De Lorza y Otakus


Pues yo diría que ya no es domingo…
Da igual, tú ponlo.
Pero tendré que retrasar mis post y hoy tocaba uno sobre sexo…
Pues como este.
En fin…

Contamos hoy, de nuevo, con una colaboradora de excepción. Haremos una excepción y la aceptaremos como colaboradora. La idea era que EmeA pusiera una crónica sobre el Saló del Manga (la idea, también, era que lo hiciera SU día de la semana) pero parece que un estudi de mercado reciente, dice, [estadístico él] que la gente prefiere leer la versión de la vóctima.

Lo que no sé es por qué me ha enviado un texto LorzaGirl para que lo suba aquí. Hasta lo subimos a una Hora de LorzaPosteos. Con todos ustedes:

Cosas que Hacer en Barna Cuando Estás Muermo.

-Lorz, ¿vas a venir conmigo al Salón de Manga? -me dijo Eme A un día que me pilló desprevenida.
-Eh… Buenoooo… Me encantaría, ¿sabes? Pero es que tengo un… Voy a… -piensa, Lorz, piensa-. A Barcelona. Eso es. Voy a Barcelona. Si. A ver a mi familia.
-¡Qué suerte! Es en Barcelona.
-Ah, ya bueno, pero es que no puedo.
-Sí que puedes.
-¿Sí?
-No querrás que todo el mundo se entere de que en realidad eres un camionero calvete, entradito en años y fan de Camela.
Mierda.
Lo peor fue explicárselo a Novio.
Después de pensarlo mucho, mucho, pero mucho, mucho, decidí que lo mejor era ser sincera.
-Novio -le dije-, me acaban de llamar de Barcelona. Toda mi familia catalana ha sido contagiada de una terrible enfermedad y la única manera de salvarlos es con unos anticuerpos que al parecer sólo yo en el mundo tengo…
-¿Crees que soy idiota?
-Estooooo…
-Era una pregunta retórica, Lorz.
Al final Novio me dio permiso para ir, pero con la condición de que me llevara a Hermano Pequeño, pobre, que no tiene la culpa de nada.
Por desgracia Eme A ya había previsto esa posibilidad, y había convencido a Sanscrit para que nos acompañara (no sé qué de degollar a su familia mientras duermen, me pareció entender).
Efectivamente, en cuanto Hermano Pequeño la tuvo delante quedó neutralizado, y yo, cándida e inocente como soy, me vi arrastrada al frikievento.

Sí, había varios pelotes de gente.

Cuando Eme A se distrajo busqué un sitio para refugiarme, un lugar para esconderme…

El baño de las chicas, ese misterioso lugar.

Pasé las siguientes horas hecha un coquito en el baño de las chicas, alimentándome de papel higiénico en pedacitos y de un bote de pintura de carnaval blanca que me prestaron unas otakus, hasta que Hermano Pequeño entró en el baño persiguiendo a Sanscrit y me encontró.
-Deberías salir -dijo.
-¿Por qué?
-Porque eres mi hermana y si estás aquí me vas a cortar el rollo.
Snif.

Me temblaba un poco el pulso.

Era ya de noche cuando conseguí escapar, pero cuando llegué al hostal dispuesta a encerrarme en mi habitación alguien había pegado un chicle en mi cerradura, y no había nadie en recepción, y Hermano Pequeño no aparecía por ninguna parte (horas más tarde aparecería atado y amordazado en un contenedor). Comprendí, desolada, que mis opciones se reducían a:
1. Hacerme un nido con pelusas y dormir acurrucada en el pasillo.
2. Recurrir a la única persona a la que conocía en el hostal: Eme A.
Por supuesto, escogí el pasillo, al menos hasta que fui atacada por varios seres peludos de gigantescas proporciones que me retaron a un duelo mortal en el que se decidiría quién era El Amo del Pasillo.
Yo elegí piedra.
Los seres peludos, papel.
Cabizbaja, me dirigí a la puerta de Eme A.
Parecía encantado de ofrecerme su habitación. Me dijo que podía ocupar la cama de Sanscrit que, casualmente, también había desaparecido (horas más tarde aparecería atada y amodazada en un contenedor).
No me costó mucho convencerle de que siempre duermo vestida y con el abrigo abrochado y, en cuanto se metió en la cama y apagó la luz, me escondí debajo de la cama, apretando en la mano el único objeto cortante que tenía: una lliletsensorforguoman desechable.
No sé como, pero acabé quedándome dormida…
Al amanecer me despertaron los terroríficos bramidos de Eme A.
-¿Lorz? ¿Dónde te has metido?
-¡Aquí! -grité desde debajo de la cama.
-¿Qué haces ahí?
-…
-Ah, que te estás depilando.
-Pues sí.
-No sabía que hubiera que hacerlo debajo de la cama y con toda la ropa puesta.
-Ya ves.
-Bueno, pues tú sigue tranquila, que yo me voy a desayunar.
Jo.
Creo que estoy perdiendo mi atractivo.

Como colofón a tan… ehh… entretenida historia, tenemos la foto exclusiva de Lorza a la mañana siguiente.

Que no había huevos…

Quedáis emplazados al próximo posteo, dentro de un par de horas que SÍ será un posteo sobre sexo…

15 comentarios en «De Lorza y Otakus»

  1. No había colas en el saló del manga, que va. El sábado con la gracia de ir disfrazado (yo era quien tu sabes) vivimos como sardinas en lata.

    Y la publicidad de campaña de ERC es un motivo de grandes diversiones. A reclacar en el que sale Puigcercos oliendo una manzana (que como me ponga yo a oler una manzana en el mercado me dan de palos)

    http://thumbsnap.com/v/3QZZeLUM.jpg

  2. Tako,

    tomate, es un tomate.

    Supongo que con lo bizarro de la foto lo menos importante es esto. Pero que conste que aun queda gente que distingue un tomate de una manzana (no así otras verduras, ejém).

    Slurps!

  3. EmeA, el buen nombre d emi familia ha quedado deshonrado…sufriras mi justa ira, a menos que pages una dote y reparacion. Ya me ocupare yo de quemar la cara de mi prima con acido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.