Poniendo a caldas

Durante las pasadas vacaciones, aproveché para saldar una deuda con el amigo Jordi Juanmartí, y emprendí la lectura de Príncipe Valiente. Para Jordi, aunque no lo diga, no haber leído Príncipe Valiente debería ser motivo de excomunión, como mínimo. A punto estuve una vez de pillar la colección de Ediciones B y leer aquello de una vez, pero el precio que pedían era escandaloso. Porque todavía era en pesetas, seguro que si ahora dijeran el mismo en euros sería muy atractivo. Partí de la edición que estuve comprando durante el último año, la de Planeta DeAgostini, que inicialmente salió con más de un año de retraso para restaurar las primeras planchas. Me enfrenté a los cuadernos sin prejuicios y sin tener en cuenta opiniones ni reseñas previas. Lo único que recordaba haber leído por ahí era que los colores de los primeros tomos eran mareantes y que, por alguna razón, esa edición era una mierda.

Porque a poco que se rastree sobre Príncipe Valiente en la Red, en lo que todos parecen ponerse de acuerdo es que no existe La Edición Definitiva de la obra. Unos por ser pequeñitos, o remontados, o no tener las guías de color original, o acertar con el color pero no con el tonito, o mal reproducidos, o…vaya, que si ya es difícil conseguir que los americanos manden material en condiciones de obras de los setenta y los ochenta, imaginad páginas dominicales de gran formato anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Hasta hace casi nada, en Bibliópolis decían que los tomos de Buru Lan era la mejor edición que había, pero en el último par de años ha habido una serie de movimientos que han dejado esa edición muy desfasada. Creo.

Con todo esto presente, me embarque en la lectura de la obra. Que aunque la edición fuera una mierda, eso es lo que hacemos aquí en Adlo!, leer mucha mierda..Pero nada de lo anterior me había preparado para lo que me encontré.

Porque así, sin ningún orden, me entretuve con las estratagemas del joven Val para colarse en castillos y fortalezas; asistí a los muchos lances, amorosos o en justas, de Sir Gawain; alenté al barco de Valiente persiguiendo hasta el fin del mundo a un joputa que le quería quitar la chica; contemplé la particular óptica de la vida del honrado pirata Boltar; me crispé con el giro argumental de que siempre que a alguien le amputaban un miembro se volvía filósofo, o barquero, o escriba…; me preocupé por la suciedad de mi mente en algunas viñetas, que ya he mandado al doctor marciano para que me diga si es grave; me imbuí de la  particular filosofía del autor sobre las mujeres y el matrimonio, de la que no se salva ni el mismísimo Rey Arturo; y me olvidé completamente de la eterna discusión de si lo que Foster hacía era historieta o relatos ilustrados. En definitiva, que lo pasé muy bien leyendo Príncipe Valiente. (o mejor debería decir «lo estoy pasando muy bien», pues ahora mismo voy por la lectura del tomo 25 de 26)

Hasta aquí todo según lo esperado. Si tanta gente dice que Príncipe Valiente merecía la pena, debía merecer la pena. No era de extrañar.

Lo que pasa es que la lectura de Príncipe Valiente me ha parecido una historia apasionante. La he leído muy a gusto. Y esto es algo que apenas había visto comentar. Que sí, que todos dicen que dibujando el Foster era un virguero, que se tiraba una media de cincuenta horas planificando y dibujando cada dominical, que había rayitas para dar y vender y eso se nota en el resultado final y la reproducción nunca le hace justicia. Lo mismo le pasaba a los autores Image. Y por esta analogía de Foster con los autores Image, suponía que en Príncipe Valiente el guión era algo accesorio, una excusa, el vehículo para que Foster dibujara lo que le vieniese en gana, como Jim Lee en Batman: Shilencio. Y va y me lo leo y me gusta. Tanto que incluso lo sigo devorando cuando cambia de dibujante.

Y es que olvidemos por un momento que hemos estado hablando de Harold Foster y Príncipe Valiente ¿qué sueles contestar cuando te preguntan qué es más importante, si el guión o el dibujo? consultando el manual de respuestas tipo debería ser algo como:

«Un buen dibujo nunca puede sostenerse sin una historia detrás; en cambio, una buena historia puede sostenerse incluso con un dibujo no demasiado bueno. Por ejemplo, Maus. O Persepolis. O Watchmen.»

