EC: Vértigo en los 50

He aprovechado las Navidades para empacharme de historietas de ciencia ficción con la lectura pendiente de la Biblioteca Grandes del Cómic: Clásicos de la Ciencia-Ficción. Los cuarenta y siete euros y medio que costó la compra de la obra completa han sido, en mi opinión, una inversión excelente. Los menos impacientes podéis conseguir esta y otras Bibliotecas de regalo con cualquier suscripción a los coleccionables de Planeta, estas de la EC y el MW de Tezuka son moneda de cambio habitual en esas ofertas. Planeta ha publicado una Biblioteca dedicada al terror, otra al suspense, una a los clásicos bélicos (la más floja en mi opinión, aunque siempre habrá alguno que destacará alguna historia aislada entre tanta página impresa), esta de la Ciencia Ficción y una última general con las cosas de la New Direction (que en todas las introducciones de las primeras Bibliotecas decían que fueron un fracaso, pero cuando se han quedado sin material bien que las han terminado publicando). No he hecho ningún diagrama con calendarios, pero teniendo en cuenta que de cada temática salieron dos o tres series, algunas de ellas simultaneas, no resulta descabellado estimar que en un mes cualquiera EC lanzaba al mercado cinco o seis de sus títulos, cada uno con cuatro historietas de 6-8 páginas, casi todas pensadas por Bill Gaines y Al Feldstein, al ritmo de uno o dos guiones diarios siete días a la semana. De haber nacido setenta años más tarde se hubieran montado directamente un blog y hubieran tenido decenas de visitas. El número de dibujantes también era reducido, de forma que un dibujante de la plantilla de EC podía tener entre 3 y 4 historietas mensuales asignadas. A página diaria casi seguro. Así todos los días, lloviera, nevara o hiciera sol. A veces uno piensa que a ese ritmo si no hubiera sido por el bueno del Dr Wertham editores y dibujantes hubieran acabado en algún frenopático. Sin embargo cumplían, cómo se nota que no había videojuegos para sustraerles de sus obligaciones. Uno de los dibujantes más representativos de esta mítica etapa es Jack Kamen, cuyas historietas se caracterizaban por incluir a alguna muchachita de buen ver e inocente mirada que terminará siendo la perdición del protagonista. El esquema clásico de las historias dibujadas por Kamen para esta BGC: CdlCiFi consistía en un científico maduro que se enamoraba de la joven, virginal y pechugona ayudante de laboratorio y urdía un plan para poder librarse de su tiránica, fea y vieja esposa para colmar sus bajos instintos. La trama podía incluir viaje temporal al futuro o al pasado, criogenia, reducción, teleportación, transformación en algo…da lo mismo, algo pasaba siempre y la historia terminaba mal para el pobre hombre. Sin embargo, una de las historias que leí se salía de este patrón, y a medida que profundizaba en ella su complejidad me atraía más. Apareció originalmente en el 21 de Weird Fantasy, de Septiembre/Octubre de 1953 (¿cómo? ¿que eran bimestrales? ¿y todo lo que he escrito arriba de los esforzados artistas dejándose las pestañas para entregar a tiempo y llevar un mendrugo de pan caliente a las bocas de sus numerosos hijos? ¡panda de vagos! ¡vais a hundir el medio!), y pese a que empieza con un plano abierto en un exterior,

jk01.jpg

el resto de la claustrofóbica acción transcurre prácticamente en una misma estancia. En un hospital, concretamente, cosa que no creo que extrañe a nadie.

jk02.jpg
No seáis malpensados, no hay nadie más en la habitación y Walter es el nombre del marido. Walter oye gemir a Ruth en la cama situada a su derecha y pide ayuda. De inmediato llega un médico que enciende la lamparilla situada a su izquierda, vemos también la pared que cierra a la izquierda la estancia y unos visillos. Es una historia claustrofóbica y esos detalles son importantes.

jk03.jpg

Chutazo al canto desorientación, y cuando se repone oye unas nada tranqulizadoras voces a su derecha donde la cama de su mujer.

jk04-06.jpg

Ahora ¡atención! porque si parpadeas te lo pierdes. Resulta que cuando se incorpora la cama de su mujer no está a la derecha, sino a la izquierda ¿es posible que Walter hubiera estado durmiendo la primera vez con los pies en la cabeza? ¿o les han cambiado de cama mientras dormía? tenemos poco tiempo para hacer suposiciones, ya que en la siguiente viñeta Walter se aproxima al cuerpo inerme de su mujer, parece que nuevamente desde el lado derecho. O eso o ha rodeado toda la cama, igual porque médico y enfermera no se apartaban. Espera, el médico sí se ha apartado, hasta parece haberse cambiado de lado con él. En la pared, unos visillos (¿los mismos de la primera vez?) observan impasibles la escena.

