Una nota de color

Tras el breve coqueteo con los premios de hace unas semanas recibí las notables reprimendas de todo tipo de personas. Bien merecidas todas ellas, claro. La más notable, sin embargo, fue la de un amigo al que llamaré Spike Velásquez que tiene su propia  teoría Yo, con tal de no trabajar, dejaría que entrara pro aquí un elefante en una cacharrería así que… Ahí los tienes, todo tuyos, Spike.

*****

Si la importancia del premio es resaltar un trabajo y no celebrar al mejor en algo «sobre todo en algo difícil de medir- entonces se está siendo tremendamente injusto con mucha gente.

Parece increíble que haya que decirlo pero al gente es así, incapaz de notar que se está marginando a una minoría solo pro el hecho de no ser mayoritaria; especialmente n este tiempo en que las mayorías juegan a ser las minorías más dignas de lástima.

image002.jpg

Por eso debo decir que es una auténtica mierda lo que se está haciendo en España con los autores negros, negándoles los premios y dándoles de lado con absoluta frialdad. Sí, sí, vais a decirme: ¿Pero qué ha hecho un autor de color para nuestra industria? ¿Qué premio debería llevarse que se merezca?

¿Qué se merezca? ¿Qué tiene que ver merecerse un premio con llevárselo? Más aún, ¿por qué habría que darse los premios a quien se los merecen?

Seamos sensatos, si eres tan bueno que la crítica te quiere entonces, tranquilo, sabes que eres bueno «o, al menos, sabes que al critica te quiere- y si eres tan capaz que has hechizado al público… francamente, ¡qué más necesitas? Vale, quizá el público y la crítica sean cambiantes y lo que hoy les gustó mañana les horroriza pero, eh, nadie gana constantemente los mismos premios. así que, ya que vas a dar algo, ¿porqué no convertirlo en algo útil? Algo para promocionar el tebeo entre el tipo de gente perfecta para tragarse lo que sea: Aquellos que solo compran algo que haya ganado un premio. Lo que sea. Y puesto a endosarles lo que sea, ¿por qué no nubio?.

Piensa por un momento en los premios españoles. Bueno, quizá logres dar algún nombre aunque sospecho que se limitará a decir «el del salón de» y poco más. Vale, también está el Premio de la Crítica (¿qué crítica?) y los de los lectores de Pons, un premio tan duro y terrible que este año ni se ha convocado. Piensa en los premios americanos: Eisner, Harvey, Ignatz… poco más, quizá conozcas los Eagle pero sería casi como citar los People’s Choice junto a los Oscar, Emma y Grammy. Y ahora dime, ¿dónde ves que se anuncien sus ganadores? ¿NO será que no le importa a nadie

Y si a nadie le importa: ¿Por qué se sigue marginando a los hermanos de color? Oh, sí, no son los únicos marginados. También es difícil encontrar a mujeres ganando premios, también es complicado encontrar a asiáticos, y siempre me ha parecido notablemente xenófobo el comportamiento de los premios españoles. ¿Qué problemas hay con los sudamericanos, con nuestros hermanos del otro lado del charco? Parece que como escriben en el mismo idioma son de aquí, pero como no han nacido aquí no cuentan para los premios españoles así que son dados de lados en ambas votaciones, atrapados en una tierra de nadie en la que nuestros hermanos pasan a ser unos primos.

Sí, quejaros, indignaros, decid lo que queráis en los comments de este blog pero reconoced que es cierto. Reconoced que no podéis pensar siquiera en que un hombre de color recoja un premio de cómic. Seguro que os parece más posible creer que podría ganarlo alguien con discapacidades físicas o mentales, claro, es tan integrador aceptar los premios recibidos por los deficientes mentales.

Al fin y al cabo la misma naturaleza de los premios es demostrar que algui en, razonablemente vivo, es el mejor en algo aunque «en realidad- se demue

clavo.jpg

stra que es mejor que los otros candidatos y se deja suponer que quizá los jueces no conocieran a los que no entraban en la elección. Esa es la dura carga que han de soportar los candidatos no ganadores. Aunque siempre será mejor que los premios a toda una vida, que deberían llegar todos por ley con forma de clavo de ataúd para demostrar que acabamos de bajar la tapa de la vida profesional de alguien. Los premios a toda una vida sólo tienen sentido si se conceden a los muertos, pero es algo tan sensato que nadie haría pues: ¿de qué sirve crear un galardón que nadie ansía ganar?

Ejemplo de Premio Toda una Vida

Así pues, por ellos, por los negros que no lo merecen llevándose el premio de alguien que ha dado sobradas muestras de talento «brutal definición de igualdad- para que se reconozca de una vez su peso y que quede claro, de una vez, que en esta industria no habría guionistas, dibujantes, traductores o articulistas si no hubiera negros.


*****

Si por algún error os ha gustado la cosa esa (hum… podría habémelo guardado apra una columna… ¡mierda!) no perdáis la oportunidad de visitar el siguiente enlace, culpable de una de las ilustraciones.

8 comentarios en «Una nota de color»

  1. >Seguro que os parece más posible creer que podría ganarlo alguien con discapacidades físicas o mentales, claro, es tan integrador aceptar los premios recibidos por los deficientes mentales.
    No debo recordar una nominación de los PicADLO!, no debo recordar una nominación de los PicADLO!, no debo recordar una nominación de los PicADLO!…
    Por cierto… ¿Cómics tó lo negro? Si ya decía yo, que estoy harto de defender Manos a la Obra como obra cumbre y máxima influencia popular e intelectual de la televisión española…

  2. Mi comment ibar por ahí: …es tan integrador aceptar los premios recibidos por los deficientes mentales
    Premios no sé, pero lo que es «guionizar», «dibujar», «tradumaquetar», etc.etc., sí que lo hacen últimamente…
    Pd. Con todos mis respetos a cualquier deficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.