No diga Genial!, diga Tezuka!

«Que bueno es Adolf»

Y a vivir.

Osamu Tezuka, pomposamente llamado Dios del Manga (admitamos por tanto que al menos tuvo un muy buen agente), se estrenó en nuestro país con una obra maestra, Adolf (lo de Black Jack y Glénat es una leyenda urbana ¿acaso alguien lo vio?). Visto en perspectiva, tampoco fue difícil encontrar una obra de tal calidad, ya que la producción de este autor es inmensa, dándose además la circunstancia de que, como lo del Cid, cada vez que le dedican un artículo dicen que realizó más. La última vez que lo comprobé la cosa iba por las decenas de miles de páginas, aunque con un par de reportajes más que le dediquen seguramente llegará a los miles de millones. Nada mal para 43 años de profesión. Entre todo eso, algo bueno debía haber, era inevitable.

La cuestión es que al comenzar con tamaña obra, se generó un interés en torno al autor que convierte cada nuevo título suyo que aparece en el mercado en imprescindible. Es un poco como el efecto mariposa de cuando a Planeta le dio por sacar el Almanaque de mi Padre y años después Ponent busca Taniguchis debajo de las alfombras. Con Tezuka todo vale. Tenemos Adolf, Buda, Ayako, Oda a Kirihito, sí, incluso a veces Fénix, pero también tenemos Metropolis, Crimen y Castigo (con el complemento de Lemon Kid), y pronto o ya Glénat nos ofrecerá La Nueva Isla del Tesoro, cuyo interés historietístico reside en ser algo primerizo de Tezuka, punto. Tezuka es como un Pokemon, si te gusta debes conseguirlos todos.

Y luego está Astroboy.

Con Astroboy crítica y público están de acuerdo en que es una obra imprescindible, porque es popular por unos dibujos animados que por Japón echarían, dirán unos, porque es de Tezuka, dirán otros. De forma que nuestro transistorizado amigo se ha hecho un hueco en el carro (casi escribo «cesta») de la compra de muchos lectores. Que, como con tantas otras cosas, lo van dejando por el montón de pendientes hasta que no hay más remedio e intentan leer un buen taco. Y llega entonces el primer impacto.

Tezuka se lee con una vocecita de fondo que va diciendo «es Tezuka«. Si lo que está contando no te llama tienes paciencia, en unas cuantas páginas pasará algo distinto (tres generaciones, el colapso de un universo, que un padre vaya a buscar una mandarina para su hijo enfermo…) y la vocecita que dice «es Tezuka» te anima a continuar. Merece la pena. Es Tezuka. De la misma manera, cuando en el momento más dramático de la epopeya medieval entran los payasos del circo por un agujero del suelo diciendo «por aquí no es» mientras el caballero y la dama, sorprendidos, han intercambiado sus cabezas, la vocecita de «es Tezuka» te tranquiliza, sabes que habrá más momentos así, pero pasarán, son sólo viñetas «es Tezuka, es Tezuka«.

Con Astroboy la vocecita no para. Grita. Mientras seguimos leyendo buscamos explicaciones a lo que estamos viendo. Años 50, otra época, otra mentalidad, medio incipiente (bueno, estaban ya un tal Spirit, un tal Caniff, un Foster, muchos cásicos…), evasión, ritmo de producción elevado… Debe ser al principio, no tenía el tranquillo todavía cogido, pero seguiremos esperando. Es Tezuka. Y con esas vamos ya por el tomo 14.

¿Que qué sucede con Astroboy? Pues que de pura fantasía, de pura evasión, de puro entretenimiento, bordea ¿nos atreveremos a decirlo? el ridículo. Bueno, tampoco es tanto. Es Tezuka. Pero es que esas historias…

Haced un intento. Leed un tomo de Astroboy, escoged una de sus historias y haced un resumen. Sin avergonzaros. Ya, sólo le falta la kriptonita rosa. Yo haré trampa y lo que haré será transcribir los resúmenes de los tomos 7 y 8, titulados Historias de Ayer y de Hoy, en los que Astroboy retrocede en el tiempo al Siglo XX y no tienen nada que envidiar a las mejoras historias de mutantes:

El cohete de Skala, una mujer langosta extraterrestre, explota sobre la bahía de Tokio. Astroboy, que va a investigar lo ocurrido, se ve lanzado a la cuarta dimensión junto a Skala por culpa de la explosión, tras lo cual ambos son transportados desde el siglo XXI al mundo del siglo XX.

