Cosas que suceden cuando Liefeld anda cerca

Me gusta releer Halcón y Paloma cada cierto tiempo. Al gozo de la calidad de la miniserie se une el hecho histórico de haber sido el primer trabajo largo de ROB! Liefeld como profesional y el primero publicado en castellano. Ediciones Zinco supo ver que se trataba de una obra importante y su publicación sirvió para inaugurar por primera vez en nuestro país el nuevo formato americano de 28 páginas (¡olvidad que antes forum sacó el Castigador o Vietnam por 100 pesetas! ¡Planeta nunca publicó Marvel! ¡Zinco lo inventó todo!). En cada relectura encuentro nuevos detalles, gracias a las capas de complejidad que supo añadir ROB! a la obra. No voy a extenderme en demasía en los aspectos estéticos de la plasmación gráfica y sus significados, ya que eso lo hizo con maestría absence hace ahora un año (aunque que me aspen si recuerdo que hacía este tipo firmando por aquí ¿qué sucedió?) sino en otros detalles más sutiles que acompañan a cada trabajo en el que ROB! interviene. Porque, como ya sabemos, ROB! no es un artista como los demás. La palabra «artista» se queda corta para definirle. Alrededor de todo lo que toca suceden cosas, cosas maravillosas. Y de esas maravillas quiero hablar. Quizá la mejor forma de definir a ROB! sea comparándolo con un agujero negro, un agujero negro creativo. Es una entidad que capta e integra todo lo que orbita a su alrededor, aunque su apariencia es la del vacío absoluto. Y cerca de él los conceptos de tiempo, espacio, gravedad y fechas de entrega se distorsionan hasta un punto de no retorno. Veamos pues bajo esta perspectiva, algunos detalles fascinantes de Halcón y Paloma.

Lo primero que llama la atención es que esta miniserie la prepararon entre Barbara Randall, ROB! y Karl Kesel. Cuando los lápices del segundo número estuvieron terminados, la guionista Barbara cambió su apellido a Kesel al casarse con el entintador. Y es que, como todos los adláteres y visitantes sabéis ya, ROB! es AMOR. Que bonita comedia romántica podría contarse si alguien quisiera llevar a la pantalla grande el making of de Halcón y Paloma

Entrando ya en la historia, su primera página está realizada con una estructura de 3 x 3 viñetas, y se situa en una habitación conteniendo unos elementos muy concretos (cama, silla, mesa, lámpara, cortina) cuya disposición en cada viñeta nos informan del movimiento de los personajes. Esta disposición recuerda fuertemente a Watchmen, un experimento pirotécnico que pergeñó Alan Moore y que supuso una nueva forma de entender el superhéroe. Hasta que llego ROB!, por supuesto. En muchos aspectos, Halcón y Paloma recuerda a Watchmen. En su profundidad, en la estructura de algunas páginas y en la cara de tonto que se te queda cuando llegas al final. Pero sobre todo en la SIMETRÍA. Muchos estudiosos (también es una lástima que ahora no recuerde a ninguno) han definido Halcón y Paloma como una obra simétrica (lo cual es en cierta manera lógico, ya que al definir a ROB! como un agujero negro, no existe un «arriba» o un «abajo», sino sólo «equidistancia», «cercanía» o «lejanía» de un punto central, las coordenadas convencionales no se aplican, quedando sustituidas por las que él mismo crea), con el primer episodio haciendo referencia al quinto y así sucesivamente. Hay quien lleva la teoría más alla y afirma que la obra gana mucho leída al revés. No seremos nosotros quién lo cuestionemos, y apuntada queda la sugerencia para la próxima vez que decida leerla. De esta primera página quisiera llamar la atención sobre una escena, la central (obviamente ¿o no acabo de decir que todo es simétrico?)

Es insultante la facilidad con la que ROB!, sin aparentemente hacer nada, engaña a nuestros sentidos. La distancia del personaje atado a la silla respecto de la pared no cambia en toda la escena, ni tampoco la posición de Kestrel ¿cómo es posible entonces que la silla parezca estar detrás de Kestrel en la primera viñeta y delante en la tercera? Aquí el artista ya nos está indicando que nada es lo que parece cuando se entra en el reino místico de los Señores del Caos y que debemos prepararnos para cualquier cosa. El señor este alemán que dibuja calendarios con torres, escaleras, fuentes y columnas que hacen formas raras debería aprender de nuestro ROB! La confusión puede llevarse a un plano más cercano. ObservAdlo!

No nos vamos muy lejos. Pocas páginas después asistimos a otra escena muy Watchmen, en un travelling circular de cinco viñetas al apartamento de Hank Hall.

Observad la página como una unidad, con el ojo crítico del conocimiento. Buscad los ejes y ved hacia dónde conducen la vista del lector. La línea de la puerta de la nevera. La de la mesa y las cajas. Las pesas. El marco del dormitorio. Todo apunta a un mismo eleme
nto. El reloj. Ya hemos hablado de los paralelismos con Watchmen. Allí los relojes son importantes. Aquí todo está por algo. Veamos qué marca el reloj.

