Y vosotros sin saber lo que es el DC Nation

(Ojico: en las partes en blanco se spoilerea el final de 52.
Por eso están en blanco. Avisados estáis)

¡Toc! ¡Toc!

– ¿Se puede entrar, señor Didio, señor?

– ¡¡Ayudante!! ¡Cuánto tiempo sin verte! ¿Qué tal las navidades? ¿Te ha traído muchas cosas Santa?

– No me puedo quejar, señor Didio, señor.

– Seguro que te han regalado mogollón de clacetines, ¿a que sí?

– Pues… lo cierto es que sí, señor Didio, señor… ¿Cómo lo ha adivinado, señor?

– Ay, ayudante, por que eres el típico tío anodino y soso al que nadie sabe qué regalar y al final le acaban regalando calcetines. Pero dejémosnos de cháchara, que la nuestra es una empresa respetable donde no se pierde el tiempo. ¿Qué se te ofrece de mí, ayudante?

– Bueno, señor Didio, los creadores tienen una cosilla que querrían comentarle y he sido… elegido para transmitirle a usted su preocupación…

– ¿Elegido, ayudante?

– Bueno, señor Didio, señor, saqué la pajita más corta.

– ¡Ja, ja, ja! ¡Ayudante, siempre fuiste un pringado! Si los creadores tienen algo que decirme, que vengan ellos en vez de enviarte a tí. Ahora se te subirán a la chepa cada vez que les pique un huevo: deberías haberte negado a hacerlo, ayudante.

– Lo hice, señor Didio, señor, pero entonces me apuntaron con un arma, señor.

– Oh… Así me gustan a mí mis creadores: vehementes a la hora de defender sus ideas. Pero, dime, ayudante, ¿cuál es ese asunto que preocupa a mis creadores?

– Pues, señor Didio, señor… se trata de la DC Nation.

– ¿La DC Nation? ¿El sello que impulsé y que engloba a grosso modo todo lo que tiene que ver con las relaciones entre la editorial y los fans? ¿Qué tienen los creadores en contra de la DC Nation?

– Contra la idea en sí, nada, señor… Pero algunos están un poco molestos por las columnas semanales que aparecen en todos los cómics DC y que normalmente firma usted, señor.

– Lo sabía, sabía que no debía publicar aquellas fotos de la fiesta de Halloween de la editorial. Aunque los hijos de ese tipo disfrazado de Papá Pitufo merecen saber lo que hace su padre en sus ratos libres.

 

8944.jpg

 

– De hecho, señor Didio, ese señor va disfrazado de guardián de Oa y…

– ¿A quién le importa el cabeza de arándano ése? Lo que yo quisiera saber es quién es el tipo disfrazado de Black Adam y porqué todavía no he aprovechado mi posición en la empresa para pasármelo por la piedra…

– ¿Señor Didio? No… no sabía que usted fuera… esteeee… de la acera de enfrente, señor.

– Y no lo soy, ayudante, pero ¿has visto a las tías que trabajan aquí? Hacen que Gail Simone parezca Wonder Woman. ¡No puedo aprovecharme de adefesios así! Algunas hasta seguro que acabarían dándome las gracias. No, ayudante, si algún día decido ejercer la carta del abuso sexual tendrá que ser con un machote como el de la foto.

– Lo… entiendo…, creo…, señor Didio, señor… Volviendo al tema que me ha traído a su despacho, señor, la mayoría de los creadores se están enfadando bastante por el hecho de que usted aprovecha las columnas semanales para reventarles los argumentos de sus tebeos.

– ¡¡¡POR DIOS!!! ¿Cómo pueden acusarme de algo así? ¡¡Jamás he utilizado la DC Nation para cosas como esa!!

– Bueno, señor Didio, señor, todo empezó cuando en la DC Nation #44 usted reveló el final sorpresa que Waid, Morrison, Rucka y Jonhs habían preparado para 52…

– ¡¡Falacias!! ¡¡Me he leído mil veces esa columna y en ningún momento digo nada del final de 52!!

– Señor Didio, señor, hasta mi sobrino de seis años, y eso que va a educación especial por culpa de un severo retraso mental, descubrió que si se cogía la primera letra de cada tres palabras salía un mensaje donde se revelaba el final de 52.

– Je, je… ¡Y qué buen truco que fue! ¡Seguro que a Quesada jamás se le ocurriría nada como eso!

– No se lo discutiré, señor Didio, señor… pero a los cuatro guionistas de 52 les molestó un poco que soltara usted el spoiler a la altura del #35 de la colección.

– Pecadillos, pecadillos… Además, que no se quejen, que al final no les obligué a hacer ese listado completo de las 52 tierras paralelas del nuevo multiverso que les pedí y se negaron a hacer.

– ¡Ejem, señor! He de informarle que los guionistas ya han leído la DC Nation #89.

– … ¿Intentas insinuarme algo, ayudante? Ya te dije lo que me dijo el médico sobre mis problemas de comprensión y lo de las respuestas cortas y directas.

– Digo, señor Didio, señor, que los guionistas ya han visto que ha sido usted capaz de hacer el mapa usted solito.

– ¡Ah, bien, bien! ¿Y les ha gustado?

– …

– ¡Ayudante, responde! ¿Recuerdas? Frases directas, frases directas.

– ¿Se está usted quedando conmigo, señor Didio, señor?

– No sé a qué te refieres, ayudante.

– Señor, le acabo de decir que los guionistas se negaron a hacer un mapa de las 52 tierras paralelas para mantener la libertad que daba esta idea. Usted les ha acabado quitando esa libertad de las manos. ¡¡Por supuesto que no les ha gustado, señor Didio, señor!!

– Uy, uy, ayudante. Por el tono de voz que usas, cualquiera diría que estás enfandándote conmigo.

– Pues la verdad, señor Didio, señor, es que…

– Y has de saber que no estoy de humor para que ningún subordinado se enfade conmigo. De hecho, estoy prácticamente seguro de que si ése fuera el caso, ese empleado estaría de patitas en la calle poco tiempo después…

– Pues, mire, ¿sabe qué le digo? Que ya estoy…

– …poco tiempo después de ocupar el lugar del de la foto Black Adam en la realización de mis fantasías.

– …que ya estoy satisfecho con lo bien que me trata usted, señor Didio, señor. Nunca estuvo ni estará en mi ánimo el incomodarle, señor.

– Me alegro, ayudante. Vuelve con los guionistas y diles que a partir de ahora vigilaré mejor los contenidos de la columna de la DC Nation y no reventaré argumentos de los cómics.

– ¿Seguro, señor Didio, señor? No me gustaría darles mi palabra y luego tener que desdecirme.

– Tranquilo, ayudante, puedes empeñar tu palabra tanto como yo empeño la mía.

– Eso me temo…

– ¿Que has dicho, ayudante?

– He dicho «perfecto», señor Didio, señor.

– Pues hala, hala, vete a hacer tus cositas y déjame a mí en paz que tengo mucho trabajo. De hecho, tengo que acabar la DC Nation #92…

 

9091.jpg

6 comentarios en «Y vosotros sin saber lo que es el DC Nation»

  1. >>por que eres el típico tío anodino y >>soso al que nadie sabe qué regalar y al >>final le acaban regalando calcetines
    O porque Santa Claus es un engendro comercial creado por Coca-Cola, que no tiene idea de ná. Lo importante de verdad son los Reyes Magos.
    Además, mis calcetines de este año son Lacoste, como los del año pasado, que lo sepas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.