En el Tokio de 1969, Astroboy conoce a un chico pedigüeño llamado Shingo Yamanaka, y empieza a adaptarse al nuevo entorno gracias a su ayuda. Por pura casualidad, Astroboy conoce al padre del profesor Mostacho, el profesor Bigoteblanco, y gracias a él puede conocer también a un joven Ochanumizu, obsesionado con construir robots. Astroboy se da cuenta enotnces de que si no consigue recargar energía, dentro de poco le va a ser imposible seguir moviéndose.

Astroboy se entera de que en el país de P están construyendo un dispositivo de transporte para la bomba H basada en un robot, y va a investigar. El día de la prueba, Astroboy oculta al robot, Barow, bajo tierra, pero al escuchar este último que el hombre que lo construyó, el doctor Karpon, acaba de morir, decide regresar de donde vino y destruirlo todo.

Skala resulta ser perezosa, antojadiza y con pocas ganas de trabajar, con lo que no consigue adaptarse a la vida en la ciudad. Así, decide utilizar una máquina reductora para hacerse del tamaño de un insecto y empieza a vivir en medio de la naturaleza del monte Tanigawadake.

Por su parte, al no poder impedir Astroboy que el doctor Ochanumizu se entere de que es un robot, acaba huyendo del laboratorio. Unos malvados consiguen venderle como arma al ejército norteamericano, pero al enterarse de la verdad, Astroboy decide luchar para salvar a los vietnamitas.

A causa del esfuerzo, la energía que le restaba acaba agotándose, tras lo cual se hunde en las aguas del río Mekong.

En 1993, encuentran a Astroboy por casualidad y lo envían a la dirección del ahora adulto Shingo Yamada, que lo hace revivir.

Tras ser arrestado por error el robot Chilchil, construido por el doctor Ochanumizu, Astroboy consigue atrapar al auténtico ladrón y demuestra la inocencia de Chilchil. No obstante, al haberse decidio ya la pena de Chilchil, y sin visos de que sea revocada, acaba siendo reducido a chatarra sin más remedio.

Astroboy vuelve a quedarse sin energía y su cuerpo se oxida y deteriora en el monte Tanigawadake.

Pasa el tiempo y estamos de nuevo en el siglo XXI. El doctor Tenma, jefe del Ministerio de la Ciencia, pierde a su único hijo Tobio en un accidente automovilístico, tras lo cual utiliza todos los recursos de la técnica más sofisticada del momento para crear a un robot idéntico a su hijo. El deteriorado Astroboy debe ceder su puesto al nuevo Astroboy, por lo que Skala hace explotar el oxidado cuerpo para que desaparezca de este mundo. La razón: no puede haber dos existencias idénticas viviendo a la vez.

Al principio, el doctor Tenma aprecia y trata al nuevo Astroboy como si fuese su auténtico hijo. No obstante, al darse cuenta de que no puede crecer, empieza a odiarle y lo vende a un circo.

Tomad aire y coged perspectiva, que bucles temporales así no se ven todos los días. Es Tezuka. Este resumen es comparable al argumento de sus demás aventuras, si bien la lectura de estos dos tomos en particular se hace a veces algo difícil por la peculiar composición de página, impuesta porque para esta edición Tezuka remontó el formato original de algunas historietas, que no sólo se publicaron en revistas sino también en periódicos. Y es que esta es la versión definitiva de las aventuras de Astroboy, pues las historietas fueron reordenadas y remontadas en lo que podríamos llamar El Montaje del Autor. Aunque hay que decir que a efectos de orden, lo que más parecia importar a Tezuka es que las aventuras le cuadraran en el rígido número de páginas de cada tomo. Y si faltan un par de páginas no hay problema, que remontando las viñetas todo cunde. Así, Astroboy puede vivir solo en una aventura, tener unos padres robot en la siguiente, volver a vivir con el profesor Mostacho, o tener una hermana y un hermano, también robots (lógico, si él es un robot y sus padres también), que aparecen y desaparecen a gusto del Montaje del Autor. Es Tezuka.