De manera que tanto llenarse la boca con lo de que el guión importa tanto y tanto, y en cuanto se menta a Foster todo es hablar de si la edición alemana respeta el trazo así o asá, o si Foster usaba tramas pensando en el color o no, o si el formato ideal de publicación debería ser como mínimo el de los álbumes de los Metabarones, o…y al guión que le den. Que todo el mundo es un friki en algo, sólo hay que pillar el punto débil de cada uno. Los fans de Foster y Príncipe Valiente acuerdan que lo importante es el dibujo. Algo que en esta desorganización ya sabíamos desde que ROB! dibujó su primera línea.

Y es por eso que hay apasionadas discusiones sobre cual debe ser la edición actual que el seguidor de Foster debe adquirir y atesorar. Que tampoco son tantas. Actuales están la de Planeta en castellano, desde su inicio en 1937 hasta 1981, toda la etapa con guión de Hal Foster. 26 tomos de 96 páginas a 8.95 cada uno. La fanedición de Manuel Caldas, gran tamaño, blanco y negro restaurado. Dos años (104 páginas) en cada tomo, saliendo cada uno a 25 euros más gastos de envío. De momento han salido tres, aunque no consecutivos, pues recuperar este material es lo que tiene (mec, error mío, corregido tras los comentarios). Y una edición alemana a color, pero en alemán y el color no es e-xac-ta-men-te el tonito original. Es lo que hay.

principerns.jpg
(Clicken fuhr agrandiren)

 

Recapitulemos. La edición de Planeta DeAgostini es la más asequible, tiene eso que decimos de «un precio razonable«. Es decir, que es baratísimo pero no podemos decirlo así porque igual se dan cuenta de que es demasiado barato y nos lo suben. Pero es una mierda. No queda muy claro si por ser barato o por ser Planeta, pero es una mierda. Lo dicen todos. En las planchas restuaradas dicen que canta el Photoshop, y en las que no canta el Photoshop habría que restaurarlas. Esto viene de que el artista Adolfo García dedicó años a buscar las mejores dominicales de Foster para restaurar el trazo y color original (con todo lo que la palabra restaurar implica). Por amor al arte. Hasta que entró el elefante Planeta en la cacharrería y le dijo que aquello estaba bien, sí, y que ellos iban a publicar Príncipe Valiente, sí, y que podían usar su versión, sí. Y que si podía ser necesitaban todas planchas restauradas entre 1937 y 1982. Para ayer. Y tras un año de espera llegaron a una solución de consenso en la que García restauraba las 300 primeras páginas, las más cascadas en todas las ediciones. Y para adelantar aprendería a usar el Photoshop. Lo mismo le pasó a Lynn Varley. Luego, con la obra ya en la calle, es posible saber con un par de Googleos que existe una colección de dominicales inmensa en la Universidad de Siracusa, y que aquí en España jmponcela tiene todas las Sundays en su casa. También es jodienda enterarse ahora.

Como es Planeta hubo quejas: por el diseño de la portada, por el error de la portada, por el color de las páginas restauradas, por dejar páginas de cortesía en blanco, por no restaurarlas todas, por el trazo de las páginas no restauradas, por el color de las páginas no restauradas, igual que el de las anteriores. Y por regalar en una entrega posterior un nuevo ejemplar del primero con el error de portada corregido.

La edición de Manuel Caldas es, según su traductor, la mejor que hay. Tiene su precio, sí, y actualmente sólo se puede conseguir por correo por un tema de derechos (el tema es que, por tener los derechos de edición en castellano, Planeta no deja que otros editen la obra en castellano en nuestro territorio ¡malvada, malvada Planeta!) (también corregido tras los comentarios ¿por qué no comentáis los posteos ante de que los suba? daría menos faena…). Pero lo de dentro es canela fina. Trazo restaurado en glorioso blanco y negro, nadie debería morir sin haber pasado sus hojas y saboreado el fino trazo del autor. Quizá alguno muera antes de verla completada, vale, pero sólo por la experiencia valdrá la pena haber vivido. Porque ese es un tema que tampoco se plantea ¿hasta dónde pretende llegar la edición de Manuel Caldas? ¿hasta la boda de Val? ¿o el nacimiento de su primer hijo? ¿o más adelante? ¿o a salto de mata según el material que pueda revivir en su labor de restaurador enamorado? como Foster es sagrado igual estas cosas no deberían plantearse, sino que la compra de los tomos debería ser dogma de fe. Pero todos sabemos que hay mucho ateo al que sólo le interesa la lectura, y si es posible barata. Igual entonces la edición de Manuel Caldas no es para ellos. Porque posiblemente la edición de Manuel Caldas no es útil para descubrir Príncipe Valiente ¡Ala lo que he dicho!

