Preguntas con respuestas.

Desde tiempos inmemoriales (o al menos desde hace dos años y pico) los lectores de este blog no han dejado de hacerse dos preguntas. Primera, ¿Como tiene tiempo Josep de escribir todo lo que escribe aqui, colaborar con otros blogs, atender a su familia, tener un trabajo y todo ello sin Speed Force? y segunda ¿A donde van los Adlateres del blog cuando dejan de escribir en el?

Y hoy por fin tenemos la respuesta.

Bueno, en realidad no les tiene encadenados, les coloca collares explosivos, pero eso era mas dificil de dibujar Xd.

16 comentarios en «Preguntas con respuestas.»

  1. Os dije hace poco que lo de la mandarina me mata, verdad? El Calduch solitario…

    Edu, a ver cuando le pones el carrito panzer como ya te solicitó en su día.

  2. Por la introducción me esperaba un sprite al estilo «Mis dobles, mi mujer y yo», todos ellos enfundados en trajes de Spiderman por supuesto. Y debería cambiar el látigo de dar ánimos por el de castigo, que si no luego se malacostumbran y…

  3. Bueno, en realidad no les tiene encadenados, les coloca collares explosivos, pero eso era mas dificil de dibujar Xd.

    Además, si fueran collares explosivos tendrían que llevar uniformes de colegialas japonesas.

  4. Debo protestar ante esta total y descarada falta de respeto a la verdad: no es cierto en modo alguno que Calduch nos tenga encerrados juntos al Torres, Riva, Juan González y a mí mismo, con cadenas al cuello y sentados a una enorme mesa de comedor, trabajando las 24 horas del día en redactarle los textos kilométricos que luego él firma, al teclado de sendos ordenadores de sobremesa. Esa imagen que se da de todos nosotros es absolutamente falsa.

    …Son ordenadores portátiles, que se apoyan en sendas mesitas plegables de madera, de esas que se venden en IKEA, y cada uno ocupa su propia celda individual (excepto por una cucaracha que le hace de secretaria, le da conversación (la mía me pide que os salude de su parte), y le proporciona compañía en las frías noches).

    Además, las cadenas las tenemos, no en el cuello sino en los tobillos, puesto que no estamos realmente sentados sino colgados de la pared por los pies, para que fluya más sangre al cerebro y así se estimule nuestra creatividad.

    Eso sí, lo de los collares explosivos es cierto. El mío me queda de muerte.
     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.