¿Por qué sucedía todo esto con Astroboy? sesudos historiadores han concluido a este respecto que, dado su endiablado ritmo de producción, Osamu Tezuka no podía permitirse hacer dos cosas a la vez. O dibujaba o pensaba. De manera que lo que hacía era alternar largas temporadas ante el tablero con un tiempo de reflexión para escribir nuevas tandas de aventuras. Por eso obras como Fénix están contadas como a golpes, cada pocos capítulos tirando de un lado para otro. En el caso concreto de Astroboy, Osamu Tezuka ideaba sus guiones en los meses de Julio-Agosto de cada año en la terraza de su estudio en la prefectura de Hyôgo. La época más calurosa del año. A pleno sol y con la boina puesta. Sin siquiera ponerse bajo la sombra de un almendro. Como buen japonés disciplinado, el hombre se sentaba y aunque el olor a seso cocido era preocupante, no se levantaba de su lugar de trabajo hasta cumplir sus quince horitas. Escribiendo guiones de Astroboy. Con la chaqueta de pana.

Estoy contento, siempre quise escribir «prefectura»

Por eso Astroboy es como es. Porque es Tezuka. Y la calentura de vez en cuando hacía que desbarrara.

(las APAs aún no han visto este manga)

(el viejo truco de tomar prestado el motor atómico minetras duerme)

Glénat nos ofrece una versión aparentemente asequible, con montaje del autor incluido, pero los lectores deberíamos exigir u
n formato todavía mejor, Tezuka lo merece. Porque con ese tamaño piojoso de los tomitos (¡Tezuka merece tamaño de álbum!), cuatro de ellos a 7.20 cada uno, ocupan el mismo tamaño que un formato de megalujo de la misma editorial, con algunas páginas menos pero a color, también de guión lisérgico y con montaje del autor ¡por 800 ptas menos que los Astroboys!

¡Yo quiero Astroboy con lomo de tela!

Un consejo, amigos inversores, comprad Astroboy aunque sólo sea para especular. Es Tezuka y se revalorizará en poco tiempo. En cosa de una semana, por ejemplo.

Y próximamente: «No diga Genial!, diga Pepe Carter y Coco«

20 comentarios en «No diga Genial!, diga Tezuka!»

  1. ¡Ostras, Tete, olvidé dedicartelo, que no se me pasó tu alegato anti-Astroboy!

    Pues que conste, que el Tete ya discrepaba en su blog.

    (también he olvidado meter lo de «OJO, SPOILER» antes del resumen de los dos tomos, glubs)

  2. hablando de tezuka,

    tengo el put* TDT ( ke vaya peaso programación señoressss ) y ayer me puse el canal 300 ( un canal de TV3, «los catalanes» ) que es de los pocos que valen algo aunque sólo pongan reposiciones…. y salía un tipo con el pelo cortado a lo cazo, el enano de willow i el actor que encarnó a hellboy… luego salió un medallón con un caballo rojo… pensé, «no es posible» pero si lo era, era el principe valiente i se veia bastante digna aunque pasé de quedarme viendola me sorprendió… el aspecto era de pelicula moderna, yo no le echaría más de 3 años pero vete a saber…

  3. >>¿Está condenado a repetir la misma >>secuencia eternamente?

    Quiza la solución es la que hizo el propio Tezuka: editar los episodios desordenados para salir del bucle ¡Eso lo explica todo! penitenziagime.

  4. Eh, esa historia de la mujer langosta es GRANDÍSIMA!, IMPRESCINDIBLE!, todo un ejercicio de TiempoRiva(TM) antes de la existencia del TiempoRiva(TM) [aunque tal vez existiera ya y Tezuka no sabía que pudiera utilizarlo]. Astroboy es una obra GENIAL! sin lugar a dudas. Y lo sé porque yo llevo hasta el tomo 14 y subiendo.