Aunque el tema no lo permita, pensemos fríamente. La gente que adquiere la edición de Manuel Caldas ¿lo hace por la historia o por los dibujitos? Teniendo en cuenta las características de la edición, incluyendo su periodicidad lenta y su actual falta de cronología (nada de eso, comentarios al poder), se podría decir que los compradores deben ser en una inmensa mayoría gente que ya tiene y ha leído una edición anterior de Príncipe Valiente, o interesados en el arte de Hal Foster. Siendo por tanto gente que o no le interesa la historia o ya la ha leído en otra edición, de la que jamás se separará por mucho que maldiga de ella.

Podemos decir por tanto que la edición de Manuel Caldas se nutre de lectores que conocían la obra con anterioridad a los que le atrae tener una edición más cara, grande y cuidada.

Y a eso, en mi pueblo, lo llaman Absolute.

Y con los Absolute no hay ningún conflicto en que la misma editorial u otra diferente haya sacado el material sencillo y pelado, pues es el que da a conocer la obra, la populariza, y genera la ansiedad en los más exigentes por la edición Absolute. No existen conflictos entre la obra original y la Absolute, el éxito de una edición suele ser reflejo del de la siguiente.

Estos días ha habido algo de barullo con que si Planeta ni comía ni dejaba comer, que con su mierda de edición de Príncipe Valiente había imposibilitado la aparición de nuevas ediciones hasta por lo menos dentro de una década, que cómo es posible que en la pugna de David Caldas contra Goliath Planeta la gente se pusiera del lado del gigante, que si éramos todos unos pijameros. Lo curioso de todo es que el traductor y principal defensor de la versión de David Caldas se llama igual que el guionista de los Fantastic Four (¡pijamas!), Iberia Inc, y el articulista de varias Bibliotecas Marvel ¡si Sebastián Santos levantase la cabeza!

Que no llegue la sangre al río. Lo cierto es que si se quiere uno meter entre pecho y espalda un culebrón de 45 años por un precio razonable, ahora mismo sólo hay una opción. Y si uno quiere alegrar el alma con dibujos que quitan el aliento, también sólo hay una. Así que cada uno que vuelva a hacerse la pregunta de si es más importante el guión o el dibujo.

Y si quiere hacer caja, Manuel, le recomiendo que para la versión castellana de su obra coloque el título de Absolute Príncipe Valiente y espere a que le lluevan los pedidos. No se pregunte por qué, nadie lo sabe con certeza, los lectores españoles somos cobardes y supersticiosos.

Y si lo que quiere es forrarse de verdad, lo que debe hacer es empezar a buscar los fotolitos de la Wonder Woman de George Pérez, que como lo edite en Absolute se lo quitan de las manos. Y por la traducción al castellano que no se preocupe, que igual encuentra voluntarios sin salir de Cádiz.

Y mientras debatís todo esto volveré sobre mis pasos, porque yo llevaba un scope al entrar y se me debe haber caído por alguna parte…

Lo que debemos tener todos claro es que Príncipe Valiente es una obra imprescindible. Sólo así se entiende que fuera una de las pocas selectas obras no-Marvel en disponer de sus propios Pocket de Ases:

9e60_1.JPG

Pero no temáis, puristas del arte de Foster, pues esa edición no fue ni mucho menos la más pequeña que se haya hecho del personaje ¡vivimos en la Era de la miniaturización!

minifournier11_01.jpg  

26 comentarios en «Poniendo a caldas»

  1. Sr. Calduch, me parece que sí, que en su inmensa mayoría el razonamiento es acertado.
    Pero quizá eso de…
    «Un buen dibujo nunca puede sostenerse sin una historia detrás; en cambio, una buena historia puede sostenerse incluso con un dibujo no demasiado bueno. Por ejemplo, Maus. O Persepolis. O Watchmen.»
    Eso… en eso no estoy de acuerdo y es más, me parece una frase hueca y falsa respecto a la realidad que intenta definir.
    Ni Maus, ni Perdsépolis ni Watchmen se sostienen no con un dibujo no demasiado bueno, sino más bien limitadísimo.
    Son cómics, en mi humilde oponión, que cojean en su realización visual, es decir, mediocres.
    ¡Qué guiones tan excepcionales!
    pero que realización tan limitada.
    A la inversa… El Mercenario de Segrelles, sin un gran guión, fue para muchos grandioso.
    O Alex Ross.
    Un cómic es fundamentalmente una historia visual, y una novela es un guón escrito. Maus sería una gran novela, pero no un gran cómic, tal y como yo lo veo.
    Lo del coloreado… pues algo así como lo de Objetivo Birmania… ¿cómo está mejor, en BN o en color?, ¿restauramos y coloreamos el Nosferatu alemán de antes de la II guerra mundial?
    ¿coloreamos el Guernica?
    ¿Cómo era mejor, el Bloodstar de Corben en BN original o en color?
    Se ha metido usted en la profundas dudas metafísicas de los cómics, es casi como el ¿quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos…?
    un saludo 😀

