terminamos cayendo en los trucos de mercadotecnia a la hora de adquirir y/o valorar: caro=bueno; tapa dura=excelente; europeo/underground=intelectual y maduro; pijamas=frikis; manga=frikis inadaptados…
    Otra cuestión es: ¿es más facil poner a parir a Miller o Gaiman que a Sfar o Trondheim?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.