Santa Elección Temeraria

–    Asistente… ¡¡¡ASISTENTE!!!

–    Diga, señor.

–    ¿Por qué has cambiado la iluminación? Estos tonos cálidos no…

–    Ahm… No he cambiado la iluminación, señor. Eso que ve son las antorchas de los aficionados.

–    ¿Antorchas? Eso es en la competencia…

–    Quizá… sea para dar muestras de… ahm… cierta irritación, señor.

–    Que ingratos… Pero sabía que esto acabaría pasando, los aficionados son MUY volubles. Por suerte tenía previsto que en cualquier momento necesitaría dar un golpe de mano y gracias a este Dossier Azul me haré otra vez con la situación… ¡¡¡Ñia-juas-juas!!!

–    ¿No era Nya-ha-ha?

–    ¡¡¡No te obsesiones con el pasado!!!

–    Culpa mía, señor… Pero, dígame. ¿Qué tiene ese… Dossier Azul?

–    Habrás oído que está a punto de estrenarse otra peli del tipo ese raro de las orejas.

–    ¿Batman?

–    Lo que sea. El caso es que hay una tradición de que el director no haga más de dos películas. Me he puesto en contacto con media docena de grandes directores y en cuanto elija a uno lo daré a conocer haciendo así subir mi prestigio!!!

–    Que plan tan… Brillante. Aunque no acabo de ver a quien puede habérselo pedido…

–    ¡Oh, tengo mis contactos! Puse mi privilegiado cerebro a trabajar y lo primeo que pensé fue que lo que esa de moda ahora son los directores que han hecho series de culto en la tele y tiene experiencia en el cine…

–    Pero… Después de Wheddon…

–    He dicho que esos directores son los que esperan el público, solo hay que buscar a uno que tenga suficiente trayectoria en el cine para saber cómo son estas cosas.

–    Uh… ¿Chris Carter?

–    ¡No! Demasiado ‘90s, hace falta alguien más ‘80s.

–    Ayayayay…No me dirá que es Abrams.

–    Pues no, porque en su sinopsis Batman era una Leyenda Urbana de la que no veíamos más que la sobra y a cuyo alrededor sucedían cosas.

–    ¿Y qué es lo que temía, no tener un actor principal o que le acusaran de plagiar el Spirit de Ellis?

–    En realidad el problema es que ya ha firmado para adaptar Mi Pequeño Ponny. Sólo que no serán exactamente ponnies, sino que unos niños verán su vida cambiada por algo que no podrán expresar. Aunque sí me ha dicho, confidencialmente, que habrá explosiones. Pero mira, aquí está la sinopsis que nos ha hecho llegar el tipo ese de Twin nosequé. «Batman conduce el Batmóbil por una carretera oscura. Ve a algunos de sus enemigos a los lados del camino. Se para en un motel, entra en la habitación y saca un pez de la nevera. El pez empieza a cantar y él se echa las manos a la cabeza y grita. Pro la ventana se ven dos siluetas femeninas que se enrollan entre ellas. Pasamos a una imagen de una rueda de prensa con mucho público, Batman se quita su capucha y vemos que debajo hay un hombre con cabeza de conejo que»

–    Pero, pero…

–    Sí, sí, un poco aburrido. Le pediré más violencia y que incluya enanos que hablen hacia atrás.

–    No tiene… quizá.. a alguien más…

–    Pues.. tengo aquí a un ganador de varios OscarsTM, muy respetado por la critica y con una gran trayectoria en Europa además de ser reconocido como director de actores y descubridor de talentos.

–    Pues no caigo ahora, no…

–    Hombre, ese tal Amoeldolar, o así, tiene una propuesta de lo más graciosa.

–    Puede jurarlo.

–    «Batman pasea pro la mansión, está realmente nervioso. Robin va a presentarle a su pareja esa noche por lo que no deja de quejarse de que no podrá combatir al crimen aunque el viejo Alfred (yo pondría a interpretarlo a Chus Lampreave con un bigotito y disfrazada de hombre) le va dando vasos porque sabe lo que ocurre. Así que cuando entra Robin con Starfire (elegid a quien queráis pero Bibiana Fernández sería per-fec-ta) el ambiente se caldea. Por suerte salta la alarma, Catwoman está robando en el Museo de Lencería de Gotham y para allá que se van los tres»

–    Uh… quizá algo más de…

–    Sí, de violencia, digo, acción. Ya lo sé. Además, no entiendo para qué quiere tantas actrices hispanas, imagino que serán de Ugly Betty.