    Bueno, ejem… saliéndonos del scope, aunque algunas historias son ridiculillas (o rídiculas o estúpidas directamente), al menos son entretenidas e incluso alguna tiene mensaje, aunque sea más dirigido a un público juvenil-infantil (eso quiere decir que en breve le «legaré» a mi hermano los tomos que llevo por ahora).
    Demos gracias a Tezuka que salen aperiódicamente, porque aunque tiene muy buenas historias, otras son un tanto… bueno…

    Volviendo al scope, comparando, comparando, es el equivalente nipón a la DC de aquellos años que tanto gusta recordar Jotace en su blog, así que es GENIAL! a la cuarta (al cuadrado sería si sólo fuese Tezuka). xDDDDDDDDD

  5. Muy de acuerdo con la comparación, Draug con la DC post-wertham, de ahí la referencia a la kriptonita rosa (¡y las descontextuaizaciones!). Y que es entretenido. Lo que pasa es que hay una cierta asunción de que Tezuka equivale a Obra Maestra, casi no hace falta ni leerlo, y es cuando luego te encuentras las sorpresas (Crimen Castigo, Lemon Kid…)

    Tenía que haber comprobado también (¿por qué cuando le doy a «publicar» recuerdo todo lo que faltaba por hacer? grrr) si a Astroboy le ha pasado el efecto «Guía Michelin». En el ranking de estrellitas de la Cárcel de Papel cuando se anuncian novedades, que van de 0 a ***, Astroboy CREO QUE empezó con una, que ha acabado perdiendo al menos en el anuncio del último tomo. Que se correspondería con la corriente de «es un tebeo de Tezuka, merece una estrella» que luego, tras leer la obra, se le quita. Pero esto no lo he podido comprobar, y como los históricos de la Cárcel están en html, la búsqueda se hace compleja (y ahora mismo en riguroso directo la Cárcel no funciona ¡manipulación!)

  6. Yo astroboy la dejé en el tres… No pude pasar de ahí…
    El resto de tezuka mola, incluída la no mencionada princesa caballero.

    Al tete le mola la del dracula ese cuyo nombre no recuerdo y que ponían en canal sur tiempo ha…

  7. El otro día volví a leer la crítica sobre mi manga favorito y más grueso: el Lobo Solitario y su Cachorro. Me has vuelto a destrozar con lo de la mandarina… 🙁 Me volveré a sentir ridículo si lo vuelvo a leer.

  8. Eso si, mucho Tiemporriva (TM) y tal, pero el tal Skala (Que no Ascensor) podría copiar los datos del viejo Astroby al nuevo.
    Claro que así el incio «original» (El del tomo 1, para situarnos) tendría que tener referencias a esta transfusión de memoria, lo que convertiría la personalidad de Astroboy en una mente cíclica, horror! No se puede jugar a ser Dios!

  9. Estoy de acuerdo en lo del desorden. Pero «es Tezuka». Y a mí me está gustando Astroboy, con su historias mejores y peores. He llegado a la conclusión de que hay que leerlo, a Astroboy me refiero, pero sin ánimo de encontrar en los 23 tomos una historia de fondo que se desarrolle. No la hay. Leedlo como lo que es: aventuras de corta duración, sin mucha relación entre sí, dibujadas y escritas por un Tezuka que en Astroboy estaba creando algo comercial. Bueno, pero comercial. Y para leer maravillas de guión… tenemos a los citados Adolf, Buda, Fénix…

  10. Un apunte más. Cuando hay viajes en el tiempo empiezan las paradojas. Si tú vas al pasado y te encuentras a ti mismo, significa que cuando tú eras pequeño viste a un «tú» del futuro? Quién empezó? Pensar en eso sólo hace que uno tenga la sensación abrumadora de no comprender nada. Olvidadlo (si podéis)!

  11. Moroboshi, no se ha dicho en ningún momento que Astroboy sea bueno o malo sin posibilidad de rebatirlo (aunque hay dos historias del tomo 14 que me parecen truños enormes), sino que se trata de hacer comprender a la gente que «es Tezuka» no es suficiente para que un manga de este buen hombre sea una obra maestra. Que pueden salir cosas como Metrópolis que me hacen entender por qué Tezuka no quería que hicieran una película de eso (aunque la película es mil veces mejor que el manga) o un Astroboy que sólo tiene la sanísima pretensión de divertir (y venir con alguna moraleja).
    Ya has mentado unas cuantas historias de gran calidad de Tezuka, Astroboy para mí es entretenimiento sin pretensiones. ;P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.