Sólo para tus ojos (así de poco se venderá)

Incluso en el mundo de tarta de fresa de las Marvel y DC actuales sucede alguna cancelación, generalmente sin anunciarse demasiado. Así, este recién pasado mes de Marzo asistimos al cierre de JLA Classified, que engrapaba historias varias del grupo en distintos momentos de su dilatada (cuando las Crisis lo permiten) historia, a cargo de equipos creativos de supuesta relevancia.

No es esta la primera serie de estas características que publica DC, ni tampoco la primera que cierra. Esta propuesta editorial se inició en 1989, en plena efervescencia de la Batmanía Burtoniana, con Legends of the Dark Knight (LotDK), titulada Leyendas de Batman en nuestro país por Zinco y años después por PdA. Los autores encargados de abrir fuego fueron el por entonces editor de las otras dos series del hombre murciélago, Denny O’Neil, y el dibujante Ed Hannigan. Hablamos de la época pre-Image, era lo que había. Otros artistas de sus primeros episodios fueron Klaus Janson o Trevor von Eeden. No es de extrañar que cuando pudieron contar con el veterano Paul Gulacy (famoso entonces y ahora por un puñado episodios que dibujó en los setenta de una serie de Kung-Fu de Marvel en los que si se miraban de refilón se parecía un poco a Steranko) se dieran con un canto en los dientes. Y con Bart Sears ya no digamos. Los primeros episodios de esta serie fueron editados por Zinco y los aficionados guardan muy buen recuerdo de los mismos. Lo que no impidió que en su día la serie fuera cancelada. A veces el bolsillo y el corazón siguen caminos distintos.

En América, muchos ubican el declive de LotDK en el momento en que las continuas sagas de Batman (Knightsend, Tierra de Nadie…) se continuaban en los números del mes de las distintas series de Batman y otros personajes de Gotham, e incluyeron a esta serie en la rueda. Con estos «continúa de Detective Comics sopotocientos sesentayseis» y «continuará en Robin nosecientoalgo» se perdía el espíritu de la serie. Pero lo cierto es que ya en aquel momento el título había dejado de tener sentido. Hablamos de una serie compuesta de miniseries, algo interesante si no publicas otro material del personaje, vale, pero se trata de Batman. Un personaje del que en un mes normal podías encontrarte sus 3 series mensuales incluyendo LotDK, las derivadas Gothamitas (Azrael, Catwoman, Robin, Nightwing…), y miniseries, muchas miniseries. Muchas, muchas miniseries cada mes ¿Qué diferencia había entonces entre lo que salía en LtoDK y lo que salía como miniserie? ¿Cómo decidía DC que el material iría a miniseries propias o a LotDK? LotDK se vendió muy bien al principio como la tercera serie de Batman y no apegada al continuismo de las otras dos, además de refrescar a sus autores cada pocos meses. Pero a poco que la franquicia fue creciendo y las miniseries se multiplicaban, estas fueron publicándose aparte, cosa que permitía también jugar con otros formato$ como el Pre$tigio. Así, en LotDk se seguían sucediendo miniseries, cada vez de menor extensión con la excusa el motivo de no hipotecar medio año de la serie con una sola historia. Y es que si el material duraba seis episodios era más rentable publicarla en miniserie aparte. LotDK se mantenía entonces por su público fiel, cada vez menor. En esto que llegaron los tomos recopilatorios al panorama editorial, lo que vino muy bien para volver a ofertar todas esas miniseries del Hombre Murciélago y aquellas primeras sagas de LotDK…pero la corta extensión de las historias siguientes de LotDK jugaron en su contra para poderse recopilar. Así, las sagas de LotDK se consideraban material de segunda sin entidad para mantener su propia miniserie, y sin apenas posibilidades de salir después en tomo. Visto así, el hecho de que esta serie pasase de los doscientos números publicados antes de su cancelación puede considerarse una proeza.

losdarniques.jpg

Marvel también intentó la jugada a su manera. Pero Webspinners no caló entre un público saturado de series mensuales de Spiderman, miniseries continuas, un Annual por cada serie  y el Unlimited trimestral. Y lo de Capitán América Centinela de la Libertad fue un proyecto herido de muerte desde que le dieron los guiones a Mark Waid, odiado por el fandom por considerarle causante de la marcha de ROB! del título principal del abanderado.

uespiners.jpg

Pero como todo va por ciclos, DC lo volvió a intentar este siglo con la JLA Classified que abre estesuperjlaers.jpg texto, y meses después con JSA Classified. Se puso mucho empeño en que JLA Classified fuera un éxito de público, por lo que los 3 primeros meses de la serie estuvieron firmados por el afamado Grant Morrison y el popular Ed McGuinness, que arrastraba multitudes con el Superman/Batman de LOEB! Morrison aportó, como era de esperar, una de esas cosas inclasificables suyas, pero se perdona porque es Morrison y porque duró poco. Sin embargo, ya se ha apuntado que esta historia es en ciertos conceptos el preludio de su también desconcertante, aunque más extensa, Siete Soldados de la Victoria. Y puesto que también se comenta que la visión que se tendrá de Los Nuevos Dioses en el próximo superventas de Morrison Final Crisis será la que salió en Siete Soldados de la Victoria, tenemos que resultará que esos primeros números de JLA Classified valdrán su peso en oro por considerarse la piedra angular de todo lo que va a venir. Ya nos vendieron así Titanes/Young Justice: Día de Graduación de cara a las Crisis Infinitas y picamos.

