RUMIKO TAKA…TIKI…¡TAKIONES! (Inu-yasha drinking game)

Rumiko Takahashi (Ranma, Inu-yasha, Maison Ikkoku, Lamu) no es «una» autora de manga, sino LA autora de manga. Espero que estemos de acuerdo, bien sea porque penséis que es la mejor o bien (como me sucede a mi) porque no conocéis otra.

Guardad las katanas, no vamos a hablar en esta ocasión de las dotes historietísticas de esta autora tan querida. Ni de la dificultad de diferenciar las portadas de los tomos de sus series (¡que levante la mano aquel que se haya llevado alguna vez un Ranma repetido!). Que esto es algo que no nos sucede sólo a los que los leemos, también a los que los hacen ¿nunca habéis quitado las cubiertas de los tomitos de Glénat?

inuyashacovers.jpg

 
No. Lo que quiero que notéis de la autora es cierto detalle de su persona, algo que podréis apreciar en este montaje de fotografías varias desde los inicios de su carrera a finales de los años 70 hasta la actualidad. Y no, no es que parezca una concursante de Humor Amarillo (kaamerimá), sino que en estos 30 años, la buena de Rumiko….

rumikoforever.jpg

…¡apenas ha cambiado! ¡está igual! ¡no envejece! Su belleza (que recordemos siempre está en los ojos del que mira) permanece ajena al paso de los años. Tampoco debe parecernos tan extraño, ya que con unos rudimentos de japonés se ve que los kanjigramas o loquesean que conforman el nombre de la autora significan lo siguiente:

Ru : Quedarse, permanecer.

Mi : Hermosa.

Ko : NIña

Así pues, estaba escrito que la chiquilla permanecería guapa. Pero ¿cómo lo hace? ¿vida reposada? ¿Oscuras hierbas y brebajes? ¿cirugía? Nada de eso, amiguitos. La respuesta, como todo, está también escrita, esta vez en la biografía de la autora que se encuentra en la solapa de los tomos en formato Big Manga de Maison Ikkoku y Lamu, esas cubiertas que quitamos para leer y que parecen hechas con la cartulina de las invitaciones a bodas (con lo caro que cuesta imprimirlas…). Aquí tenéis la parte importante con la respuesta:

biotakata.jpg


¿Cómo que no veis nada raro? pero si está muy claro. Nada, que si no lo veis (tranquila, señora Utombo, su hijo lo ve pero no lo quiere decir para que no lo marginen)  tendré que explicaros con un pequeño esquemita cómo consigue Rumiko Takahashi permanecer siempre tan joven:


biotakiones.jpg
¡Pues gracias a los taquiones, naturalmente! y eso que la biografía está sin tocar desde 2004 y le ha dado tiempo de hacer este mismo año dos volúmenes más de One Pound Gospel, serie que no tocaba desde 1996 tras un largo periodo sin abordarla, lo que hace suponer que debe ser su ancla en sus desplazamientos temporales, de ahí la periodicidad aparentemente (a ojos del no-viajero temporal) errática.

Esto está muy bien, sí, jaja, la Takahashi está siempre igual, pero vosotros habéis venido por otra cosa, granujillas. Por el trinki, el juego de bebida con Inu-yasha. Y es que tampoco queda tanto para esas fechas del calendario (Nochebuena – Nochevieja – Roscón) que conforman el tan temido Triángulo de las Merluzas, en los que cualquier excusa es buena para comer y beber en grandes cantidades. Sobre todo beber, que cualquier hora es buena. Así que para amenizar esas veladas os proponemos que les deis un toque culto con el siguiente juego. Se trata de coger un tomo al azar de Inu-yasha, y que cada jugador vaya pasando una página. De esta forma, el jugador tendrá que beberse un vaso cuando encuentre una escena de grupo en la que vayan en formación como en las siguientes imágenes. Es importante que coincida la flexión de las piernas de Inu-Yasha.

grupoyasha.jpg

El jugador deberá beber dos vasos cada vez que encuentre a Inu-Yasha haciendo su pose de «mi golpe mortal, que original«. Deberá respetarse la orientación del personaje y la posición de las patillas.

heridayasha.jpg



¿Vamos pillando el concepto?

El jugador beberá tres vasos cada vez que encuentre una postura similar a las que siguen en la que Inu-Yasha presume de viril espadón. Debe sostenérsela con ambas manos.

obscenyasha.jpg

Con estas reglas, con 1-2 tomos por jugador, hay suficiente material para que todos caigan redondos si se han usado bebidas espirituosas. De todas maneras, se puede aplicar la regla BONUS de beber cuatro vasos cuando el jugador encuentre alguna escena en que Inu-yasha haga su ataque mirando hacia la derecha. Sucede pocas veces pero alguna hay, todo es cuestión de estar atento, si no se llevan demasiados vasos encima.

Esperamos que os divirtáis. De todas maneras, si sois más de gustos animeros, como Internet es grande y uno desconfiado, he googleado lo de «Inu-yasha drinking game» y resulta que ya existe (en inglés) una versión del juego para el anime. Y es que los tiempos avanzan que es una barbaridad. Menos para Takahashi, que está siempre igual ¡taquiones!

13 comentarios en «RUMIKO TAKA…TIKI…¡TAKIONES! (Inu-yasha drinking game)»

  1. No nos llevemos a engaño. El problema no es que Rumiko no envejezca. Si miras las fotos de ultima a primera te das cuenta de la simple verdad: ANTES NO ERA MAS JOVEN QUE AHORA!!!

  2. Ah!
    ¿A que va a ser por eso por lo que no salen mujeres de mediana edad en las series de anime? ¿Llegan a los 15 añitos y ya no les cambia la cara hasta los 65?
    (Sobre lo de Inuyasha: lol copypaste).

  3. >>todas las japonesas nos parecen iguales, >>tengan 15 ó 65
    Y tanto, este verano cuando estuve fuera tuve una compañera de piso japonesa y no quiso confesar su edad (¡mente limpia!). Tuvimos que emborracharla (¡mente limpia!) para que dijera no eran los 21 ó 26 que decía según el día sino 29.
    Ah, también me dijo que para los japoneses los occidentales también parecemos todos iguales, que lo sepáis.

  4. Pero bueno, como que todas las Rumkos parecen iguales? Esta clarisimo que va cambiando el peinado que, como todo dibujante de comics sabe, es lo unico que suele distinguir un careto de otro.

  5. Bufffffffff…
    Creía que me habíais pillado alguna cagada en la rotulación…
    ¡No os metáis con el Inu-Yasha, que es lo que me permite meterme en embolados como el Sky Masters! ¡Y además, por partida doble, en castellano y catalán!
    No sé porque os sorprendéis que la autora repita imágenes ligeramente modificadas… ¿O es que os creeis que yo rotulo cada vez de nuevo lo de «¡¡Ráfaga de lanzas Vajra!!»?

  6. No hay nada de lo que esconderse. Para rotular 5 tomos al mes hay que tener truquillos para ir más rápido sin que se note en el resultado.
    Eso, o no llegas a las fechas de entrega y te dejas la salud por el camino.
    Lo mismo debe pensar Takahashi, que encima debe ser rica y tener la vida resuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.