Down and Dirty Comics: All You Need is Love

Amigos. Adláteres.

El tema del hentai está llegando demasiado lejos.

Todo empezó de una manera inocente. Corría (insertar chiste aquí) la segunda mitad de los ochenta y en los videoclubs patrios los pornófilos podían alquilar el último VHS de Traci Lords o de Christy Canyon, editados por Elefante Verde con títulos dignos de Antena 3 como Sexy Falcon Crest o Sexy Dinastía. O podían alquilar Pandora, Trilogía Erótica.

.Pand.jpg

Con Cream Lemon desembarcaba la punta de lanza (insertar chiste aquí) del erotismo animado nipón. Todavía quedaban unos años para que se usara la palabra «Hentai» en lugar de «guarrerías españolas dibujadas estilo Heidi». Eran tiempos de iniciación, de descubrimiento, cuando nadie se sabía los raros nombres japoneses que designaban las cosas raras que se hacían a japonesas en la pantalla. Y entonces llego Urotsikidoji.

Urotsuki.jpg

Y aparte de las señoras que se lo compraron a sus retoños pensando que era otra Bola de Dragón (y viendo cómo acabaó estirándose la trama, no andaban muy desencaminadas) no trajo mayores consecuencias. Bueno, permitió que naciera en España una distribuidora que saca DVDs de masters de vídeo, sin formato y con drops, pero vamos, no se ve a los compradores de películas manifestarse porque estén mal traducidas y peor editadas, ¿verdad?

El caso es a lomos de cierto caudrúpedo el hentai creció hasta convertirse en un sólido y floreciente subgénero. Como hoy voy corto de tiempo, en lugar de copiar la información de la Wikipedia y hacer como que me conozco el tema os pongo el enlace y vosotros mismo lo mirais, ¿ok?

Pero todo tiene sus límites.

Y en el Reino Unido, donde el Hentai aterrizó un par de años antes que en nuestra patria, ya los han alcanzado.

De hecho, como demuestra éste escalofriante documento gráfico que nos ha proporcionado el futuro Adláter Pompeyo, los han superado ampliamente.

Love10.jpg

No se vosotros, yo la próxima vez que me enfrente al Cthulhu de Horrorclix no pienso mandar a mis Razorvixens

15 comentarios sobre “Down and Dirty Comics: All You Need is Love”

  1. Pues, según recuerdo de las ilustraciones de Breccia (http://www.dandare.info/artists/abreccia.htm), en esa tienda debden vender unos globitos de formas, colores y extensiones de las más diversas…
    p.d. 1
    por cierto… PRIME
    P.d. 2
    He sobrepasado, por fin, las mil visitas (1,232 según el ultimo conteo) y ya sé que con sus topcientas mil visitas diarias les sonará poquitero… pero a mi me hace mucha ilusión

  2. Ala, yo siempre creía que Cthulhu no tenía sexo, pero el rasurado que luce indica no solo que es hembra, si no que probablemente posa para Playboy…

  3. Alguien ha dicho Playboy?
    Ah, falsa alarma…
    No sabia que habia algo anterior a Urotsukidoji, a mi esto de los tentaculos me dejo muy flipado. La escena fue mas o menos asi: Cada uno del grupo se compro una peli manga de «la primera hornada». Asi, uno pillo El Puño de la Estrella del Norte, otro Urotsukidoji…y haba una o dos mas. La de Kenshiro molaba mucho, vale. Pero habia una que no para de rular de un lado a otro…
    Antes que «hentai», vi por ahi una denominacion que me parecia muy acertada: Erotic Grotesque, que hacia refeencia a sexo con demonios y tal.
    Y que me corrijan los otakus si me equivoco, pero «hentai» no significa «perversion»? Al menos eso es lo que se decia en Sol Naciente, la novela de Michael Crichton. Parece ser que cuando Wesley Snipes investiga por ahi, Sean Connery, que es su sempai, le dice que era «una hentaiona». Que manera mas friki de decir que era una guarrona, oiga.

  4. ¡Ché, eso del sex shop llamado Lovecraft también salió en Lovecraft magazine! Un lector había solicitado a la distribuidora un ejemplar de la revista catalana, y le dieron en su lugar una revista porno.

  5. Lo que hay en la portada del Urutsudukuxumusu es un edificio ¿verdad?
    Yo admitiré que es un edificio si tú admites que la estela blanca es luz y nada más que luz, ¿hace? 😀

  6. > en los videoclubs patrios los pornófilos podían alquilar el último VHS de Traci Lords
    > o de Christy Canyon
    Muy informado te veo yo…
    Mente limpia, mente limpia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.