10 de Septiembre, una fecha de infausto recuerdo para el pueblo americano. Exactamente a la hora que marca la imagen, informes de los muy clasificados indican que un señor con mala pinta y barba compró un bote de ácido bórico en una de esas megafarmacias americanas que puedes pillar de todo y no te preguntan nada. Sorprende ver como 13 años antes de la fatídica fecha este elemento se encontraba aquí y nadie supo verlo ¿verdad, Íker? quedáos de todas formas con la fecha, será importante más adelante.

El segundo episodio contiene elementos de interés en sus primeras y últimas páginas (simetrííííía otra veeeeezzzz). En el correo de los lectores se incluyen cartas de los lectores americanos de la miniserie original, que interpretan como mejor pueden el choque que les supuso encontrarse con ROB! Poco sabía, por ejemplo, el amigo Malcom Bourne, uno de los corresponsales compulsivos de los tebeos de la época, que tras sus palabras emocionadas de 1988

que años después terminaría escribiendo un tebeo para Image, la editorial que ROB! crearía. Una vez más caminos que se cruzan y destinos que se cierran. En la actualidad Malcom Bourne ha abandonado la historieta y se dedica a la psiquiatría.

Más misivas proféticas de 1988. Tim Callahan apunta alto y se queda corto:

Todo esto en la segunda página del tebeo ¿y qué encontramos en la penúltima, siguiendo con el concepto de simetría? pues un guiño. Muchos conoceréis la tendencia de internautas y fariseos a escribir mal el apellido de ROB! no siendo extraño encontrarlo como Liefield o Liebfeld, por decir algo. Pues bien, fijaos en cómo escriben en la sección de noticias el nombre de cierto escritor que con los años terminó siendo uno de los mejores amigos de ROB! y otra estrella del panorama del cómic blockbuster:
¿Casualidad? esas cosas no existen.

En la página de al lado incluyeron una ficha dibujada por Keith Giffen sobre los señores del Orden y del Caos ¿cómo se plasman esos etereos conceptos, en el caso de un artista que dibuja tan «a lo Sampayo«?


Pues con muchos dientes, es un tebeo de ROB! y eso debe notarse hasta en donde ÉL! no ha participado. Su influencia se extiende a todo lo que le rodea, recordAdlo!, un agujero negro, el vacío creativo absoluto, donde lo extraño se vuelve cotidiano.

Lo del tercer número es el no va más. Si ahondamos en el concepto de como una obra simétrica, el primer número se corresponde con el quinto, el segundo con el cuarto ¿y el tercero? la respuesta es obvia. El tercero se parece a si mismo. Reflejos llegados de un espejo lejano. Todo permanece igual, todo cambia. El tercer número de Halcón y Paloma es un tebeo actual se lea cuando se lea, los taquiones chisporrotean en los dedos de aquel que se atreve a leerlo ¿ejemplos? pues claro que vamos con ejemplos, si lo difícil es no encontrarlos. Mirad, leed con atención estos pasajes del artículo del Saló de Barcelona ¿parece acaso de 1989 o es el de ayer mismo?

Acojona. Sólo faltaría añadir a alguien gritando «¡al cómic le quedan cuatro días!» y tendriamos la crónica del Saló de este año…

O el anuncio del final, que parece que anuncia algo ¡que va a salir ahora! ¿pero cómo va a tener este tebeo 17 años? ¿qué van a cambiar los tiempos? si sólo le falta llevar el precio en euros…

(Giffen dibujando cazadoras, hombreras y bolsitas ¿terminarán alguna vez los homenajes?)

Pero el efecto más espectacular lo encontramos en la splah de la primera página de este tercer número. Se transfigura, en serio. Cada vez que la he leido había algo distinto dibujado. Esta imagen sigue en tiempo real la carrera de ROB! y su dibujo se moldea acorde con la actualidad. Así me la he encontrado esta vez:

Como ya sabéis, actualmente ROB! dedica sus esfuerzos a la serie celebración del décimo aniversario de Onslaught. Onlaught, Civil War, Ten Years Ago, supongo que lo teneís claro. Todo el evento está centrado en el universo de bolsillo creado por Franklin Richards, el hijo de Mr Fantástico y la Mujer Invisible ¿vale? zoom en la imagen, por favor.

Os aseguro que la última vez que lo lei aquí había dibujado un señor con un brazo metálico al que le brillaba un ojo.
Que se muera Homer Simpson si no es cierto.

