Los Créditos de Batman

[Primero en Elitevisión]

Como cualquier otra persona estoy convencido de que todo el mundo recuerda perfectamente el opening de mi serie pero, por si acaso, les ofrezco la posibilidad de deleitarse de nuevo con él.

Ahora que está revisitado, ¿han notado la perfecta presentación que nos hace de lo que será la serie en sí?

Lo primero que escuchamos es la famosa cortinilla sonora, algo que no pertenece al opening en sí pero que será muy habitual por ser la transición  dentro del programa. A continuación llega la primera escena, la más animada de toda la introducción, en la que el Duo Dinámico se acerca hacia nosotros. Batman (con Robin) viene hacia nosotros desde el dibujo, no podría estar más claro. O sí, porque en ningún momento de estos créditos iniciales tendremos otra cosa que dibujos animados. Más aún, pasado este primer momento tendremos dibujos des-animados, animaciones tirando a estáticas precedentes claras de las que tendrá «por ejemplo- Dilbert. La música, a la vez, va remarcando la carrera: Bum bum bum bum bum bum bum bum. Parece que marcan el paso al que van nuestros héroes.

Más claro aún, una vez que la parejita llega ocupa nuestra pantalla «Batman como precedente de Sadako pasamos a una imagen en la que se ahondará durante los próximos segundos: Reparto de Mamporros. Mamporros casi estáticos. Bats tiene a un malo delante, Bats golpe al malo con un doble efecto ilustrativo: una enorme onomatopeya ante un símbolo de puñetazo SOCK! y un golpe de música en la banda sonora. Pasamos a repetir el mismo juego con Robin POW!, tras lo que Batman hace  ZOK!, el malvado rufián sale volando y un Robin aparece movido al más puro estilo South Park, como desplazado por la pantalla, ofreciendo su mano a Batman. Su mano abierta para un apretón. De manos. Una muestra de colegueo, no de familia, ni de… bueno, de ningún tipo de relación más que la de amigos, colegas que se felicitan por el trabajo bien hecho y el disfrute logrado. Batman responde a  ese apretón y, en ese mismo momento de animación minimalista podemos ver las diferencias entre uno y otro, los bien definidos músculos de Batman y su altura frente a las líneas redondeadas de su pequeño ayudante, que le llega por debajo de los hombros.

Sí, son colegas, pero el que manda es Batman. Una idea que se refuerza cuando se abre el plano y este deja a Robin para mover su capa fundiéndose en el conocido logo del Cómic. Mientras ese logo aparece, y la música se vuelve loca, Robin desaparece «difuminado- porque su presencia es importante, sin duda, pero la estrella es nuestro hombre, que ve coronada la aparición del título en la pantalla con el primero de los míticos gritos de BATMAN que componen la conocida, reconocible y -para que negarlo- mítica canción de cabecera.

A partir de ahí, la locura, con un intervalo de unos 4 segundos se va pronunciando su nombre mientras las imágenes deciden subrayar la capacidad hostitativa de nuestro héroe y penetrar en sus villanos. Los hampones barriobajeros vistos hasta ahora pasan a convertirse en una procesión de villanos de todo tipo, clase y pelaje, en fila de a dos y con cierto espacio para el fondo brillante y plano, ante el cual se recortan gangsters, sí, pero también hay genios del mal o villanos disfrazados «pocos de los cuales son enemigos reconocibles de la heroica pareja- y de nuevo tenemos ese estatismo, no parece que ellos desfilen sino que la cámara recorre la cola de gente dispuesta a zurrar a Batman, una idea que antecede a los clásicos Shooot’Em Up, o a las peleas múltiples de la Serie B ochentera, aquí hacen cola porque los enemigos de Batman son muchos y variados, por eso tiene que desplazarse la cámara entre ellos.

Pasamos a una imagen animada de Batman con el nombre de Adam West al lado, después lo mismo al salir Robin con Burt Ward encima, y regresamos a la pareja que de manera conjunta y con la misma economía de animación se libra de los villanos innominados y nada definidos que tiene detrás. POW! BIF! para Robin y BAM, SOK! BLAP! para Batman (3 a 2, de nuevo una muestra de quién es el jefe), lo que nos lleva a un enorme dibujo de golpe y a la aparición definitiva de la procesión de villanos, de nuevo casi como si les recorriéramos nosotros con la mirada, aunque ahora ya a tres, ocupando casi todo el espacio de pantalla, casi sin dejar espacio para el fondo, creando una atmósfera opresiva de enemigos contra el Dúo Dinámico, y con caras reconocibles entre ellos como las de el Joker o el Pingüino, dentro de la tradicional mezcla de tipos de enemigos. Pero esta vez salen onomatopeyas de la izquierda «con el tradicional golpe musical y mientras sigue diciéndose el nombre de nuestro cruzado enmascarado- para pasar, a continuación, a mostrar los desechos de las peleas, salen volando o desplazándose algunos de los enemigos que estaban en la cola «de nuevo está el Joker, ahora visiblemente magullado en una imagen que antecede a la de Dark Knight Returns que marca el final de la aparición de villanos en estos títulos de créditos.