–    Puesss… da igual. Aunque quizá convendría alguien más… Mainstream.

–    Si ya lo he pensado. Dentro del rango Ganadores de Oscar aún me quedan un par de cartas. Por ejemplo, un frikfavorite. Peter Jackson.

–    Vaya, eso no suena mal.

–    Su idea es adaptar Kingfall. En una trilogía. Gran parte de la película contará la búsqueda de Bane, en la segunda veremos la búsqueda de una solución para  Batman y en la última otro enfrentamiento con Bane. Además, eso permitiría tener a un motón de villanos y de héroes. Y el presupuesto no es muy alto. Un par de millones de dólares.

–    ¿Cómo? Permítame, señor.. ah,. Ya veo. Esto de aquí.

–    ¿Sí?

–    Es una B. Billones.

–    Hum… tendré que pensármelo. Pero, tranquilo, tengo más candidatos. Por ejemplo M. Nifgf… M. Night Sam… M Night Shayam… Apu.

–    Ah… ¿y qué papel se ha reservado?

–    Uno secundario, el de Alfred.

–    Vaya.

–    Tiene una idea estupenda y es muy barato. Se trata de regresar al origen pulp de Batman y enfrentarle con un representante de aquel mundo de tal manera que su lucha y victoria signifique la evolución superheróica por encima de los pulps.

–    Y eso lo pone ahí, claro.

–    Claro. El caso es que Batman lucharía contra El Hombre Invisible. Tendríamos a un actor haciendo de Batman y enfrentándose a la nada.

–    La nada…

–    Porque, además, el hombre invisible sería Silencioso. Para que no le pillaran ni siquiera hablaría.

–    Así que tendríamos a un héroe pegándose en un decorado vacío contra la nada.

–    Sí, sería como George Lucas pero sin el presupuesto de Efectos Especiales.

–    Fastuoso. Incluso podrái incluir a Hiedra Venenosa poniendo a sus lechugas a atacar…

–    Aunque la idea del Pulp también al quiere usar otro de los directores. Lo que pasa es que lo suyo lo veo más difícil.

–    ¿Sí?

–    Porque pretende hacer una cosa llamada Mañana de Sábado que, dice, recrearía la infancia de los telespectadores. Así que habría que producir a la vez una película sobre Batman y otra de Wonder Woman que dirigiría un amigo hispano suyo. Bueno, de hecho parece que no tiene claro quién dirigiría qué, así que no saben si Rosario Dawson haría de WW, si lo haría Salma Hayek o si la interpretaría él, que para eso es actor.

–    No sé si preguntar por la sinopsis…

–    Pues es muy sencillo. Batman es un loco violento que recorre las calles vestido de forma rara apalizando mendigos…

–    No se si tendrá que pagar derechos a Miller o a Aragones…

–    No digas tonterías, este realizador lo que hace es Rendir Homenajes a los Maestros.

–    Ya, o Taquiones.

–    Y, además, tiene previsto recuperar al viejo protagonista de la serie original par que sea un señor de las drogas que muere violentamente acuchilaldo mientras post-irónicas onomatopeyas inundan la pantalla.

–    Suena… TAN… atractivo…

–    Noto cierta duda en tus palabras.

–    Bueno, yo pensaba quizá prefiriera hacer algo más «normal», ya sabe, como Burton.

–    Burton, eh, sí he visto lo último que ha hecho y esa noticia sobre Spidey lo deja muy claro…

–    ¿Qué?

–    El sexto director hará la próxima peli de Batman y así se aplacará a los seguidores de al editorial.

–    Pero…

–    Coge el teléfono y comunica nuestra dirección a Baz Luhrmann

–    Santo. Musical. Alado.

–    Que tenga algo preparado para la semana que viene

7 comentarios en «Santa Elección Temeraria»

  1. El cine de Bergman es de los pocos que reivindican la acción interior e introspectiva, más allá de la física, como móvil de la historia, un cine propio de una mirada fría y distanciada que contempla a sus personajes en sus infiernos personales. Entre la indagación teológica, la reflexión existencialista y la disección psicológica, Bergman presenta su universo en el que coloca como epicentro los rostros de sus criaturas; en su cine, pues, el rostro es en sí mismo la película, la base del argumento, el principio y el fin dramático; es en ese espacio donde descubre paisajes de inquietantes y misteriosos caminos, de pasajes obscuros que conducen inevitablemente al alma, angustiada siempre ya sea ante la relativa existencia de Dios, ya sea ante el vacío que supone la muerte, ya sea ante la incomunicación, ya sea por su eterno conflicto consigo misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.