jk07-08.jpg

¿y eso es todo? ¿un agobiado dibujante de los 50 que se equívoco en un ángulo? ¡los de Adlo! estáis acabados! ¿acaso no tenéis material más actual con el que meteros? un poco de fe, pequeños talibanes. En la siguiente viñeta devuelven a Walter a su cama, que parece estar definitivamente en la parte izquierda, con visillo y lamparita a la izquierda y cama vacía  a la derecha. Apreciamos por primera vez la puerta, más o menos frente a la cama que ocupaba Ruth.

jk09.jpg

Aquí llega el elemento fantástico de la historia. Las entradas y las gafas nos indican que se trata, sin ninguna duda, de un científico (no, no debo decir a quién se parece). Aborda a Walter por la parte derecha de su cama…

jk10.jpg

…que es donde se encuentra la pared de la habitación..espera ¿esto iba así? debe ser que se ha puesto en la cama que ocupaba su mujer por eso del olor, los recuerdos, la añoranza…

jk11.jpg

Tampoco debemos pensar demasiado en esto, ya que el científico se cambia enseguida de lado. Es técnico de laboratorio del hospital, se ha enterado de la muerte de Ruth y propone a Walter un experimento de traslado a una realidad paralela con un aparato que ha montado en el cuarto de los cacharros. En esto la EC se adelantó a la Marvel, cualquier título mínimamente científico permite a su poseedor tener una sapiencia inconcebible en cualquiera de los campos del conocimiento humano. Le habla a Walter de los planos de posibilidad

jk12-13.jpg

aunque nosotros sabemos que existen muchos planos más, incluyendo alguno en que la habitación no se moviera o Walter estuviera quieto en una sola cama, pero es lo que tiene las realidades alternativas, que todo es posible. Para marearnos un poco los visillos del lado izquierdo de la cama se han desplazado a la pared adyacente.

jk14.jpg 
Walter no pilla muy bien el concepto, pero entiende que le ofrecen irse a un sitio donde su mujer vive, lo que no le parece mal, así que lo acompaña. Aunque sea concediendo una licencia artística, supondremos que lo que acaba de aparecer en la pared de la izquierda son los visillos, y no una segunda puerta.

jk15.jpg

Walter se somete al cambio dimensional, nada extraño parece haber sucedido y regresa a su habitación. Antes de cruzar la puerta se queda sorprendido ¿será por la repentina aparición de unos visillos en la pared del fondo? no, hay algo más

jk16.jpg
jk17.jpg

¿Sólo dos? ¡agradece que no hubiera uno en cada cama, Walt! esa habitación es un jodido laberinto dimensional, como te caiga una moneda bajo la cama no la encuentras nunca. Walter tiene claro que para disfrutar de su mujer en exclusiva debe deshacerse de Walt-2. En un ataque como este el factor sorpresa es fundamental, sino el combate se vuelve demasiado igualado.

jk18.jpg
El foco de luz procedente de la puerta abierta indica donde se encuentra ésta. Walter, en su ansia asesina, no se da cuenta de que se está insultando a si mismo. Lo incinera en la sala de calderas y ….

jk19-20.jpg

¡¡ha sido todo un sueño!! nada de lo sucedido era real. Ruth nunca murió y Walter siempre tuvo la cama de su esposa a su izquierda. El truco del sueño ya era viejo en los 50, todo hay que decirlo, pero atentos al triple impacto que sigue, que el bueno de Kamen todavía se guarda algún as en la manga.

jk21.jpg

Taca-taca-tac. Desconcierto secuencial en su apogeo. En la primera viñeta Ruth queda su derecha, a la izquierda en la siguiente, y en la última su mujer le desea buenas noches desde la derecha. Tras estos mareantes giros, el final de la historia importa bien poco, baste decir que infinitos planos de posibilidades implican infinitos Walters viudos ansiosos de su ración de Ruth de otro plano.

jk22.jpg

Llegados a este punto uno ya se cuestiona si no sería posible que efectivamente hubiera algún Walter de más en la escena de la segunda viñeta, de forma que Ruth no estaría «en coma» sino «a punto«.

