Rex de Rex

Pocas cosas son tan divertidas como los tebeos antiguos. En ellos se captan a la perfección las esencias de los superhéroes. Por eso los cómics con cierta edad, tanta que se han quedado sin colores si es que los tuvieron alguna vez, son un ran material para este blog.

Centrémonos en Namor. En el BM:Namor #2, concretamente. vamos a pillar una historia, la del tridente de Neptuno, que sería una película estupenda. Todo comienza con un golpe de estado y con Namor detenido.

Desde que empezamos vamos conociendo a Namor por su forma de ser. ¡¡¡Y también a los Atlántes!!!

 

Ahí, ahí, como tiene que ser: «Por el amor que me profesas te ordeno«. Eso es un hombre (pez). Eso es cariño sincero, leches. Entre eso y la idea de que tuvieran una Vibro-LlaveVibro-Llave… eh… ahm…

 

Errr… Así que llevaba la Vibro-Llave encima… ¿Y para qu…? Mejor pasamos por alto esto.

A continuación tenemos a Namor, recién liberado, que por su internamiento aún sufre alguna secuela, por ejemplo el Síndrome de Snorkel. Ahí está él avanzando por una cornisa tratando de no caerse… Pero, Namor, hombre, ¡¡¡que estás bajo el agua!!!

 

Menos mal que se te ha pasado, que si no… Y, mientras, el malvado Krang se dedicaba a conseguir dinero. (Bueno, es malo, tiene que demostrarlo) Así que ahí iban sus guardias, a recaudar…

 

Claro, eliges guardias afines y no te das cuenta. A ver… ¿Cómo que hasta que llegue a tu túnica? O está muy cerca el montón de dinero o en vez de túnica te refieres a… uh.. vamos a conocer a Krang.

El tipo es malo, pero malo malo. El caso es que además de ser un experto en cosas militares es un genio científico. (Es Marvel, hay un Genio Científico tras cada esquina.)

 

No sé si es mejor el vehículo o el robot que se ha sacado de la manga… Ah, los sesenta…

Y, por el otro bando, un viejo honorable busca a Namor. ¿Cómo lo busca? Pues por el método más sencillo.

 

Waho…!!! «Brokeback Atlantis» Hay que ver con el caballito. Pero, oye, que al final lo logra. Y ahí tenemos el enfrentamiento final.

Con el villano a punto de lorar conquistar el mundo. Solo tiene que darle a La Palanca y no dedicarse a decir «Un tirón de la Palanca y el Mundo es mío.» Ya sabes, tiras de La Palanca y luego dices lo que sea. ¿Lo has entendido?

 

¡¡¡PERO QUÉ HACES!!!

Nada, otra vez el Orejas vencedor. Si es que así no hay quien pueda. Por lo menos nos queda el consuelo de que tiene un final clásico la historia:

Sí señor, como en las mejores historias del Anacleto de Vázquez terminamos con el personaje internándose por el desierto.

Y es que no hay nada tan especial como los clásicos.

AVIV ROMAN!!!

12 comentarios en «Rex de Rex»

  1. Lo de la lady Dorna también es de traca. Primero te vendo al enemigo y luego te saco de la carcel. Esta chica como que mucha personalidad no tiene ¿no?

  2. «Sí señor, como en las mejores historias del Anacleto de Vázquez terminamos con el personaje internándose por el desierto

    Sark, tú también sufres el síndrome snorkel? xD

    Me encantan los posts nostálgicos, en serio

  3. ¡Yo quiero pillar algún día la película de Namor! La hicieron a base de juntar episodios de la serie de dibujos, que la hicieron a base de recortar trozos de los tebeos y moverlos de izquierda a derecha.
    Trampas de arenas movedizas, cavernícolas congelados, esbirros que jamás volverán a servirte, ¡lo tiene todo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.