La carga taquiónica se ha concentrado en torno a este tercer número, el central, y en comparación el cuarto resulta más comedido. En este primer trabajo largo profesional de ROB! no está acreditada ninguna colaboración en el guión, pese a que en todos sus trabajos posteriores ha intervenido en este aspecto del proceso creativo (y cuando no estaba de acuerdo con el guionista, dibujaba lo que le daba la gana y que el escritorzuelo apechugase, ya que sabía tanto). Por eso me atrevo a aventurar que aunque no conste en los créditos, el bueno de ROB! debería aportar su grano de arena en algún momento, es imposible contener tanta energía. Y hasta me atrevo a decir que su influencia en la historia se empieza a notar a partir de esta escena (o eso o los Kesel resulta que son dos genios y nunca más lo demostraron)

Lo estamos pasando bien ¿eh? pero todo tiene un fin, y en esta serie el final llegó en su quinto número, que fue, según consta en los créditos de Zinco

Una fiesta. Un día sagrado, un día para honrar. El día en que ROB! comenzó a demostrar de lo que era capaz. Y vaya fiesta. Y vaya tebeo. Espectacular de principio a fin. Tanto, que cuenta la leyenda que Karl Kesel tuvo que redibujar varias páginas para quitarles espectacularidad. Tal era su fuerza que de haber llegado su dibujo sin alterar, los efectos sobre las mentes todavía no preparadas hubiera tenido consecuencias imprevisibles. Pero con todo es un número para recordar desde la primera hasta la ya gloriosa última viñeta, en la que ROB! deja constancia de la fecha para que se marque en rojo en nuestros calendarios a partir de ahora

15 de Septiembre de 1988. La fecha que se indicaba en el reloj del primer número es el 10 de Septiembre. Así pues, ROB! dibujó Halcón y Paloma en seis días, del 10 al 15. Y al séptimo descanso. Dicen algunos que todavía está descansando. Pero un agujero negro nunca descansa. Parece que no está ahí, pero su influencia es perenne.

Y…y ya está. Es curioso, pero no encuentro nada más en este quinto número que esté relacionado con ADLO! De forma que os dejo con el final del último correo por si diera la casualidad de que os suena algún nombre, todo puede ser. Que raro, siempre pensé que ROB! dejaría algún mensaje a sus discípulos adlianos en este último correo, deberé estar más atento en mi próxima relectura. Entretanto a todos vosotros os digo que sigais manteniendo la Fe y leyendo tebeos pero no os limitéis a mirarlos con los ojos. Usad la Visión.

Hoy más que nunca, AVIV BÖR! (que curioso, el Saavedra también usa un tono mesiánico, igual ese es el mensaje oculto a nuestra desorganización…)

20 comentarios en «Cosas que suceden cuando Liefeld anda cerca»

  1. Pues a mí más impresionante que el uso del cerca/lejos del villano en la escena del secuestro me parece la desesperación que ROB! logra evocar en la imagen del secuestrado, de espaldas y atado. ¿Cómo transportarnos a su agonía, a su lucha, tirando y forcejeando a la búsqueda de la libertad? ¿Basta con unas líneas cinéticas, como haría cualquier otro autor? ¿Haría falta poner al prisionero de frente, mostrar su cara demudada y el sudor en su rostro?

    Yo digo ¡NO!. Diso lo ha hecho de nuevo: el prisionero está tan desesperado y forcejea tanto, que en la tercera viñeta ¡consigue pasar un brazo sobre el otro para estar atado justo al revés de como estaba!

    Alabado sea ROB…

  2. Y yo he perdido esta joya de colección… creo que la vi entera en alguna librería… Por cierto, al gente se queja de Rob, pero y los Kesel nombrando a su villano Kestrel, ¿tratan acaso de imitar las formas del maestro? ¡Impíos!

  3. Esto…. el dibujante-grabador aquel aleman, creo que resulta que era SUIZO.
    A ver si leemos un poco más después de consagrar a ROB! nuestras oraciones diarias.

  4. > Y yo he perdido esta joya de colección…

    ¡Aún puedes conseguirla! Tengo la tradición personal de regalar esta miniserie a todas mis parejas en la primera cita (curiosamente, no suele haber una segunda… pero será casualidad). Bueno, ¿qué me dices? 😀

  5. Esto…. el dibujante-grabador aquel aleman, creo que resulta que era SUIZO.

    Oh, sí, claro, claro. suizo, sí. Lo sabemos. Si pasó toda la guerra mirando al campo… por eso no se enteró de nada. ¿Qué Guerra? No, no, ni idea, era suizo, neutral… y estaba trabajando en el metro.

  6. Y al respecto de la escena del secuestro, observad como la habitación cambia, se metamorfosea, sucumbiendo al poder de Kestrel. sin ir más lejos los desconchones de la pared danzan y se desvanecen en la nada…

    Al respecto del primo germano bretón éste de los calendarios… ¿Estáis seguros de que todos estáis hablando del mismo? A ver si alguno no va a estar pensando en Escher… O eso, o a pillado al primer Escher que le largaba la wikipedia, que sí que era suizo… ;p

  7. Habais de este señor ¿no?
    «Maurits Cornelis Escher (17 de junio de 1898 — 27 de marzo de 1972) fue un artista neerlandés, conocido por sus grabados en madera, litografías y mezzotintos, que trataban de representar construcciones imposibles, la exploración de lo infinito, y las combinaciones de motivos que se transforman gradualmente en formas totalmente diferentes.»
    (Sacado de Wikipedia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.