La normalización es una carretera de doble sentido

En contra de la creencia popular, la normalización no nació un día que un ejecutivo de Hollywood se dió cuenta de que los efectos especiales ya permitían mostrar a un tipo con uniforme rojo y azul dando saltos por NY sin que quedara en rídiculo. La proliferación del cine de superhéroes no es más que una parte de un proceso que ha seguido un largo camino.No sólo hemos tenido que esperar a que la generación nacida en la década de los 60 llegara a las altas esferas y empezaran a reivindicar los héroes y mitos con los que se criaron de pequeños, hemos tenido que esperar a que los japoneses colocaran su anime en los grandes festivales de cine, ganando con ello prestigio, que las mujeres se fijaran en el manga, acabando así con la idea de que el cómic es algo que sólo interesa a señores gordos y maduritos, y a que  los periodistas descubrieran de una vez que algo estaba cambiando.

 

Pero todo eso no es más que la punta del iceberg. La normalización es mucho más; es fruto de un importante cambio en el mundo del cómic. De las flaquezas que los héroes recibieron en los 60, de la mayor importancia que tuvieron sus vidas personales en los 80, de su cambio por la espectacularidad, de la que ROB! es una vez más padre creador, que surgió en los 90, de la narrativa del 2000 y de lo que diantes hicieran en los 70 (que deberían llamarla la edad de estaño de los cómics y que si entre tanto revival como vivimos actulmente no se habla más de ella me da que ya tendrá que esperar treinta o cuarenta años más para intentar tener el renombre que tienen las décadas anteriores).

Imagen Thumbnail para 494.jpg

 

Y no hay que olvidar para nada los trasvases de ideas, profesionales y conceptos que ha recibido el cómic desde otros medios, que podríamos calificar como trasvases tranversales sin temor al rídiculo. Directores de cine, creadores de televisión, escritores de terror e incluso cómicos del Saturday Night Live (el de los jueves no, el de los sábados en Estados Unidos, pero todo se andará) han acabado guionizando estos cómics. Todos han aportado su granito de arena, en una situación nueva y hasta ahora rara vez vista que deja reflexiones como que gran guionista de cómics se perdieron los 90 con Uwe Boll, y que ha dado un nuevo impulso al mundo del cómic.

 

 

Por que los cómics han sabido cambiar, y adaptarse con una magistral rápidez a los tiempos que corren y eso es bueno, porque los tebeos americanos son una industria y por lo tanto necesitan buscar constamente inciativas comerciales que aseguren su supervivencia. Y eso sólo se logra siendo ágiles a los cambios que demanda la sociedad. Y ofrecerle, cuanto antes, lo que el público quiere. Algunos dirán que es una especie de prostitución de la historia, una jugada meramente comercial.

 

 

Pero, claro está, eso no son más que discursos movidos por la envida, que se desmontan enseguida Puesto que luego resulta que esos mismos que critican a ROB!, siempre delante, Quesada, Didio o Larsen por haber perdido el culo para meter a Obama en sus portadas para que los pardillos piquen y suban espectacularmente las ventas de sus cómics (Nota: Misión Cumplida), son los mismos que aplauden a rabiar a Aaron Sorkin por ser el primero en hacer un episodio de El Ala Oeste de la Casa Blanca sobre el terrorismo islámico, que se rodó a toda prisa después del 11S y que no hay forma de meter en continuidad ( y los actores mismos lo reconocen al principio). A unos los abusan y a otros les dan premios, así de injusta es la vida con aquellos que hacen cómics.

 

Pero eso va a acabar, porque la nornalizaciñon es imparable está ahí para quedarse, y lo que primero es aceptación, se convierte después en respeto para pasar, como dirían en los anuncios de Nike, al siguiente nivel: Crear seguidores.

 

obama.jpg

 

Y por si alguien necesita saber porque sale Obama en la portada de Bous al Carrer que nos han aportado los amigos de www.cybertoro.com ahí os va un video donde lo dejan bien claro.

 

 

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

4 comentarios en «La normalización es una carretera de doble sentido»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.