Termina la presentación con el celebérrimo Batmovil, que no está en absoluto animado sino que va acercando su figura (y sólo la figura del coche, obsérvese como al luna llena y la torre permanece igual) mientras los otros miembros destacados ven sus nombres «y solo sus nombres -resaltados: Alan Napier (Alfred), Neil Hamilton (Comisario Gordon), Stafford Repp (Sargento O’Hara), Madge Blake (Tía Harriet) -aunque ninguno de sus personajes sean mencionados ni aparezcan en la animación, en estos títulos de crédito está claro quién es la estrella- y, finalmente, uno de los dos «culpables» de la serie y la única persona cuyo cargo se cita en los créditos, el Executive Producer, William Dozier. Así se cierra la presentación a lo que acompaña la pronunciación más prolongada del nombre de nuestro héroe en la banda sonora como fin de fiesta.

Ahora señalemos un par de detalles, de cosas que están ahí y de cosas que no están.

Entre lo que está, regresemos al concepto final, con el Batmovil y la luna llena. Una imagen que en el cómic sería clásica y que, sin embargo, chocará con la serie de televisión en la que serán el sol el que predominará, el sol y los interiores.

Por el contrario, otro elemento omnipresente en los créditos es absolutamente definitorio de la serie. La sonrisa. No creo que haga falta hablar de lo importante que puede ser una sonrisa pero aquí todos los planos que muestran a nuestros héroes lo hacen con estos sonriendo de manera más o menos abierta. En ningún momento tenemos un Batman taciturno, un Robin pensativo… todo el rato es diversión sin límites, risas y sonrisas mientras se reparten guayabas como sólo se veían en las películas de Bud Spencer y Terrence Hill. Esa sonrisa, esa muestra de diversión que será la firma invisible del nombre que falta en estos créditos, el otro culpable, el gran Lorenzo Semple Jr., en una declaración de intenciones desde el principio de lo que será la serie.

Entre lo que no está, lo «eludido», tres centros de atención. Ya hemos señalado que no salen los actores reales y que no se asocia ningún actor con su papel, limitándose simplemente a señalar el nombre, pues bien, esto entronca directamente con la absoluta desaparición de los alteregos. En ningún momento de los títulos de crédito vemos ni se nos sugiere a Bruce Wayne o Dick Grayson, están siempre y omnipresentes Batman y Robin, la vida privada de los superhéroes queda, pues, desterrada de estos rasgos generales. Es cierto, sin embargo, que dos características de la serie tampoco aparecen por los créditos, aunque suponemos que es por centrarse en lo importante «al fin y al cabo la intro dura unos cuarenta segundos escasos- y es que las otras actividades de Batman, especialmente la de detective «entendida en esta serie como «descifrador de enigmas«-, ni se señalan los enemigos, los malos aparecen y se les apaliza, punto. Para remarcar esto falta también uno de los pilares villanescos de la serie, El Acertijo, uno de los malosos que en más ocasiones pasó por el plató de la popular serie. Aunque reconozcamos que el número de villanos reconocibles es bastante bajo y, de hecho, algunos provocan problemas, ¿es la figura que parece una vampiresa alguna rara versión de Catwoman? ¿El tipo encapuchado o el que va de lagarto? No os preocupéis, todas estas imágenes salen de los cómics, otra cosa es que no lleguen a usarse en la serie, pues las transfusiones jamás fueron perfectas (un ejemplo sería la ausencia de Dos Caras en la serie) lo que, en cualquier caso, no importó demasiado.

Porque una vez vistos estos títulos de crédito estamos más que preparados para ver la serie, para reírnos y disfrutar como ellos, para las grandes toñas con onomatopeya y para gritar a coro Baaaaatmaaaaaaaaan.

8 comentarios en «Los Créditos de Batman»

  1. ¡Qué pesadilla, jamás imaginé a Bud Spencer y Terence Hill disfrazados de Batman y Robin! A ver si alguien puede hacer llegar una propuesta así de innovadora y radical a los productores de la ciudad de Jholyputa.

  2. Esa tendrá que esperar a la de Mariano Rajoi/Batman y Aznar/Robin.
    ¡AGH, después de años de psicoterapia para estirpar el soniquete del batbaile, además de aquellas frasecillas tipo «¡Santos morcegos, Fatman!, el Adlo ha vuelto a inocularme la bat-fiebre…
    ¡Malvados, adlianos! Nananiaro, nanariano, ADLOOOO!!!
    ¡Volveremos a encontrarnos! Tiruliruliruliii!!!

  3. Pero… Pero…
    Se han olvidado de la versión extendida del opening… Aquella en donde aparecía Batichica tambièn repartiendo mamporros (una patada, si no mal recuerdo) y a punto de ser atropellada por el Batimovil («and intriducing «nombre que no logro recordar» as Batgirl», creo que decían los créditos… Lo que también echa por suelo su teoría sobre los actores y su identificación con los papeles)…
    Mierda, que Friki soy a veces

  4. La versión extendida es de la tercera temporada. Acabamos de empezar (mañana, de hehco) la primera.
    Sí, Juanma, pero sólo tú pareces notarlo. Eso sí, tenía dos cosas más en al neera que quizá saque la semana que viene. Es que esto se suponía que iban a ser un par de párrafos y ya ves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.