  2. Sí, se trata de una respuesta bastante extrema sacada del manual de respuestas tipo, esas posturas que tras un tiempo participando en debates en la Red se repiten. Como lo de que DC debe publicarlo una editorial popular por eso del padre que va con el niño al quiosco y le pide un Superman. Cosas así, más un estereotipo que una verdadera opinión.
    A mi también me gustan cosas de Alex Ross. En Marvels lo veo acartonado, pero en Kingdom Come me parece de lo más dinámico.
    Vaya, ahora me he quedado con la duda de como quedaría Príncipe Valiente dibujado por Alex Ross…

  3. ¡Eh! No deis ideas que la Wonder Woman de Pérez ya tiene traductor. No será en Absolute, pero será la edición definitiva… (Aquí habría que poner unos tambores y el himno de la Champions)
    Ah, por cierto. Donde se ponga Gibbons que se quite el Si-no-me-aceptan-el-uniforme-de-Spidey-me-lo-guardo-que-ya-se-lo-colaré-a-alguien-con-barras-y-estrellas de Alex Ross. Mil veces. Eso ni se plantea…
    ¿Watchmen un dibujo limitadísimo? Juas-juas-juas…

  4. Ah! Ah! Ah!… Sr Calduch, Kingdom Came… a mí me apasiona Alex Ross en Kingdom Came…
    Buena pregunta, El Principe Valiente por Alex Ross… o Alex Ross recreando género negro…
    Una pregunta igual de buena ¿cómo quedaría Maus dibujado por Juanjo Guarnido…?
    yo creo que sin duda mucho mejor. Quizá así la podría llegar a considerar una gran obra del cómic.
    La verdad es que esos estados de «opinión aceptada» no me gustan. Siempre que puedo los peleo.
    Como lo del Super para niños… la verdad es que no veo que Kingdom Came sea para niños, por ejemplo… a este país le falta mucha cultura aún. ¿No cree Sr. Calduch?
    Un saludo a todos.

  5. > ¡Eh! No deis ideas que la Wonder Woman de Pérez ya tiene traductor. No será en Absolute, pero será la edición definitiva… (Aquí habría que poner unos tambores y el himno de la Champions)
    Ese traductor no se llamará por un casual Nacho, ¿verdad? 😀

  6. Yo creo que la principal queja de la edición de Planeta es el tamaño.
    El resto de ediciones (decentes) están muy a la vista, en librerías, salones y tal… Y vista una cualquiera, la de Planeta canta mucho en ese sentido. Para quien la haya leído y quien no.
    Lo digo porque entre las quejas de la edición de Planeta lo del tamaño creo que no lo mencionas.

  7. Yo tengo la edición de Ediciones B desde hace unos 10 años, y la verdad es que la reproducción deja bastante que desear, pero no la veo mucho peor que la PdA. Y creo que el precio era menor que el actual de Planeta, aunque ahora mismo no sé si será fácil de encontrar, o si estará saldado.

  8. Mi opinión es que en la variedad está el gusto. Ya que no hay edición definitiva, se debería poder acceder a Príncipe Valiente de varias formas (actualmente las hay). Así que cada cual elija, sin coacciones, a la que más le guste (Caldas, Planeta, etc.).
    Y esto es extensible a cualquier cómic u obra, sin que una se «coma» a la otra.
    PD. Y que saquen todas las ediciones de una peli en dvd a la misma vez, qué caray.