Como gancho inicial para JSA Classified, se aportaron dos argumentos de peso: Geoff Johns y el esperado origen de Power Girl.

jsa-clasificadax.jpg

Tras Morrison y McGuinness, llegaron a JLA Classified Giffen, deMatteis y Maguire con su Liga de la Justicia. Era esta la segunda miniserie que realizaban con los personajes y extrañaba que ahora se encuadrase en JLA Classified, debiendo interpretarse esto como que DC estaba poniendo interés y calidad en el título. Pero a partir de entonces, con el público ganado, la serie siguió en piloto automático con miniseries y autores de escaso recuerdo hasta que ha llegado su final. Hasta dedicaron espacio a Steve Englehart y su Detroit JLA (en la que la A significa «Adliana»). Los autores con los que el título ha echado el cierre son Roger Stern y John Byrne, un equipo muy atractivo si escribiéramos esto en 1985. Stern es considerado un escritor competente aunque no arrastra multitudes, y parece que sus obras sólo comienzan a ser apreciadas cuando han pasado diez o quince años de su publicación. John Byrne, por su parte, es en la actualidad el autor que te puede hacer el dibujo más majo posible de lo que le pidas si se lo pagas, y bien que se lo cobra. Y tras atender estas peticiones de los aficionados, dibuja en el tiempo que le queda algún tebeo que le hayan asignado. Lo que supone a veces que trabaje directo a tinta a toda prisa, marque bocadillos, los rotule, entregue corriendo y siga con las peticiones de los fans que es de lo que de verdad vive. Que a lo de los tebeos ya no le pone mucha alma, vaya. Es bastante sintomático que para sus episodios de JLA Classified las portadas hayan corrido a cargo de Joshua Middleton, cuando Byrne fue uno de los portadistas más aclamados de la época pre-Image. Ha llovido.

joshuamiddeltown.jpg

qlepasaaww.jpg

Así pues, la tónica de la empresa con esta fórmula de serie de miniseries es impulsarla en sus primeras sagas y confiar en la inercia posterior para colar material que de otra forma no se vendería tanto. Aparte de que hoy día ya se recopila casi todo y es un plus que se le puede sacar al material. Las últimas apuestas del formato han sido Superman Confidential (Cooke & Sale, Gray & Palmiotti, Koi Turmbull, Abnett & Lanning & Batista…) y Batman Confidential (Diggle & Portacio, Green & Denys Cowan, Bedard & Morales…) ¿Jugamos a los chinos a ver cuánto duran?

A todo esto, sin hacer apenas ruido, JSA Classified ha logrado sobrevivir pese a que la Sociedad de la Justicia no sea un plantel tan popular como la JLA ¿Cuál ha sido el secreto? La respuesta queda clara al ver la portada de su último número aparecido.

portadajsaclass.jpg

creditazos.jpg

Y es que en un mercado tan exigente como el actual no basta con vender humo, hay que mantener el listón de calidad número tras número.

creditazos2.jpg

Estoooo ¿sabíais ya que JSA Classified cerrará en el número 39?

En fin, exprimamos la gallina de los huevos de oro y cuando la dejemos seca busquemos otra. En estos días Marvel ha dado una nueva de tuerca a un concepto ya de por si bastante Adliano. Resulta que tenían por sacar una miniserie de los X-Men cuando eran jovencillos y llevaban los trajes con la raya amarilla destinada para el público infantil juvenil, X-Men First Class. Pero a algún iluminado se le ocurrió que podían darle un aire más trabajado e interesante a las portadas para ver si así picaba más gente. Y el resultado fue, efectivamente, un éxito. Las portadas son importantes.

al-salir-de-primera-clase.jpg

Y si las aventuras de los X-Men de hace 40 años están funcionando (y con dibujos de Roger CRUZ!, nada menos), tiene sentido que hayan decidido seguir apelando a la nostalgia y pasar a la generación posterior.

lobiclas.jpg

lobipelota.jpg

Ya queda menos para un futuro Historias Jamás Contadas de Los Nuevos Mutantes. O New Mutants Confidencial o como sea moda llamarlos entonces.

7 comentarios en «Sólo para tus ojos (así de poco se venderá)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.