 

Después de esta aventura de realidades imposibles creo que nunca podré analizar una escena interior de la misma forma. Kamen suele ser un ilustrador correcto, quizá algo sobrio, pero su narrativa es eficaz. Hasta que se desmelenó en esta aventura ¿qué le sucedió? Hasta el título de la aventura nos invita a reflexionar sobre la cambiante disposición de los elementos de la reducida habitación de hospital.
 jk-00.jpg
En Adlo! nos encantan las conspiranoias pues tenemos claro que las cosas sólo son lo que parecen cuando no parecen lo que son. Mmm. mejor dejo un punto y aparte para que reflexionéis bien sobre esto último.

¿Ya? sigamos. En toda la historia WarBurton y Walter nos hablan de las combinaciones binarias y las cuatro combinaciones: vivo-muerta, vivo-viva… ¿indicaría la secuencia de izquierdas y derechas un número binario, una cifra reveladora? otro dato de interés es que poco tiempo después Jack Kamen dejó de dibujar historietas con treinta y pocos años cumplidos, sin dar una razón convincente. Se dedicó a trabajos para publicidad, y montó empresas de suministros médicos y de helicópteros. No sé sabe qué sucedió en esta aventura, pero le hizo dejar este campo artístico para siempre. Bueno, de vez en cuando atendía encargos de fans talluditos que le pedían alguna pin-ups de las chicas Kamen. Con los Codes al aire, preferiblemente. Mentes más insensatas que las nuestras incluso encontrarían relaciones entre Gaines, Feldstein, Leonardo, Kamen y el Priorato de Sión. Debe haber alguna verdad universal escondida en la cambiante realidad múltiple de esta historieta. Todo ocurre por algo.

Sin embargo, muchas veces la explicación más simple es la explicación más simple. Y teniendo en cuenta el ritmo de trabajo de estos artistas y su derecho a vivir, quizá lo más lógico sea suponer que Jack Kamen dibujó este guión con el piloto automático al volver de alguna cena de empresa y bastante más que cocido. Artistas que nos visitáis, si alguna vez realizáis alguna creación en estas condiciones no seáis pudorosos y mostradlas por aquí también.

Ahora, aunque sea más de medio siglo después, no puedo parar de compadecerme por lo mal que lo tuvo que pasar el pobre Kamen ¡¡¡todas las habitaciones le daban vueltas!!!

Por cierto, otra razón para recomendar la lectura de estos clásicos de la Ciencia Ficción: en cada tomo aparece al menos diez veces la palabra «alienígena«. Eran otros tiempos. O quizá, otro plano de posibilidad. Os dejo ya, que me estoy llamando a la puerta.

23 comentarios en «EC: Vértigo en los 50»

  1. Hmmm, interesante. Esos helicópteros ¿no serían negros, por casualidad? ¿Alguna relación con el Experimento Philadelphia? Eso explicaría su continua copia de la dislocación espacial de la Obra de ROB!
    Por otro lado es escalofriante comporbar que en los años 50 el Doctor Sivanna ¡tenía pelo!

  2. Esas historietas tienen algo que hace que el listón de credulidad marque en números negativos.
    Lo mejor de estas bibliotecas es que daba igual cuál estuvieras leyendo; en todas los elementos eran intercambiables, como las figuras de Tente de los barcos y los robots.
    Qué grandes, qué grandes.

  3. ¿Acaso soy yo el único que se da cuenta de que éste no es sino otro ejemplo de que la genialidad de Rob! y su original forma de tratar la narrativa y los elementos arquitectónicos emana a través del espaciotiempo en forma de Taquiones?
    ¡VIVA JACK KAMEN, HERALDO DE ROB!

  4. Pues no está el guión tan mal para ser tan antiguo, no?
    Tiene su gracia aunque supongo que cuando te has leído 3 o 4 ya te ves venir todos los desenlaces en estos comics de intriga de la EC….
    hmmmm juraría que hace 5 minutos alzando la vista al frente veía una pared blanca y no la calle…

  5. >>supongo que cuando te has leído 3 o 4 ya >>te ves venir todos los desenlaces
    Sobre todo teniendo en cuenta que cada biblioteca recopila unos 6 ejemplares de entonces. En quince días (esta Biblioteca fue quincenal) te entraba lo que en los cincuenta sacaban en un año. Se ve venir mucho sobre todo en las de viaje temporal («…el viejo al que atropellé cuando viaje al futuro ¡era yo!…», «…el desconocido que dejó embarazada a mi madre ¡era yo!…», «…el hombre que me rescató del naufragio del Titanic…¡era yo!») pero siempre por costumbre hay que tapar las viñetas de la última página con la mano por si acaso el ojo se va sin querer allí, que en formatos tan pequeños pasa mucho.