  9. Vaya… es mi particular opinión acerca de la realización visual de Watchmen, sólo la he dado yo, no el Sr. Calduch. Pero hombre, no es para excomulgar a nadie, ni rasgarse las vestiduras.
    El guión es inmejorable, pero a mi me gustaría una forma más expectacular de plasmar ese guión.
    Hay a quien le encanta los dibujos de Maus… a mí no.
    ¿Qué le voy a hacer?
    Lo malo es que lo voy diciendo por ahí sin ningún pudor…
    Algún día me van a dar con un libro en la cabeza, ya veras.
    ¡Pues que sea con un comic-book de grapa… del gran Rob, por lo menos!
    😀

  10. Si a Watchmen critica, con Watchmen (ed.Absolute) será castigado.
    Así que no pida ahora grapa de 24 paginitas…
    Ah, bueno, de Rob… Vale, entonces de acuerdo. Pero usted lo ha pedido ¿eh?

  11. John Mismo, si es de Rob, da igual que sea un formato absolute, a base de golpes en la cabeza algo bueno se me quedará del Maestro, digo yo ¿no?
    AVIV BOR

  12. Buen análisis.
    1. Si alguien metió la pata, fue la KFS: insistiremos siempre en que Caldas tiene los derechos para editar PV en castellano legalmente. En un principio, si no hubiera habido retrasos en la edición popular de Planeta, no se habrían solapado dos series que, en efecto, van a públicos muy distintos.
    2. La edición es cronológica, no «no consecutiva». Empezó por el principio y va por el tomo tercero, 1942. Periodicidad trimestral, cuando no hay problemas como los ha habido. En la edición en Portugués ya ha nacido Arn y han vuelto de la aventura en América, 1948. Se anuncia muy clarito en la solapa de cada libro que serán 22 tomos.
    4. Caldas se llama Manuel, no David. Si quieres prolongar el chiste, pon David entre comillas, porfa.
    5. La edición «Absolute Prince Valiant» será aquella que ese publique al tamaño periódico sábana y con los colores originales. Algún día seguro que saldrá.
    6. Planeta hoy no es la Planeta de hace años, cuando estaban al frente gente como Antonio Martín o Tony Guiral, y creo que mucho se nota. En cualquier caso, contrataron mi trabajo, no mi fidelidad de por vida, ni la independencia de mis opiniones, erradas o no.
    7. Aquella mierda que salió de los Cuatro Fantásticos no la hice para Planeta, recordemos: fue para Marvel. Planeta sólo recompró el trabajo a los americanos. Para la edición de Planeta lo traduje y lo adapté para que quedara un poquito menos mierda. Por cierto, las reediciones de otras editoriales se hacen las locas y no me pagan el copyright como traductor.
    AVIV RETSOF. HAL-WAYS.

  13. El «David» ese tras lo de Goliath era expreso, lo conservaré pero en cursiva.
    En mi librería sólo pude ver el primero de la edición en castellano, me basé en los datos que vi de cronología de la edición portuguesa.
    Interesante (si se había dicho de verdad que se me pasó, a ver si por eso insistirás tanto en que no hay que salirse del tema) lo de que el solapamiento entre las dos versiones se debe al retraso de la de PdA. Hace ver las cosas de una forma muy distinta. No lo sabía, de veras. Y al no saberlo, la impresión era de una edición portuguesa que se enviaba al por menor en castellano.
    Por cierto, menos mal que en el texto aclaré que iba por la lectura del tomo 25 de los 26. Fue escribir esto, seguir con el tomo 25 y 26 y…menuda mierda. En los créditos del 26 aclaran que es que el Collen Murphy tomó los guiones en 1979 (tomo 25). Juer, se nota. 3 años en los que lo más apasionante es que Arn se deje bigote…

  14. En portugués, Caldas empezó por el que será el tomo cuatro en castellano. Hizo el cinco y luego volvió atrás. En castellano, ya ha podido empezar por el principio.
    Por cierto, en el tercer tomo mi artículo de cierre se llama «Foster, maestro de guionistas».
    Arn es uno de los personajes con look peor definidos de la historia de los cómics. Y lo malo es que es cosa del propio Foster…
    AVIV RETSOF. HAL-WAYS.

  15. >>Arn es uno de los personajes con look >>peor definidos de la historia de los >>cómics.
    Pues de jovencito con el pelo corto es clavado a la hija mayor de mi dentista. Pero clavado de que cuando lo enseñabas a alguien te decían sin dudar que era ella.

  16. XDXDXD
    Lo cierto, es que de bebé es idéntico al hijo de un primo mío. ¡Hasta es pelirrojo y todo!
    Pero ya de mayor es que es insufrible. El pelito corto, siempre con la ropita azul con el cuellecito de lana blanca…
    Y el bigote. Dios, el bigote…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.