Et tu quoque filli?

Hoy no vamos a hacer humor.  Si ya sé lo que estáis pensando «ajajá el viejo truco de decir que no vas a hacer una cosa para después hacerla», vamos el típico sketch (en este caso post) de humor por contraste en el que os vendo un texto serio para al final llegar a una conclusión que no es otra que un golpe humorístico.  Pero no es el caso, igual es porque la distribuidora de Planeta ha decidido no traer mi dosis semanal de 52 justo la misma semana en hay parón de liga…..¡¡¡¡Con lo nervioso que me ponen las semanas en las que no hay fútbol los domingos!!!!, igual porque en Valencia no para de llover y eso siempre afecta al ánimo, o quizás por los aterradores descubrimientos que he realizado esta semana, pero el caso es que hoy servidor no esta en condiciones de ofrecer el habitual show humorístico que ofrece todos los miércoles (todos los miércoles en los que, por unas cosas o por otras, no falto quiero decir).

Así que hoy voy a aprovechar este espacio para resolver una duda que desde hace semanas me ronda la cabeza. Una  duda que me surgió el pasado viernes cuando descubrí este largo vídeo (tampoco hace falta verlo entero, aunque no os va hacer daño, con los primeros minutos ya os haréis una idea de lo que quiero decir).

¡Un paseo de la fama de los cómics en Chile! Vale no es muy grande, lo reconozco, y tampoco muy lujoso (aunque las esculturas del final le dan  mucho lustre). ¿Pero con que derecho vamos los españoles a criticar nada si aquí no hemos dedicado una mísera baldosa a nuestros autores?

La existencia de este paseo me hizo pensar. ¿Como es que Chile (dicho con toda la envida del mundo ojo) puede honrar a sus personajes de comic favoritos y en España se les ignora? Sin ánimo de querer desprestigiar al país sudamericano su personaje más internacional es Condorito (el de los chistes de «¡Plof!» que tanto influyeron en Darío Adanti), mientras que, se supone, que España no sólo tiene a Mortadelo y Filemón, que en mi época nos enseñaban que era el producto español más consumido en Alemania hasta que llegaron Los Héroes del Silencio, sino que es un país que durante décadas tuvo una sólida industria tebeística con títulos como Roberto Alcázar y Pedrín, El Capitán Trueno, El Guerrero del Antifaz, Pumby o El Jabato que tenían una penetración social no igualada hasta la llegada de Aquí Hay Tomate.

Pues bien si asumimos como cierto el hecho de que en España el Cómic era una actividad respetable y lucrativa y que sin embargo con el tiempo dejó de serlo para pasar a ser considerado como una afición socialmente mal vista a determinadas edades la pregunta lógica que tenemos que hacernos es ¿como pasó eso? ¿Cual fue el momento exacto en el que los lectores de cómics pasamos a ser parias sociales? ¿Cual fue el detonante que hizo que la gente se alejara masivamente del cómic? ¿Quien fue el malvado supervillano que borró de la continuidad española el que los cómics molaban?

Pues bien, tras largas investigaciones podemos afirmar, sin prácticamente temor a equivocarnos, que el declive de la historieta en nuestro país se produjo durante la noche que fue del seis al siete de julio de 1987 (notese el fuerte componente cabalístico de la noche en cuestión). Fecha en la que todos los fans del noveno arte fuimos traicionados por, como suele pasar en estos casos, quien menos esperábamos, una persona a la que durante años habíamos abierto nuestras casas y corazones, alguien que fue tan sibilino que pudo perpetrar su traición, implantar en el inconsciente colectivo que los cómics eran una patochada,delante de nuestras mismas narices, y aún así, consiguió seguir siendo para nosotros ese ser querido que prácticamente formaba parte de nuestras familias. Estamos hablando de ella, la tía  simpática de una generación entera de españoles, la pérfida, la maquiavélica…..

mayra.jpg

¡¡¡¡MAYRA GÓMEZ KEMP!!!!!

Sí amigos lectores. En vuestro recuerdos quizás sea una mujer amable que os animó durante vuestras noches infantiles y os enseñaba coletillas guays como «hasta aquí puedo leer» o «esto se merece un oooh muy grande» que os convertían por un momento en chicos enrollados de vuestro colegio. Pero la pérfida  Mayra encabezó un proyecto ideado por ese auténtico genio del mal llamado Chicho Ibáñez Serrador, en el que se dinamitaron las sólidas bases del cómic en España. Todo empezó con aquel programa bautizado con el inocente título de «Los Cómics», un programa que arrancaba de la forma tradicional, con amigos y residentes en Madrid contestando preguntas, y chicas con piernas al aire demostrando que se podían llevar gafas, saber de mates y parecer sexys, pero que pronto empezaría a introducir peligrosos conceptos en el subconsciente colectivo de los españoles. Todo comenzó cuando al llegar a la fase conocida como «La Eliminatoria», cuando Mayra lanzó un primer ataque destinado a ridiculizar de forma cruel a uno de los personajes más conocidos del noveno arte (atención especial al fallo en Matrix que se produce alrededor del minuto 2:09).