  6. Pero… ¿no lo entendeis? Muestra viñetas que pasan en varias de las realidades. En una realidad está en una cama, en la otra hay cortinas, en la otra el doctor es más calvo por arriba…
    Claro, esto lo hace Morrison y todo el mundo estaría aplaudiendo, pero como se le ocurrió al pobre Kamen, es que ha de ser tontería.
    Pasmoso. Qué injusticia. ¡Racistas!

  7. >>…Muestra viñetas que pasan en varias >>de las realidades…
    Diso, como pude ser tan necio (no me puedo quitar esta expresión de la mente)…¡tienes razón! un relato transdimensional que converge en las últimas viñetas, múltiples acciones paralelas inadvertidas hasta el desenlace final, me he estado mofando de una maravilla, no merezco perdón. Hinco mi rodilla en el suelo en señal de humillación…
    ¿me puedo levantar ya?

  8. Pues a mi me recuerda muchisimo a lass historias de la serie original de Twilight Zone, el tono, el tema, los blancos y negros. Apoyo que se muestran las viñetas de varias realidades….

  9. Pues no, la historia no esta nada mal. Tengo que dedicarme a taquionar estas cosas en una serie de relatos cortos y forrarme…

  10. > podéis conseguir esta y otras Bibliotecas de regalo con cualquier
    > suscripción a los coleccionables de Planeta
    Bueno, ahora se han modernizado un poco. Ahora regalan coleccionables si te suscribes a otros coleccionables (V de Vendetta con Superhéroes del cómic en DVD, Lucky Luke con Tomás el gafe, etc.), lo que indica cuán bien se han vendido.
    Hay que ver… Basta que Viturtia haya comentado que el público en general no reconoce a los 4F como personajes de cómic para que ahora venga Planeta a contradecirle y meter en esta colección el DVD de la película. Si es que no le han perdonado, no…

  11. creo que la cambiante posicion del destello del ojo de cable ( no que brillaba el de la derecha?… ahh no ese era en la viñeta anterior) tambien es un claro homenaje de ROB! a este autor

  12. Buah, iba a leerme el artículo, pero después de 13 horas en la universidad, he visto tanta letra que me he ido directamente a los comentarios sólo para poner esto: ¿Dos días sin Swipe of the week? ¿Se han acabado ya los de esta tanda? Y otra cosa, ¿soy el único que sigue sin saber dónde está el link a los swipe de verano en la columna de la derecha como se dijo en el primero de la tanda navideña?
    Saludos.
    PD: Joe, perdón si he sonado borde… Que he tenido que lidiar con mucho estudiante de primero hoy…

  13. Lo de la habitación con las camas cambiando de sitio constantemente explica que sea un sueño, personas que cambian de rostro, casas, etc (como en Dark City)
    Pero para «Planos de lo imposible» mirad las ultimas viñetas del nº 1 de la nueva Justice Society (donde pone «Coming this year in…»)
    Algo está maquinado Dan Didio, que se esta acabando «52»

  14. > ¿Dos días sin Swipe of the week? ¿Se han acabado ya los de esta tanda?
    Sí, lo dijo Calduch (ese que pone tantas letras que nadie le lee). La próxima tanda, quizá en Abril
    > ¿soy el único que sigue sin saber dónde está el link a los swipe de verano en la columna de la derecha como se dijo en el primero de la tanda navideña?
    El enlace es «Swipe of the Week» y tiene un «79» al lado (¡nuestro nuevo y flamante contador de posteos!). Lo que pasa es que no hay separación entre verano y Navidad, están todos juntos

  15. Eso se publicó en los 50, no? Algunas décadas después vineron unos argentinos (respondían a los nombres de Borges y Cortázar) e hicieron los mismo en una serie de cuentos cortos (y hasta una novela)… Eso sí, con varios años de diferencia el uno del otro y el de la C reconociendo que lo suyo era homenaje (y no Taquiones) al de la B… Y todo mundo les aplaudió y los reconoció como maestros de la literatura hispanoamericana… Y el pobre Kamen, que lo hizo antes, lo más que se ganó fue un Post en ADLO (que no hay justicia en este mundo)

  16. «Ése desconocido que sale en las fotos de mi boda junto a mi mujer… ¡Era yo!»
    «Ése desconocido que esta mañana se afeitaba al otro lado del espejo al mismo tiempo que yo… ¡Era yo!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.