Ahí lo teneis. Por si no fuera suficientemente ridícula toda la escena encima el concursante tuvo un accidente que se corta para ser sustituido por un plano de gente aplaudiendo, remarcando la idea de que Superman no es invulnerable, y está bien que no lo sea.

La subasta siguió este maquiavélico esquema, siendo especialmente sangrante el momento en el que Chicho mandó a sus comandos especiales, el trío artístico conocido como Las Hermanas Hurtado para atacar a los grandes iconos del cómic en español y de paso, dejar claro a los niños que quisieran ser dibujantes como funciona el tema de los derechos de autor. (Atención especial al esperpéntico ataque que realizan a partir del minuto 3:10).

Y para finalizar el golpe definitivo lo dió Nina (recompensada por sus servicios con la dirección de la Academia de los primeros OT) apuntillando al noveno arte con una canción sobre el mundo del cómic en el que resta toda credibilidad al medio. Un número que además va seguido por un subliminal mensaje en el que Isabel Serrano (quien fuera colocada después en Médico de Familia) presenta a la juventud a los que serán los sustitutos de su héroes de cómics ( y sí, no intenteis negarlo seguro que vosotros también los comprasteis).

Al final,  por si alguien se lo pregunta los concursantes fueron recompensados debidamente…

…con un premio que además sirvió para asociar la imagen de un héroe clásico a un banco de esos que te chupa la sangre, finiquitando así cualquier resto de dignidad al que pudiera aferrarse el noveno arte en España. Prestigio que, huelga decirlo, aún no hemos logrado recuperar, y cuyos primeros avances se están logrando en esta época la nuestra en la que, precisamente, el Un, Dos, Tres tuvo que ser cancelado por su baja audiencia. ¿Alguien después de lo que hemos visto hoy puede pensar que es coincidencia?

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

11 comentarios en «Et tu quoque filli?»

  1. Puede que ese fuese el golpe definitivo pero ya hubo antes unos cuantos golpes al prestigio de los comics aquí en España. Yo cada vez que oigo el «Heroe de Papel» de Santa pienso si no estaría mejor metiéndome jaco en lugar de leyendo comics.

  2. Jolines, me acuerdo bien de la bochornosa actuación de Nina, porque me tiré años pensando en el destrozo que hicieron de la canción de «La Leyenda de la Ciudad sin Nombre»…
    «A los cómics doy color, con calor». Por Dios, qué frase más GENIAL! ¿En qué demonios estaban pensando los miembros de la Academia de Estocolmo cuando entregaron el Nobel de Literatura de ese año?
    Y otra frikada para el recuerdo… Los chinitos de la suerte… ¡Agh!

  3. Pues yo creo que ahora, que parece que hay un resurgir, están intentando algo similar, porque eso de la moda y los cómics de El Mundo… ahí han tirado con bala y a dar. ):-O

  4. «A los cómics doy color, con calor». Por Dios, qué frase más GENIAL!»
    Pues ojo, porque , que yo sepa, el compositor que Chicho tenìa en nòmina para las canciones del 1,2,3 e incluso para las del posterior El Semàforo era nada màs y nada menos que… Luis Aguilè !!!!!(no es broma!)
    Los tentàculos de la conspiraciòn crecen…

  5. ¿Pero es que nadie va a hablar del soso de presentador del programa chileenooo? Agh. Cuando vi que decían que el video era largo y no hacía falta verlo entero, miré y era poco más de tres minutos. Dije «Vaya, ya está esta juventud de la era internet diciendo largo a 3 minutos, psé»…
    Joooéééé qué paliza de tío!!! Se me ha hecho eterno.
    Eso sí que mata la afición al cómic. Cuidado amigos chilenos, que tenéis allí vuestra propia Mayra y el 1,2,3.

  6. «Flash es el superheroe americano.Y seguro que os da un flash cuando sepais…».¡¡Qué pedazo de guionistas!! Flash con flash rima…
    Me parece fatal que no hablaran de los heroes de verdad.Pafman y Sporty to the powa,que acababan de empezar.
    Sobre la canción,aunque todos destacais el color y el calor,yo me quedo con el «a los comics doy humor con amor»,que es aun más absurdo,porque dime tú que amor da la Ofelia,Susie Derkins o las hermanas Gilda.
    ¿Algún guionista del 1,2,3 se leyó alguna vez un cómic antes de hacer éste programa o lo hicieron mirando la Wikipedia? (Creo que antes se llamaba Enciclopedia Larousse).

  7. Toca madera, toca madera… otras cosas les iba a tocar yo a la Isabel Serrano.
    Antes de Medico de Familia, la sacaron en Brigada Central, SIII ESA SERIE EN LA QUE POVEDA Y FLORES SE PASABAN TODO EL DIA GRITANDOO!!!!

  8. Isaac, increibleble documento!
    Pero…no tendras por ahi el video ese de luz casal vestida de elektra? Estoy por creer que no ocurrio de verdad, y que aquel programa de Pedro Reyes y Mauri fue producto de mi mente joven e impresionable…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.